Cómo hacerte un autoexamen de mamas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 4 febrero, 2019
Thais Guillén Otero · 4 febrero, 2019
El saber hacernos un autoexamen de las mamas es fundamental para detectar cambios en estas y poder obtener un diagnóstico precoz en caso de que haya alguna anormalidad

Las mamas o senos están formadas por gran cantidad de tejido adiposo. Durante la pubertad sufren cambios de tamaño y textura debido a la acción de hormonas como la prolactina, la progesterona, corticoides y la hormona del crecimiento.

Teniendo en cuenta su delicadeza y los numerosos cambios que sufren, las mamas pueden experimentar numerosas afecciones. Muchas de las cuales pueden ser detectadas a tiempo con un adecuado examen físico.

Para cuidar la salud adecuadamente, es fundamental acudir a revisiones periódicas. La previsión es la forma más eficaz de evitar enfermedades. 

Se suele recomendar, del mismo modo, prestar cierta atención a los cambios que sufre el propio cuerpo. En concreto, uno de los modos de comprobar la aparición de cualquier anomalía en los senos es através de un autoexamen de mamas.

Para saber más: Cómo proteger los dientes de tu bebé

Las delicadas mamas

Durante el embarazo las mamas tienden a volverse esféricas y turgentes. Aumentan de tamaño y se oscurecen la piel de la areola y la del pezón. Comienzan a aparecer pequeñas prominencias granulares en los bordes de las areolas, conocidas como tubérculos de Morgagni. Correspondientes al desarrollo de glándulas sebáceas. También se observan las venas superficiales por el aumento de la circulación en el transcurso de ese período.

Sin embargo la aparición de ciertos bultos, enrojecimiento o hundimientos no es normal y por eso debes acudir lo antes posible al médico. ¿Que cómo lo sabes? Muy fácil realizándote un autoexamen de mamas periódicamente.

De esta forma, la posibilidad de detectar a tiempo quistes y otros problemas mamarios benignos e incluso el cáncer aumenta. Un tratamiento a tiempo puede representar la diferencia entre una medicación leve y una cirugía.

Cómo hacerte un autoexamen de mamas

El mejor momento para hacerte el autoexamen es de 5 a 7 días después del comienzo del período menstrual. Es recomendable elegir un día fijo cada mes si ya has llegado a la menopausia. El autoexamen te ayudará a conocer tus mamas y notar cualquier cambio en ellas.

¿Cómo se ven las mamas?

Comienza por analizar su aspecto, recuerda que las mamas de cada persona son diferentes así que comienza a conocer las tuyas. Colócate frente a un espejo con los brazos relajados a ambos lados. ¿Cómo se ven tus senos? Debes buscar cambios:

  • Presentan hoyuelos o arrugas.
  • Tienen abolladuras.
  • La piel es demasiado porosa.
  • Hay variaciones en su forma, coloración y contorno.
  • El pezón está hundido.

Luego debes variar la posición de los brazos siempre buscando cambios en tus senos. Eleva los brazos por encima de tu cabeza, coloca las manos firmemente en las caderas y finalmente desde esta posición inclínate hacia adelante.

Dolor en los senos

Por si te interesa: Factores de riesgo durante el embarazo

¿Cómo se sienten las mamas?

No hay razón para sentirse culpable o incómoda, son tus senos y debes detectar cualquier cambio en su textura para poder cuidarlas. Acuéstate boca arriba, colócate una almohada bajo el hombro correspondiente al seno que vas a examinar, levanta el brazo y pon tu mano debajo de la cabeza.

Vas a palpar tu mama con la otra mano buscando abultamientos, dolor, endurecimientos. La presión debe variar para que sientas todas las capas del tejido mamario.

Usa las yemas de los tres dedos medios y palpa haciendo círculos pequeños toda el área. También, mueve hacia arriba y abajo desde la parte externa de la mama. O sea, debajo de la axila, hasta el centro del pecho ya que el tejido del seno se extiende por toda esa zona.

También, examina hacia abajo y hacia la clavícula. Nota lo que se siente normal y lo que se siente diferente desde la última vez que te examinaste las mamas. Luego el dedo del medio y el pulgar para comprimir suavemente el pezón y observa si hay alguna secreción. Haz lo mismo con la otra mama.

La mayoría de las mujeres tienen algunas protuberancias, sobre todo durante la adolescencia. Por eso, debes buscar irregularidades, ante cualquier problema no dudes de ir al médico.

Enfermedades que pueden sufrir los senos

La mayoría de las mujeres experimenta cambios en los senos en algún momento de su vida. Lo cual puede ser ocasionado por variaciones en los niveles de hormonas, aumento de la edad y medicamentos.

Debido a todo esto pueden aparecer bultos y secreciones de fluidos que no son leche materna. Si notas abultamientos dolorosos o no, secreción o irritación en la piel de uno o ambos senos, consulta a tu médico.

Tanto los problemas graves como los no graves tienen síntomas similares.Y recuerda, no te asustes, la mayoría de los problemas en los senos no son cáncer.

Quistes en los senos

Un autoexamen es la mejor y más íntima forma de cuidar tu salud mamaria. Para prevenir enfermedades te recomiendo que evites el uso de sostenes ajustados, cremas a base de hormonas y ropa apretada. Aliméntate adecuadamente, con poca sal y abundantes frutas y vegetales. Cuida tus senos, cuida tu salud.

  • Biblioteca Nacional de Medicina. (2012). Autoexamen de mamas.
  • Secretaria de Salud. (2010). Manual de Exploración Clínica de las Mamas. Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva.
  • Ducla Soares, J., & Valério, O. (2007). Mamas. In Semiologia Médica – Princípios, Métodos e Interpretação.