Cómo hacer una sopa cremosa de guisantes y tocino

Jesús Bordones · 10 diciembre, 2018 · Última actualización: 7 diciembre, 2018 7 diciembre, 2018
La textura cremosa de los guisantes combinada con el sabor del bacon son un placer para el paladar

Para empezar, ten en cuenta que esta receta no es exactamente una sopa, pero tampoco es una crema. Es un híbrido entre ambas, muy sabroso, fácil de preparar y cargado de nutrientes. Ahora sí, te explicamos cómo hacer una sopa cremosa de guisantes y tocino o bacon.

Beneficios de los guisantes

Los guisantes son una legumbre, como la soja o las lentejas. Las leguminosas, como se denomina en realidad este tipo de alimento, son una buena fuente de proteína vegetal y carbohidratos complejos.

También son ricas en fibra y regulan el colesterol “malo”. Además contienen por cada 150 g hasta 2/3 de las necesidades básicas de vitaminas C y K .

Las legumbres nos sacian y nos ayudan a mantener bajo control la glucosa en sangre, lo que las convierte en un alimento ideal para diabéticos, personas con problemas metabólicos y también para quienes intentan perder peso.

El tocino, aunque sea de buena calidad, es una carne procesada. El consumo habitual de carne procesada no parece ser saludable. Usa el bacon libremente para preparar este plato, pero procura consumir poca carne procesada en tu dieta habitual.

Cómo preparar una sopa cremosa de guisantes y tocino

Receta de sopa cremosa de guisantes y tocino

Guisantes en su vaina.

 Quizá te interese: 6 recetas que ayudarán a tu hijo a comer verduras.

Ingredientes:

  • 4 tazas de guisantes (480 g).
  • 1 puerro (100 g).
  • 1 cebolla grande (200 g).
  • 8 cucharas de nata líquida (120 ml).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (30 ml).
  • 1 cucharada de sal (15 g).
  • 1 pizca de pimienta negra molida (5 g).
  • 8 tiras de tocino (175 g).
  • 2 tazas de agua (500 ml).

Preparación:

  1. Comienza troceando las tiras de tocino para luego colocarlas en una sartén a calentar a fuego lento.
  2. A medida que se vayan cocinando quedarán más crujientes y reducirán un poco de tamaño.
  3. Una vez crujientes, retíralas de la sartén, escurre el exceso de grasa y no apagues el fuego.
  4. En la misma sartén que empleaste para el tocino sofríe el puerro en trozos y la cebolla hasta que adquieran un color dorado.
  5. En una olla con 1/2 litro de agua, salpimenta, baja a fuego medio y vierte los guisantes. 
  6. Déjalos que se cuezan unos 35 minutos, aunque si tienes una olla exprés el tiempo se reduce a tan solo 15 minutos.
  7. Pasada la cocción, escurre el agua, deja que enfríen un poco los guisantes y luego hazlos puré para eliminar rastros de piel y volver la textura más cremosa.
  8. Vuelve a colocar todo de nuevo en el sartén y vierte las cucharadas de nata líquida.
  9. Por último, deja cocer otros 5 minutos más a fuego lento. Al pasar el tiempo, retira de la sartén, sirve y acompaña con tocino por encima.