Cómo hacer un viaje largo con un bebé

Antonella Grandinetti·
22 Septiembre, 2020
Viajar con un niño pequeño es una situación que suele generar estrés en los padres. Por ello, te presentamos los mejores consejos para que hacer un viaje largo con un bebé sea un éxito.

Pensar en hacer un viaje largo con un bebé es algo que, de buenas a primeras, genera temores y ansiedad en los padres. Y no es para menos: ya sea en coche o en avión, viajar con un bebé no es sencillo, pero tampoco imposible.

Te presentamos, a continuación, los mejores consejos para que tu viaje en familia con tu bebé sea un verdadero éxito. Respira profundo, sacude lejos tu nerviosismo y descubre nuestros tips.

Planificación para un viaje largo con un bebé

Para que la aventura con tu pequeño sea lo más placentera posible, es necesario que estés preparada. La clave está en la preparación y planificación. No dejes nada al azar, al menos dentro de lo que puedas controlar, pues sabemos que con los niños hay cosas que no podemos tener bajo control.

Al momento de planificar el viaje, es importante tener en cuenta principalmente dos factores: la edad del bebé y el medio de transporte. Aunque parezca extraño, estos serán los dos pilares que guiarán la planificación.

Viaje en avión

Avión

Volar con un bebé no es imposible ni una locura. Solamente debes tomar en consideración algunas cuestiones.

1. ¿Dónde dormirá el bebé?

Dependiendo de la edad del pequeño, tendrás la opción de solicitar una cuna o no. Si viajas con tu recién nacido o un bebé menor de 8 meses, no te olvides de que en los vuelos transatlánticos tienes la posibilidad de solicitar una cuna.

Tampoco olvides hacerlo con antelación, ya que no te la darán si la solicitas dentro del avión. Consulta en la web de la aerolínea sobre la edad y el peso máximo para pedir la cuna.

En el caso de que no tengas derecho a cuna, el pequeño tendrá que dormir contigo, a menos que estés dispuesta a pagar más (50-100 % del pasaje) para que viaje en su propio asiento. En caso de que optes por llevarle en brazos, recomendamos que lleves un cojín ergonómico para tu cuello. Eso te permitirá descansar un poco.

2. La comida del bebé

Bebé lactando
En el despegue y el aterrizaje ofrece el pecho o el biberón a tu hijo.

Con los bebés amamantados es muy sencillos, pues no deberás empacar nada. Si le das biberón, recuerda llevar la leche en polvo y solicitar a las azafatas el agua cuando lo requieras o la leche líquida en pequeñas presentaciones. Los potitos están permitidos, así que puedes llevar varios contigo.

3. La maleta de mano y el bolso del bebé

En el bolso del bebé debes llevar pañales suficientes para todo el vuelo y un par extra. Añade una manta para el pequeño y, al menos, dos mudas de ropa.

No olvides las toallitas húmedas y, por supuesto, es esencial que lleves contigo un antitérmico y un termómetro por si apareciera fiebre. La comida del pequeño, su botella de agua y algún juguete o entretenimiento también deben estar a tu alcance.

En la maleta de mano lleva una muda más para el bebé y una para ti. Nunca sabes si la vas a necesitar. Un consejo: guarda en la maleta al menos dos bolsas de plástico amplias por si la ropa se mancha y debes almacenarla hasta llegar al destino.

4. La ropa de viaje

Cuando haces un viaje largo con un bebé, es importante que los dos estéis cómodos. Olvida la ropa elegante y haz que tu hijo vaya con un pijama cómodo. Recuerda no abrigarle demasiado para evitar que sude y lleva una manta por si hace demasiado fresco en el interior del avión.

5. Si llora, no pasa nada

Bebé llorando abrazos de su madre

Los bebés lloran. No sucede nada si tu hijo lo hace también. Mantén la calma, respira profundo e intenta calmarlo. Enfócate en tu hijo e intenta cobijarlo para que se tranquilice.

No te pierdas: Cómo calmar a un bebé que llora sin parar

6. Succión para evitar el dolor de oídos

En el despegue y aterrizaje es recomendable que el bebé succione para evitar así el mal de oídos, como señala esta información de KidsHealth. Si das pecho, ofrécelo en ambas circunstancias. En el caso de que le des biberón, ten preparado uno para esos dos momentos. Y si tu bebé usa chupete, ¡no lo olvides!

Viaje largo con un bebé en coche

Bebé en la silla del coche
Viajar en coche con el bebé te da más flexibilidad que otros medios de transporte.

La gran ventaja de viajar en coche es que tú puedes regular el ritmo del viaje, hacer descansos y controlar la temperatura. Tienes muchas más posibilidades para buscar la comodidad de tu pequeño y la tuya.

1. Escoge el mejor horario del día

Lo ideal es viajar en coche cuando el bebé hace la siesta. De esta manera, podrás viajar sin preocuparte por la incomodidad de tu pequeño. En caso de que no te moleste conducir por la noche, puede ser otra buena opción.

2. Asegúrate de tener una silla cómoda y adecuada

La silla del coche se debe adaptar a la edad y tamaño del bebé. Antes de partir, corrobora que esté bien colocada y que el niño se encuentre cómodo allí, con el cinturón de tres puntos puesto correctamente.

Lee también: Por qué es mejor que el bebé no duerma en la silla del coche

3. Realiza descansos

Niño durmiendo en la sillita del coche.

Calcula cuándo tu hijo tendrá hambre e intenta organizar descansos para permitirle salir de su silla, comer y tener un poco de contacto contigo. No olvides que la silla de coche, por su formato, no está recomendada para largos periodos de tiempo.

4. Lleva recambio

Al igual que al viajar en avión, es imprescindible que lleves a mano ropa de recambio y pañales suficientes. Si bien es más sencillo parar a comprar en caso de necesidad, no es lo más cómodo.

5. Ropa cómoda

La ropa cómoda y adecuada para viajar es fundamental para asegurar que el bebé no sienta molestias. Evita la lana, el exceso de abrigo y la ropa demasiado fina. Ten en cuenta que el pequeño puede experimentar calor o frío e, incluso, pueden molestarle los amarres de la silla sobre su piel.

En definitiva, realizar un viaje largo con un bebé requiere paciencia, antes y durante el viaje. Respira profundo y disfruta de la aventura. ¡Con pensamiento positivo y planificación, será más fácil de lo que te imaginas!