Descubre cómo hacer y utilizar el aceite de lavanda

La lavanda o espliego  es típicamente una planta de flores moradas y vistosas. Éstas son utilizadas para extraer un aceite esencial rico en linalol, geraniol, linalino, saponinas y borneol, que lo vuelven imprescindible en la cosmética y la medicina natural tradicional.

El aceite de lavanda es uno de los más utilizados tanto en medicina como en cosmética por sus múltiples propiedades. La buena noticia es que puedes ahorrar dinero, tiempo y preocupaciones por su pureza, si lo preparas con tus propias manos. En este artículo estaremos descubriéndote  cómo hacer y utilizar el aceite de lavanda.

Características de la lavanda

La lavanda o espliego  es típicamente una planta de flores moradas y vistosas. Éstas son utilizadas para extraer un aceite esencial rico en linalol, geraniol, linalino, saponinas y borneol, que lo vuelven imprescindible en la cosmética y la medicina natural tradicional. Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, antisépticas, circulatorias, antifúngicas y regenerativas, por lo que se utiliza para curar afecciones de la piel. Es también muy apreciado en múltiples tratamientos de aromaterapia.

Muchas veces, al adquirir aceites esenciales en el mercado nos preocupan su calidad y pureza. Pues ya no tienes que limitarte, disfruta de los beneficios de la lavanda aprendiendo a preparar tu propio aceite esencial.

Revisa también: 10 usos de la lavanda en el hogar, la cosmética y la medicina

¿Cómo hacer el aceite de lavanda?

Lavanda
Según los agricultores la lavanda se debe colectar en mazos, cuando comienza su período de floración.  Puedes dejarlos secar en una habitación fresca y oscura hasta que la necesites

Materiales

  • Flores secas de lavanda.
  • Aceite de oliva o girasol.
  • 1 frasco pequeño de cristal.

Procedimiento

  • Coloca las flores de lavanda en el frasco de cristal, añade el aceite y déjalas macerar al sol durante 3 días.
  • Luego de este período, agita el contenido y pásalo a otro frasco utilizando un colador fino o un filtro de café. ¡Y ya está!

Recuerda que los aceites esenciales nunca deben ser ingeridos. Prueba tu sensibilidad echando unas gotas del producto en un algodón y pasándolo sobre el antebrazo. Si hay reacción, evita utilizarlo.

Ver también: El aceite esencial de lavanda, una maravilla para la piel y para el hogar

¿Cómo usar aceite de lavanda ?

  • Tratamiento de belleza

Piel
A menudo, el aceite de lavanda es comparado con el aceite de rosa mosqueta por sus propiedades y aroma. Al estimular la circulación sanguínea y la regeneración de la piel es un producto maravilloso para devolver la tersura a tu cutis. Puedes utilizarlo para elaborar un jabón artesanal ¡Prepárate para una limpieza profunda!

Te recomendamos leer: 6 alimentos que mejoran notablemente la apariencia de la piel

  • Para el cabello

La lavanda estimula el crecimiento del cabello. Puedes utilizar el aceite esencial directamente sobre tu pelo limpio. Verás qué aroma delicioso te deja.

  • Contra la ansiedad

7 cosas que es mejor evitar cuando sufras ANSIEDADInhalar su aroma en un quemador de esencias o añadir unas gotas del aceite en el agua del baño ayudarán a calmar el estrés y la ansiedad. El espliego también mejora la calidad del sueño y reduce los síntomas del insomnio.

  • Infecciones de la piel

El aceite de lavanda diluido en otro aceite base puede servir para tratar infecciones de la piel y quemaduras. Usa un algodoncito para aplicarlo localmente. Repite cada día, hasta que el dolor y la afección desaparezcan.

  • Trastornos respiratorios

Colocarlo sobre el cuello o la espalda será suficiente para aliviar problemas respiratorios como la gripe, el resfriado, infecciones de garganta, tos y asma.

  • Contra los dolores

inflamacion-extremidades
Toma un baño y añade aceite de lavanda para aliviar los dolores musculares y articulares. En caso de cefalea, aplícalo en las sienes o utilízalo para darte masajes relajantes por todo el cuerpo.