Cómo hacer un gratinado de calabacines y tomates

Francisco María García · 4 agosto, 2018
La combinación de los nutrientes del calabacín y del tomate pueden enriquecerse con los ingredientes que se desee y consigue las recetas que los incluyen estén llenas de beneficios para nuestra salud.

A la hora de hacer un gratinado de calabacines y tomates, hay muchas técnicas y recetas posibles; en todos los casos, el resultado será una exquisitez gastronómica rica en nutrientes.  Además de los beneficios para la salud, se trata de una elaboración atractiva y de intenso sabor, digna de cualquier celebración.

Las vitaminas y minerales convierten al tomate en un poderoso antioxidante; por su parte, el calabacín contiene saludables oligoelementos.

A continuación, presentamos tres maneras de preparar este delicioso plato:

Calabacines con salsa de tomate y gratinados

Ingredientes

  • 2 calabacines
  • 1 lata de tomates triturados (250 g)
  • Una cebolla grande
  • ¾ taza de queso rallado (150 g)
  • 3cucharadas de mantequilla (60 g)
  • 3 quesitos (50 g)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva (60 ml)
  • Una pizca de sal

Preparación

  1. Después de lavarlos muy bien, quitamos los extremos de los calabacines, los pelamos y cortamos a lo largo en tiras de medio centímetro de espesor.
  2. En una olla con agua hirviendo y sal colocamos los calabacines. Los dejamos durante 7 minutos y los escurrimos.
  3. Para la salsa de tomate, pelamos y picamos la cebolla y la ponemos, a fuego lento, en un sartén con aceite. Agregamos la sal.
  4. Vertemos el tomate triturado y cocinamos a fuego bajo durante ocho minutos, revolviendo con frecuencia. Reservamos.
  5. En una placa de horno engrasada con mantequilla colocamos una capa de queso rallado, seguida de una capa de calabacín y luego otra de queso rallado.
  6. Se coloca una capa de la salsa de tomate, se agrega otra capa de queso rallado y se distribuyen los quesitos.
  7. Para finalizar, se colocan las cucharadas de mantequilla a lo largo de la superficie para ayudar a fundir todo el queso.
  8. En el horno, previamente calentado a 200  C, se introduce la bandeja y se deja durante unos 25 minutos o hasta que gratine y esté dorada la superficie.

Descubre: 10 maneras de condimentar tus alimentos de manera saludable

Gratinado de calabacín y tomate

Ingredientes

  • 1 calabacín mediano
  • 2  tomates
  • Queso rallado
  • Pan rallado
  • Orégano al gusto
  • Aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta

Preparación

  1. Lavar bien el calabacín y el tomate cortarlos en rodajas.
  2. Colocarlos en una placa de horno engrasada, alternando ambas verduras.
  3. Espolvorear el pan rallado y el orégano por encima, junto con un chorro de aceite de oliva.
  4. También se espolvorea la sal y la pimienta negra, antes de agregar el queso rallado (en cantidad suficiente para cubrir la bandeja).
  5. En el horno precalentado a 180 °C colocamos la bandeja y dejamos cocinar durante 20 minutos, hasta que el queso este dorado y las verduras asadas.

Calabacín al horno con queso y tomate

Ingredientes

  • 1 calabacín
  • 2 tomates
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de queso parmesano (60 g)
  • Aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta

Preparación

  1. Lavar y cortar el calabacín en rodajas.
  2. Se introducen las rodajas en una olla con agua hirviendo y sal durante 5 minutos. Escurrir.
  3. A continuación, poner las rodajas en una fuente para horno, se espolvorean con sal y pimienta al gusto y se añade la mitad del diente de ajo cortado en trozos muy finos.
  4. Cortar el tomate en rodajas y colocarlo sobre el calabacín. Salpimentar de nuevo y espolvorear la otra mitad del ajo.
  5. Agregar otra capa de calabacín, un chorro de aceite de oliva, sal y pimienta.
  6. Finalmente espolvorear con una capa generosa de queso rallado, que cubra toda la preparación.
  7. Horneamos durante 15 minutos a una temperatura de 200 °C.

Descubre: ¿Cuál es el queso más saludable para nuestro organismo?

Calabacines con tomates gratinados

Ingredientes

  • 2 calabacines medianos (200 g)
  • Un diente de ajo
  • ½ taza de salsa de tomate (125 ml)
  • 3 cucharadas de queso rallado (60 g)
  • Aceite y sal

Preparación

  1. Después de lavarlos, cortar los calabacines en rodajas muy finas.
  2. En una olla se sofríen los calabacines con el ajo cortado en láminas. Se pone la elaboración a fuego lento, se tapan y se dejan cocinar hasta que estén tiernos.
  3. Escurrir los calabacines y colocarlos en una bandeja para horno, un poco engrasada.
  4. Verter la salsa de tomate. Es conveniente dar un toque de azúcar para compensar el sabor ácido de la salsa de tomate.
  5. Salpimentar al gusto.
  6. Cubrir con una capa de queso rallado.
  7. Llevar al horno, con el gratinador encendido, hasta que el queso esté dorado. La temperatura será moderada, para evitar que se queme el queso.