Cómo hacer un griego: descubre esta práctica sexual

El griego o sexo anal es una relación sexual que puede llegar a ser muy placentera si se practica de un modo determinado y con ciertos cuidados. Te preparamos algunos secretos importantes para que disfrutes con esta práctica.

Gran parte de la gente se ha preguntado alguna vez cómo hacer un griego. Esta postura sexual, tan tabú hace solo unos años, se ha vuelto más popular; ya no se trata de algo reservado para los más atrevidos, sino que cada vez más parejas se deciden a probarlo.

Pero, ¿en qué consiste exactamente? Tras este nombre se esconde la práctica del sexo anal, es decir, el pene se introduce en el ano de la pareja en lugar de en la vagina. Esto, que a priori puede parecer poco apetecible, es en realidad una práctica sexual muy placentera si se hace bien.

El problema es que, al contrario que el sexo vaginal, el sexo anal requiere cierta preparación y cuidados para que sea una experiencia agradable. Por eso, en el artículo de hoy te traemos toda la información que necesitas para saber cómo hacer un griego.

¿Por qué hacer un griego?

A día de hoy, todavía hay muchas mujeres que piensan que el sexo anal es doloroso, que no proporciona placer o que es algo que solo atrae a los hombres. Sin embargo, no hay nada más lejos de la verdad: si se realiza bien, hacer un griego puede ser una gran experiencia para ambos miembros de la pareja.

La realidad es que la zona del ano está rodeada de gran cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que es muy sensible a la estimulación. Por ello, muchas mujeres sienten placer si son estimuladas en la parte de atrás, y de hecho para algunas es posible alcanzar un orgasmo siendo penetradas analmente.

Para los hombres, por otra parte, hacer un griego ofrece también algunas ventajas: el esfínter es un conducto más estrecho que la vagina, por lo que recibirán más estimulación y podrán sentir un mayor placer.

Por último, ambos miembros de la pareja podrán beneficiarse de una variable más: la estimulación que provoca la variedad. Si estáis hartos de probar las mismas posturas en la cama, hacer un griego podrá añadir un toque picante a vuestras relaciones sexuales y reavivar la llama de la pasión.

¿Estáis ya decididos a probar el sexo anal? Seguid leyendo para saber cómo hacerlo correctamente.

Cómo hacer un griego: los 5 secretos más importantes

Si estáis decididos a adentraros en el mundo del sexo anal, tanto tú como tu pareja tenéis que saber cómo hacerlo para que ambos podáis disfrutar. Debido a las características especiales de la zona, es necesario seguir algunos pasos previos para que la experiencia sea lo más placentera posible.

1- Cuida la higiene

sexo-ducha

Uno de los mayores problemas de hacer un griego (y lo que más echa para atrás a las parejas que quieren probarlo) es que la zona anal se asocia con la suciedad y con algo desagradable. Por eso, es fundamental cuidar la higiene antes de intentar tener sexo anal.

Esta parte de la preparación es exclusiva de la mujer. La forma más sencilla de conseguir que todo esté en orden es haciéndote un enema; si no tienes muy claro lo que son, puedes encontrar más información en este enlace.

Por otra parte, daros una ducha en pareja antes del encuentro sexual puede ayudar a que ambos os sintáis más cómodos y a aumentar todavía más la higiene.

Lee también: Medidas de higiene para practicar sexo anal

2- Relájate

El ano es un músculo muy flexible, pero para conseguir que se dilate, es fundamental que la chica se encuentre relajada. Por ello, es mejor tratar de hacer un griego en un día en el que ambos os encontréis en un buen estado de ánimo y con ganas de experimentar.

3- Haz preliminares

alorgasmia-sexo

Aparte de la relajación, tanto la mujer como el hombre tienen que estar muy excitados para poder hacer un griego correctamente. Por lo tanto, unos buenos preliminares son algo casi obligatorio antes de practicar el sexo anal. En el caso de la chica, de esta forma logrará disfrutar más y sentirá menos dolor; y en el del chico, lograr una buena erección es muy importante, ya que tendrá que penetrar un conducto más estrecho.

4- Consigue una buena lubricación

Debido a que, al contrario que la vagina, el ano no se humedece de forma natural, es fundamental utilizar un buen lubricante para poder hacer un griego de forma placentera. Las mejores opciones son los lubricantes diseñados específicamente para ello; es mejor no intentar ahorrar dinero en esto, ya que si usáis alguno de mala calidad, la experiencia puede ser algo desagradable.

Te recomendamos leer: Postura del perrito: todo lo que hay que saber sobre esta posición sexual

5- Ten paciencia

sexo-anal

Las primeras veces que se intenta tener sexo anal pueden ser un poco frustrantes; ten en cuenta que el ano no está acostumbrado a ser penetrado, por lo que puede ser difícil conseguirlo. Lo más importante aquí es mantener la paciencia; intentar forzar las cosas tan solo llevará a que la experiencia sea dolorosa y desagradable.

Estos son los cinco pasos más importantes para aprender cómo hacer un griego. Si los sigues correctamente, tú y tu pareja podréis disfrutar de esta nueva y excitante práctica sexual sin ningún problema.

Categorías: Sexo Etiquetas:
Te puede gustar