Cómo hacer un jabón natural de miel, canela y naranja

Carolina Betancourth · 28 febrero, 2020
Al preparar nosotros mismos el jabón nos aseguramos de que todos los ingredientes que utilizamos son naturales y prevenimos la posible aparición de alergias a productos sintéticos

Los jabones naturales se puedes preparar con diferentes ingredientes y de diferentes formas. Y, a pesar de que existen infinidad de productos de los cuales podremos obtener un jabón artesanal de los mejores, hoy nos centramos en el jabón de miel, naranja y canela.

Es importante que sepas que la gran mayoría de jabones que compras no son realmente jabones naturales, sino detergentes. Generalmente, son productos elaborados con sustancias químicas que muchas veces maltratan tu piel. Más aún si tienes una piel delicada o que quieres lucir lo más radiantes posible.

También existen muchas personas que son alérgicas a diferentes jabones que, aunque  aparentemente se ven muy suaves para la piel, terminan creándote alergias que antes no tenías.

Es por esta razón que te queremos recomendar que elabores tus propios jabones, de manera natural, económica  y sencilla. Con ingredientes fáciles de adquirir y, lo más importante, que no contienen químicos que puedan ser devastadores para tu piel.

Jabón natural de miel, canela y naranja

miel para jabón

Ingredientes

Diferentes aceites esenciales (AE)

Los aceites esenciales son los extractos de plantas en forma de líquidos volátiles obtenidos de diferentes partes de las plantas como hojas, bayas, pastos, pétalos, raíces, cáscara, fruta, resinas y madera .

  • Aceite esencial de naranja 6 ml.
  • AE de pomelo 3 ml.
  • Aceite esencial de benjuí 3 ml.
  • AE de limón 3 ml.

Lee también: 5 aceites esenciales para reparar y suavizar tu piel

  • 10 gramos de sosa cáustica.
  • 235 gramos de agua.
  • Canela en polvo.
  • 1 cucharada de miel.
  • Aloe vera.
  • 210 gramos de aceite de babasu, otros 210 gramos de aceite de oliva, 130 gramos de aceite de coco y otros 130 gramos de aceite de jojoba.

Preparación del jabón

Si quieres que tu jabón tenga un olor intenso, puedes aumentar la cantidad de aceites esenciales y fragancia; eso ya depende de tu gusto.

  • Debes usar un molde de silicona que aguante altas temperaturas. Dependiendo del tamaño del molde, así quedará tu jabón.
  • Aplica un poco de canela en polvo en el fondo del molde de silicona. Esto con el fin de que, cuando el jabón esté completamente terminado, tenga pedacitos de canela que le darán una buena fragancia.
  • Pon a hervir los aceites esenciales a fuego lento. Procura que no se calienten a más de 70  grados.
  • Deposita en un vaso el agua con el aloe vera. En otro vaso, pon un poco de la sosa cáustica. Para este paso necesitas colocarte unas gafas y una máscara de protección.

Cómo mezclar los ingredientes

Jabón-de-Naranja-y-Miel1.-hacerjabon.es_

 

  • En un vaso, mezcla la sosa cáustica con agua y remueve muy bien. Esto producirá mucho calor y vapor. Déjalo enfriar un poco y añade una cucharadita de miel.
  •  En otro recipiente limpio, mezclas la sosa y el agua con los aceites esenciales, y bate hasta que quede como un gel. Esto se debe realizar con las gafas de protección puestas.
  • Aplica 10 gotas de limón a los aceites esenciales. Esto tiene como objetivo fijar los aceites esenciales cítricos.
  • Añade al molde la mezcla de aceites, la sosa cáustica, el agua y las gotas de limón. Este se puede colocar encima de una tabla de madera  para mayor seguridad.
  • Una vez toda la mezcla se encuentre bien depositada en el molde, habría que dejar la mezcla en reposo de 6 a 24 horas. Después, verás cómo puedes retirar el jabón del molde cuando esté completamente duro y en apariencia se vea seco.
  • Por último, lo puedes poner a secar en un lugar ventilado de 6 a 8 semanas.

También te puede interesar: 3 jabones naturales que puedes hacer en casa

Conclusión

Una vez realizados todos estos pasos que te mencionamos anteriormente podrás obtener uno de los productos más importantes para el cuidado e higiene de tu cuerpo.

Por otro lado, y lo que es más importante, estarás tranquila de saber que lo que te estás aplicando ha sido hecho por tus propias manos y con los ingredientes más naturales y sencillos. Lo que, sin duda, no dañará tu piel y estará prevenida de cualquier tipo de alergia o enfermedad.