Cómo hacer una rica ensalada y las propiedades de sus componentes

Son muchas las variedades de ensaladas que podemos elaborar. Lo importante es que la combinación de los ingredientes sea adecuada para que sea un plato altamente nutritivo.

La ensalada se usa como acompañante durante toda la comida, sus múltiples variedades, sus pocas calorías, y su sabor, hacen que sea una de las mejores opciones. Sin embargo, debemos saber cómo combinar los ingredientes para que el resultado visual sea atractivo.

Además, también debemos saber qué productos son necesarios para que, desde el punto de vista nutricional, la ensalada que preparemos sea de los más completa.

A lo largo del artículo mostramos diferentes ensaladas con las propiedades de sus ingredientes para que elijas la que más te gusta.

Elementos que no pueden faltar en una ensalada

boles con ensalada

Si queremos hacer ensaladas equilibrada como plato único, hay que tener en cuenta los alimentos que vamos a añadirle. Al ser plato único, tenemos que asegurarnos de que sea completa nutricionalmente hablado.

Para ello, los ingredientes que tiene que tener son los siguientes:

  • Una base de vegetal verde: las espinacas, los diferentes tipos de lechuga o los canónigos, por ejemplo, son algunos de este tipo de vegetales que nos van a aportar mucha fibra.
  • Otra fuente de fibra y hierro: las legumbres también son una buena opción para aportar fibra a este plato. Las lentejas, a su vez, son ricas en hierro, eso sí, hierro no hemo, que es más difícil de absorber que el hemo.
  • Una fuente de proteínas: algunos ingredientes típicos en las ensaladas que nos aportan proteínas son, por ejemplo, el huevo o el atún. Sin embargo, también podemos utilizar otros alimentos como el pavo, el pollo y el jamón. En el caso de querer hacer una ensalada vegana, el tofu es una opción perfecta para añadir proteínas al plato.
  • Hidratos de carbono: si vamos a tomar la ensalada como plato único, es importante que sea lo más completa posible para que nos aporte la energía necesarias hasta la siguiente comida. Por ello, si añadimos hidratos de carbono como la pasta o la patata cocida, conseguiremos preparar una ensalada perfecta.

¿Cómo hacemos una ensalada equilibrada?

A continuación te damos una serie de consejos para elaborar una ensalada perfecta y, sobre todo, equilibrada y saludable.

1. Ten en cuenta el aspecto visual

Que una ensalada te guste mucho de sabor, que esté rica y que tenga “buena pinta” no significa que sea nutricionalmente completa. Ya sabes eso que se dice de que muchas veces “comemos por los ojos”, así que, una buena presentación y una armonía de colores es algo esencial a la hora de preparar una buena ensalada.

Quizás te interese leer: Rollos de lechuga rellenos de pollo

Debemos mezclar el verde de la base vegetal con otros colores como por ejemplo el rojo de los tomates, el morado de la col y, en definitiva, cualquier fruta, vegetal u otro tipo de alimento saludable que pueda aportar un plus de color y que encaje bien en el plato.

2. Escurre bien los vegetales verdes

Recetas para ensalada dulce

Antes de añadir lechuga o cualquier otro vegetal a la ensalada, debe lavarse bien y, después, escurrirse adecuadamente.

Las lechugas son especialmente propensas a absorber agua. Por ello, si no la escurrimos bien, podemos estropearla. Puedes escurrirlas utilizando papel de cocina para asegurarnos de que están perfectas para añadir a nuestra ensalada.

3. Combina texturas

Además de combinar colores, también es importante combinar diferentes texturas. Se recomienda siempre añadir algo crujiente a la ensalada, como por ejemplo, frutos secos o alguna fruta que aporte esa textura.

Estos ingredientes crujientes se complementan a la perfección con otros más blanditos. Como resultado, obtendremos esa textura perfecta para el paladar.

4. Mezcla de sabores

Es importante que los sabores de los diferentes ingredientes de la ensalada encajen y que haya algunos suaves y otros más fuertes.

Lee también: Cómo saber qué ensalada es mejor según el plato principal

Puedes combinar las hierbas aromáticas con quesos suaves, o las frutas ácidas con sabores como los de los frutos secos o tomate. El contraste, si se combina bien, puede dar lugar a ensaldas nutrtitivas y muy sabrosas.

5. No subestimes las frutas en la ensalada

Aunque lo mas común para muchas personas es añadir vegetales, cada vez este plato se prepara a base de fruta. Y es que, además de aportar un sabor fresco y sabroso, también es una manera deliciosa de tomar fruta de una forma que no sea únicamente en el postre. La piña, la naranja, la manzana o la pera son sólo algunas de las rutas que podemos añadir a nuestras ensaladas.

  • Yan-Hwa, C., Chang, C. L., & Hsu, H. F. (2000). Flavonoid content of several vegetables and their antioxidant activity. Journal of the Science of Food and Agriculture. https://doi.org/10.1002/(SICI)1097-0010(200004)80
  • Gupta, S., & Prakash, J. (2009). Studies on Indian green leafy vegetables for their antioxidant activity. Plant Foods for Human Nutrition. https://doi.org/10.1007/s11130-008-0096-6
  • Little, C. L., & Gillespie, I. A. (2008). Prepared salads and public health. Journal of Applied Microbiology. https://doi.org/10.1111/j.1365-2672.2008.03801.x