¿Cómo hacer un trío?

Hacer un trío es la fantasía sexual de muchas personas. Para cumplirla, hay muchos factores emocionales que la pareja debe clarificar primero, si no desean tener problemas luego del encuentro sexual.

Si una pareja decide hacer un trío, es necesario planificar los detalles. Si lo dejan al azar, es muy probable que más que placer ocasione dolores de cabeza. Incluso, muchos noviazgos se han roto por este motivo o entraron en crisis difíciles de solucionar. Deben ser lo más sinceros consigo mismos y con el compañero antes de hacer el llamado esencial.

En la imaginación, hacer un trío es erótico y placentero; en la práctica, se ponen en juego otros factores como la autoestima, los celos y las inseguridades. Por lo tanto, una evaluación previa de las posibilidades es fundamental para no cometer errores y arruinar la relación.

Acuerdo de límites

Hacer un trío.

En principio, ambos deben estar totalmente seguros de que se trata únicamente de una experiencia sexual. Por ello, es mejor hacerlo con una persona que no conozcan y así evitar que se involucren los sentimientos. Si llaman a un amigo, las confusiones emocionales aparecerán.

Cuando una pareja decide hacer un trío, acordar los límites es fundamental para evitar que alguno se sienta desplazado o nervioso. Esto marca qué pueden experimentar y qué no con el invitado. Si habrá besos, sexo oral, penetración; todo lo que puedan imaginar debe estar previsto.

Mientras fijan estos contratos, deben visualizar la situación. Tal vez descubran que aún no están listos o quizá noten que son capaces de ir mucho más allá de lo que creían eran capaces. Vizualizar la situación implica preguntarse si toleran ver a su pareja teniendo sexo con otros y si aceptan ser estimulados sexualmente por personas del mismo sexo.

Para hacer un trío se requiere que ambos tenga la capacidad de separar los sentimientos del sexo como acto físico. Implica tener la suficiente confianza dentro de la relación como para no caer en los miedos de posibles infidelidades.

Ver también: La calidad del sexo no depende de cuánto dure el coito

Escogencia del lugar

El lugar elegido para hacer un trío también tiene su importancia y no debe pasar inadvertido. Lo aconsejable es considerar la posibilidad de hacerlo en una zona neutral. Algunos optan por invitar al tercero a compartir la misma cama que utilizan a diario.

El riesgo es que si algo sale mal luego, lo recordarán cada noche que vayan a descansar. Así, los fantasmas imaginarios se mantendrán presentes en cada nuevo encuentro íntimo.

Reglas básicas para hacer un trío

Una vez que se ha tomado la decisión y se ha organizado todos los detalles del encuentro  sexual, las reglas deben cumplirse tal como fueron previstas. Y existen algunas que son básicas para quienes hacen un trío por primera vez.

1. Generar intimidad

Reglas para hacer un trío.

Compartir unos minutos antes de pasar al sexo les permite relajarse y generar un espacio íntimo. Es una manera menos brusca de pasar de lo convencional a lo desconocido. Pueden comenzar con algunos juegos. También, pueden comunicarle al invitado ciertas pautas que establecieron en pareja.

2. Usar protección

Sea el invitado un conocido o un extraño, los métodos preventivos no pueden faltar. Es la única manera de asegurar que el sexo sea saludable. Cada día más personas padecen de enfermedades de transmisión sexual; la idea es conseguir placer, no problemas. Si el invitado se niega a los cuidados mínimos, hay que desistir y buscar otra persona.

3. Libre de prejuicios

Indefectiblemente uno de los tres se encontrará en un acto sexual con una persona del mismo sexo. Por ello, hay que estar con la mente abierta para encontrarse en esa situación. Los tabúes deben quedar fuera de la habitación si desean ser felices. De lo contrario, será muy difícil el “durante” y el “después”.

4. No olvidar a la pareja

Normas para hacer un trío.

Si la acción sube los niveles de excitación y resulta más agradable de lo esperado, la consigna es no olvidarse de la pareja. Ambos están ahí con el objetivo de compartir la experiencia y disfrutar de lo que sucede en la cama.

Por ello, ninguno tiene que quedar desplazado o fuera de juego. Cuando el compañero interviene únicamente como veedor es porque así lo elige, pero nunca porque no encuentra cómo participar.

Te recomendamos leer: 8 tipos de parejas: descubre cuál eres

5. La relación termina en ese instante

Si en medio del encuentro, el invitado desea terminar porque siente que no es lo que imaginaba o la está pasando mal, hay que detener el acto. Tal vez no sea el invitado correcto o no esté preparado para avanzar. La pareja tiene la obligación de comprender y detenerse, ya que obligar a otro a continuar con el trío es más que desfavorable.

Por otro lado, si todos llegaron felices al clímax y están fascinados con el resultado, también debe llegar la hora de que la normalidad retorne. En casa duerme la pareja y nadie más. Por ello, una vez terminado el encuentro sexual, el invitado debe retirarse.