¿Cómo hacer un gel desinfectante de manos natural?

Valeria Sabater · 12 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Mario Benedetti Arzuza el 3 enero, 2019
Aunque el gel desinfectante no sustituye el lavado de manos con agua y jabón, este producto puede ser de utilidad en casos puntuales.

En el día a día, el uso del gel desinfectante es cada vez más común y no solamente por temor al contagio de enfermedades. A menudo, su uso puede responder a una razón más simple: la falta de agua (o jabón) en lugares públicos.

Muchas veces, cuando salimos a la calle, no tenemos forma de lavarnos las manos correctamente después de tocar diversos objetos y superficies, ir a un baño público, etc. En esos casos, puede que recurramos a las toallas húmedas con jabón o bien al gel desinfectante.

Aunque no es incorrecto recurrir a estas opciones, hay que tener siempre en cuenta que estas no sustituyen el lavado de manos con agua y jabón. 

¿Qué es un gel desinfectante?

El gel desinfectante (también conocido como gel antibacterial o sanizante) es un producto que se elabora a partir de alcohol. En principio, es un complemento para el lavado de manos con agua y jabón.

Dada la facilidad que supone su aplicación, hay personas que lo han adquirido para llevarlo consigo «en caso de emergencia». Con lo cual, ya no es un producto que solamente utilice el personal sanitario en los centros de salud.

Se aplica una poca cantidad sobre la palma de las manos, se extiende y se frota hasta que se absorbe completamente. Y si bien por lo general no tiene un olor muy marcado y que incluso podría describirse «neutro», es posible adquirir diversas presentaciones con aromas y colores varios. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha compartido un documento en el que se especifican todas las pautas en torno al lavado de manos.

¿Cómo preparar un gel desinfectante en casa?

Las manos están en contacto constante con todo tipo de superficie y objetos. Por ello, es importante mantenerlas limpias y para ello, no hay mejor método que el lavado de manos con agua y jabón. Sobre todo, como bien dicen los padres desde la infancia: «antes y después de manipular alimentos e ir al baño». Sin embargo, cuando no tenemos a mano un lavabo cerca, podemos recurrir a la aplicación de gel desinfectante.

Aunque es muy fácil encontrar este producto en supermercados, farmacias y otros establecimientos comerciales, hay quienes se han animado a elaborar sus propias versiones caseras, con ingredientes como el gel de aloe vera.

Ingredientes

  • 16 gotas de aceite del árbol del té.
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda.
  • 5 gotas de aceite esencial de eucalipto.
  • 8 cucharadas del gel de aloe vera (80 g).

Utensilios

  • 1 colador.
  • 2 cucharas de metal.
  • 1 frasco con dosificador.
  • 1 recipiente de vidrio.

Preparación

  • Para preparar el gel desinfectante, necesitarás 8 cucharadas colmadas, para obtenerlo, abre una de las hojas carnosas de la planta de aloe vera
  • y, con ayuda de la cuchara, extrae la sustancia gelatinosa.
  • Una vez tengas todo el gel de aloe vera que necesitas, colócalo en un colador y pásalo por el chorro de agua para retirarle la salvia (la capa amarillenta que lo recubre).
  • Una vez esté bien limpio, podrás colocarlo en un recipiente de vidrio e ir agregándole el resto de los ingredientes.
  • Añade los aceites esenciales, uno por uno, empezando por el aceite de árbol de té.
  • Con ayuda de la cuchara de metal, remueve todo hasta que los ingredientes se integren bien. Debe quedar una mezcla algo espesa, con una consistencia gelatinosa.
  • Vierte la mezcla en el frasco con dosificador y refrigera por un rato si deseas que se sienta fresco al tacto.

Algunas consideraciones

Si tienes algún trastorno de la piel (dermatitis, psoriasis, eczema, etc.), no es recomendable que te apliques preparaciones caseras sin antes consultarlo con tu dermatólogo. De esta forma, evitarás sufrir reacciones adversas, como enrojecimiento, comezón, hinchazón, etc.

El gel desinfectante (industrial) es un producto que, si se le da un uso adecuado, puede complementar los hábitos de higiene en espacios públicos, pero en definitiva, es imprescindible darle prioridad al lavado de manos con agua y jabón siempre. 

  • World Health Organization, (Who). (2010). Manual técnico de referencia para la higiene de las manos. SAVE LIVES Clean Your Hands. https://doi.org/860-11-176-1.

  • Organizacion Mundial de la Salud. (2012). Higiene de las manos: ¿por qué, cómo, cuándo? OMS.

  • Gómez, F. H. Á. (2012). El lavado de manos. Prevención de infecciones trasmisibles. Gaceta Médica Espirituana. https://doi.org/10.4321/S1139-76322012000400007.

  • Organización Panamericana de la Salud. (2001). El control de las enfermedades transmisibles. Publicación Científica y Técnica No. 581. https://doi.org/10.5867/medwave.2001.05.3444.