Cómo hacer un gel desinfectante de manos casero

Aunque te puede parecer mucho más cómodo comprar un gel antibacteriano ya elaborado, al prepararlo en casa evitas incluir todo tipo de conservantes y elementos potencialmente peligrosos para la salud

¿Por qué utilizar un gel desinfectante y anti-bacterial para las manos? Día a día nuestras manos entran en contacto con multitud de bacterias y microbios,  elementos que pueden causarnos desde enfermedades comunes como gripes o resfriados, a infecciones más serias. ¿Qué tal si aprendemos a elaborar un práctico gel con el que protegernos de un modo rápido y sencillo?

La necesidad de utilizar un gel desinfectante para las manos

gel_bacteria

Seguro que te ha pasado alguna vez: estas subiendo la escalera del metro, y sitúas tu mano en la barandilla, ahí donde la suele colocar decenas de personas al día. O pones tus manos en el carrito de la compra, ahí donde antes que tú, se ha apoyado esa mujer que tenía un resfriado. ¿Qué puedes hacer? No tienes un lavabo cerca y no puedes lavarte las manos. Es por ello que se comercializan estos productos tan necesarios: un gel desinfectante y anti-baterial para las manos.

No necesitamos agua, su textura gelatinosa nos permite poder extender su contenido cómodamente por las manos protegiéndonos frente a bacterias y microbios. Aún más, es habitual también colocarnos estos productos después de lavarnos la manos con agua para conseguir una mayor protección contra los gérmenes. Es realmente práctico.

Como curiosidad podemos decirte que los virus, pueden durar en superficies duras como muebles o bancos un día. En telas, pañuelos o papel, pueden vivir varias horas. Los virus, en nuestras manos tienen una vida de unos pocos minutos, pero si durante ese breve tiempo te llevas las manos a la nariz o a los ojos, puedes contraer la enfermedad. 

¿Cuál es el beneficio de hacer nuestro propio gel desinfectante en casa?

  • Es un ahorro.Y nos evitamos el tener que buscarlo en tiendas o farmacias.
  • Te aseguras de que tu gel casero dispone de elementos completamente naturales, ya que los comercializados normalmente disponen de elementos químicos tóxicos, que acabamos absorbiendo en nuestras manos. Elementos como el Triclosán o el formaldehído, son, además de tóxicos, cancerígenos, así que es mejor evitarlos.
  • Elegiremos nosotros la consistencia del gel, ya que hay gente que la prefiere más espesa o más líquida.
  • Si lo hacemos con los niños, les enseñaremos a elaborar algo natural con elementos que cuidan el medio ambiente.

Cómo elaborar mi propio gel desinfectante de manos

aceites-esenciales

Los ingredientes que vamos a utilizar son completamente naturales y no te serán difíciles de encontrar. Puedes encontrarlos tanto en tiendas naturales, como en farmacias o perfumerías especializadas donde vendan aceites esenciales.

El elemento básico que no debe faltarnos es ante todo el aceite del árbol del té. ¿Por qué es tan importante? porque pocos elementos naturales disponen de su poder anti-bacteriano, anti-microbiano y anti-viral. Es decir, actuará frente a los tres principales enemigos que pueden adherirse a nuestras manos y ocasionarnos una enfermedad en caso de entrar en contacto en boca u ojos.

Señalarte además,que el aceite del árbol del té, va a conseguir que nuestro gel pueda durar varias semanas, ya que actúa como un excelente conservante. Te lo explicamos.

¿Qué necesito?

  • Un frasco dosificador.
  • 8 cucharadas del gel de Aloe Vera
  • 16 gotas de aceite del árbol del té.
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda.
  • 5 gotas de aceite esencial de eucalipto (o el que tu desees, como limón, rosa mosqueta, azahar… el que sea de tu gusto)

¿Cómo lo hago?

aloe vera juice with fresh leaves

  • Es muy fácil, verás. Lo primero que haremos es sacar el gel del Aloe Vera. Necesitamos 8 cucharadas colmadas, para ello, abre una de las hojas carnosas de esta planta maravillosa. Cuida de no pincharte, ábrela y con una cuchara ve obteniendo ese gel gelatinoso poniéndolo en un cuenco de cristal.
  • Excelente. Una vez hecho esto, en el mismo bol pondremos ya todas las gotas de los aceites esenciales. El más importante sin duda el el aceite del árbol del té. Sírvete de un cuentagotas y deja caer 16. Luego, 10 más de lavanda, y 5 del que tú desees, en nuestro caso hemos usado eucalipto porque es más refrescante y tonificante, favoreciendo además la circulación de la sangre.
  • Con ayuda de una cucharilla, vamos mezclando bien toda la mezcla. Debe quedarse algo espesa, con una consistencia gelatinosa. Si no te gusta tan espesa, puedes añadir más aceites esenciales, de ese modo estará más líquido. Pero para el día a día, es sin duda más cómodo en forma de gel más consistente.
  • Ten en cuenta que lo ideal sería que pudieras llevar este frasquito en tu bolso. De este modo, cada vez que salgas y no tengas acceso a un baño para lavarte las manos, este gel anti-bacteriano pueda servirte de ayuda. No pierdas la oportunidad de probarlo.
Te puede gustar