Descubre cómo hacer y utilizar el aceite de lavanda

Virginia Bruno 5 febrero, 2018
El aroma del aceite de lavanda puede despertar varias sensaciones. Más allá de su delicioso aroma aporta grandes beneficios.

El aceite de lavanda es uno de los más utilizados tanto en medicina como en cosmética por sus múltiples propiedades. Desde la antigüedad ya conocía parte de su potencial y hoy, debido a investigaciones científicas se han conocido muchas más propiedades.
Su característico color morado es uno de los atributos que hacen tan especial al aceite de lavanda. Además se trata de uno de los aceites puros y naturales empleados para masajes relajantes y múltiples tratamientos en aromaterapia.

¿Cómo hacer el aceite de lavanda?

La lavanda es una planta aromática y estimulante ayuda a combatir los cólicos, trastornos digestivos, problemas de origen nervioso, entre otras funciones.

El aceite de lavanda se puede comprar en perfumerías o en herbolarios, pero suelen ser bastante caros, los económicos resultan ser muy suaves y con muy poca concentración del producto. Por eso lo puedes elaborar tú mismo. Se trata de un proceso muy sencillo y económico que te permitirá tener a mano el aceite y disfrutar de los máximos beneficios.

Ver también: El aceite esencial de lavanda, una maravilla para la piel y para el hogar

Materiales

Lavanda

  • Flores secas de lavanda.
  • Aceite de oliva o girasol.
  • 1 frasco pequeño de cristal.

Procedimiento

  • En el frasco de cristal dejar macerar al sol durante 3 días las flores de lavanda junto con el aceite de oliva.
  • Luego de 3 días agitas el contenido pasas la mezcla a otro frasco a través de un colador fino o filtro de café.
  • Ya está listo para utilizar y disfrutar.

Recuerda que los aceites esenciales nunca deben ser ingeridos.
Es mejor hacer una prueba echando unas gotas en un algodón y masajeando con el antebrazo, es la manera de saber si somos alérgicos al producto.

El aceite lo puedes utilizar para aplicar en masajes en las sienes, en caso de dolor de cabeza, o en los masajes relajantes en el cuerpo.

Beneficios del aceite de lavanda en belleza

Belleza para la piel

Piel

El aceite de lavanda suaviza la piel ya que hace que luzca más tersa y joven. Por eso es elegido por las firmas de cosmética para las principales rutinas de belleza.

A menudo, el aceite de lavanda es comparado con el aceite de rosa mosqueta por sus propiedades y aroma.

El aceite de lavanda previene arrugas y ayuda a atenuar síntomas del envejecimiento de la piel, ya que posee gran capacidad regeneradora. Es un ingrediente importante para activar el tejido celular ya que tiene gran poder de hidratante.

Te recomendamos leer: 6 alimentos que mejoran notablemente la apariencia de la piel

Belleza para el cabello

Regenera el cuero cabelludo, por lo que el cabello más dañado y castigado puede regenerarse y lucir sano y brillante. Existen muchos champús en el mercado y suavizantes con aceite de lavanda. También se puede aplicar el aceite esencial sobre el cabello tras lavarlo con el champú habitual.

Beneficios terapéuticos

Combate la ansiedad y es calma los nervios

7 cosas que es mejor evitar cuando sufras ANSIEDAD

Es uno de los principales aceites con propiedades relajantes y calmantes. La manera más usual es inhalar su aroma en un quemador de esencias, o añadir unas gotas del aceite en el agua del baño. Por otra parte mejora la calidad del sueño y reduce los síntomas del insomnio.

Antiséptica

El aceite de lavanda puede servir para tratar infecciones de la piel por tener gran capacidad de enfrentarse a virus y bacterias. También funciona para tratar quemaduras o cualquier tipo de infección en líneas generales.

Analgésica

El aceite de lavanda tiene la capacidad de reducir el dolor y la inflamación cuando se trata de afecciones dermatológicas.

Antiinflamatoria

inflamacion-extremidades

Reduce cualquier síntoma provocado por infección o congestión sanguínea, por lo tanto, es utilizado para las quemaduras.

Trastornos respiratorios

El aceite de lavanda puede ayudar aliviar problemas respiratorios como gripe, resfriado, infecciones de garganta, tos, asma. Puede aplicarse sobre el cuello o espalda o inhalarse con un vaporizador.

Aplicaciones y usos

  • Añadir en la bañera o ducha para aliviar los dolores musculares.
  • Masajear la piel para aliviar dolores musculares o articulares, también para problemas en la piel como quemaduras acné y heridas.
  • Inhalar o vaporizarse, añadir unas cuantas gotas a un recipiente con agua caliente y respirar en el vapor.
  • Puede utilizarse para hidratar las manos y los pies, añadir una gota en un recipiente con agua tibia y dejar remojar las manos y los pies, eso calma el dolor y la inflamación.
  • Puede utilizarse como compresa, remojar una toalla en un recipiente con agua y agregar unas gotas de aceite de lavanda. Aplicar en caso de esguinces o lesiones musculares.

Recomendaciones

  • Se utiliza diluido o en aromaterapia.
  • No es recomendable su uso en niños.
  • No frotar ojos y membranas mucosas con el aceite.
  • Se debe probar antes de utilizarlo con una gota de aceite de lavanda en el brazo para ver si es alérgico.
  • Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia deben evitar este aceite.
Te puede gustar