Cómo hacer unas patatas fritas bien crujientes

4 agosto, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
Si la mayoría de las veces en las que haces patatas fritas no te quedan con la textura adecuada es porque algo estás haciendo mal. Hay algunos trucos para conseguir unas patatas fritas crujientes en simples pasos.

¿A quién no le gustan las patatas fritas crujientes? No obstante, muchas veces nos salen al revés, con una textura aceitosa o chiclosa que es desagradable al paladar. Por ese motivo, te daremos algunos trucos para que queden perfectas.

Ahora bien, la patata es uno de los alimentos más cultivados en el mundo tras del arroz. Es muy nutritiva y recomendada, con moderación, por muchos nutricionistas. De acuerdo con información publicada en Critical Reviews in Food Science and Nutrition, es un alimento que nos aporta:

  • Altas cantidades de vitamina C
  • Vitaminas del complejo B
  • Potasio
  • Hidratos de carbono
  • Antioxidantes

Por supuesto, hay que tener en cuenta que cuando se preparan fritas suman más calorías y deben consumirse con moderación. No obstante, son perfectas para darnos un capricho ocasionalmente. Aprende hacer patatas fritas crujientes en simples pasos con las siguientes técnicas.

Cómo hacer patatas fritas crujientes

Bol con patatas cortadas

Según referencias como Wikipedia, las patatas fritas, también conocidas como papas a la francesa, son aquellas que se preparan en rodajas o en forma de bastones para, luego, freírlas en aceite caliente hasta que queden doradas.

Pueden acompañarse con varios tipos de salsas y se incluyen en muchos platos. Sin embargo, también hay quienes prefieren consumirlas por si solas. ¿Quieres que te queden bien crujientes? Descubre varios trucos.

Truco N.º 1

Unas de las maneras para que tus patatas queden crocantes es congelarlas. De hecho, es uno de los trucos más utilizados en la mayoría de los restaurantes por su practicidad.

Ingredientes

  • 4 patatas grandes
  • 2 cucharadas de sal (30 g)
  • ½ taza de aceite de oliva (125 mL)
  • 1 bolsa plástica o papel envolvente
  • 1 sartén grande

Preparación

  1. Primeramente, lava, pela y corta las patatas en tiras.
  2. Luego, introduce las patatas en la bolsa plástica o papel envolvente y congela durante, al menos, 1 hora.
  3. Pasado ese tiempo, sácalas del congelador y pon a calentar la sartén con el aceite.
  4. Seguidamente, fríe las patatas hasta que estén completamente doradas.
  5. Por último, retira de la sartén, deja que enfríen y añade la sal al gusto. Disfruta de una ricas patatas fritas crujientes.

Descubre: 9 alimentos que no debes almacenar en tu congelador

Truco N.º 2

Tarro con aceite de cacahuete

El aceite de cacahuete es un ingrediente muy utilizado en algunas cocinas. Sirve para saltear, freír o darle un sabor suave a nuez a ciertos alimentos. Además, es ideal en este caso, pues ayuda a que las patatas queden con la consistencia crocante perfecta.

Ingredientes

  • 4 patatas grandes
  • 1 taza de aceite de cacahuete (250 ml)
  • 2 cucharadas de sal (30 g)
  • 1 sartén u olla grande

Preparación

  1. Para que las patatas queden crujientes debes pelarlas, cortarlas en tiras y lavarlas bien para retirar el exceso de almidón.
  2. Seguidamente, calienta la sartén con el aceite de cacahuete a fuego medio e introduce las patatas.
  3. Fríe durante 2 o 3 minutos, deja que escurran y enfríen. Luego mételas en una bolsa y lleva al refrigerador por 1 hora.
  4. Pasado ese tiempo, saca las patatas y fríelas de nuevo hasta que estén doradas por completo.
  5. Por último, añade la sal, revuelve, deja que enfríen un poco y sirve.

Truco N.º 3

Papas fritas crujientes

Un dato que te puede servir en el futuro es que la harina de trigo o la maicena son ingredientes necesarios para darle a los alimentos una textura crujiente cuando se fríen. No desaproveches sus propiedades.

Ingredientes

  • 1 taza de harina de trigo o maicena (120 g)
  • 4 patatas grandes (800 g)
  • 1 taza de aceite de oliva (250 ml)
  • 2 cucharadas de sal (30 g)
  • 1 sartén grande

Preparación

  1. Para comenzar, pela, corta y lava las patatas. Esta vez pueden ser en tiras gruesas, pues la harina que elijas hará todo el trabajo.
  2. Luego, esparce la harina o maicena en un plato y cubre cada tira de patata con ella.
  3. Seguidamente, pon a calentar la sartén con el aceite de oliva y, una vez caliente, añade las patatas.
  4. Por último, deja que estén muy doradas, retira de la sartén y deja que escurran sobre papel absorbente. Agrega la sal y luego sirve.

Lee: Tipos de sal, ¿cuál es la más saludable?

Truco N.º 4

cucharas de madera con sal

La sal es otra de las interminables técnica culinarias para que ciertos alimentos queden crujientes. En esta ocasión podrás utilizar los ingredientes de cualquiera de los trucos previos.

  1. Para comenzar, pela, corta y lava tus patatas. Déjalas en remojo con un poco de agua durante, al menos, 5 minutos.
  2. Tienes que dejar que las patatas escurran bien, pues corres el riesgo de quemarte al freírlas, puede salpicar.
  3. Luego, colócalas en un plato y esparce un poco de sal antes de freírlas.
  4. A continuación, calienta una sartén u olla con fondo pesado y añade las patatas. Fríe hasta que queden bien doradas.
  5. Para finalizar, retira del fuego, deja que escurran pero no dejes que se enfríen, pues la sal puede hacer que se pongan tiernas.

¿Ya probaste estos sencillos trucos? Si quieres unas patatas tan crocantes como las de los restaurantes, no dejes de ponerlos en práctica. ¡Te encantarán los resultados!

  • Camire, M. E. (2016). Potatoes and Human Health. In Advances in Potato Chemistry and Technology: Second Edition (pp. 685–704). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-800002-1.00023-6
  • Papas fritas. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 4 de agosto de 2018 de https://es.wikipedia.org/wiki/Papas_fritas