Cómo hacerte un botiquín de aceites esenciales

Elena Martínez Blasco · 3 abril, 2019
Los aceites esenciales tienen múltiples aplicaciones y formas de uso, ya que podemos beneficiarnos de sus propiedades tanto de forma tópica como mediante aromaterapia o incluso consumidos si son de uso oral

Tener a mano un pequeño botiquín de aceites esenciales te puede ayudar en infinidad de situaciones. Estos aceites esenciales se extraen de diferentes partes de la planta (semillas, cortezas, tallos, raíces, flores, etc) y tienen propiedades que nos pueden beneficiar en muchos sentidos.

De esta manera, hay aceites para el nerviosismo, el insomnio, la circulación, los parásitos, etc. Te explicamos cómo podemos usarlos y cuáles son los imprescindibles para hacernos nuestro propio botiquín natural.

Lee también: Perfúmate con aceites esenciales y descubre todos sus beneficios para la salud

Lo imprescindible en un botiquín de aceites esenciales

A continuación, te explicamos las propiedades de algunos de los aceites que más se usan y que no pueden faltar en tu botiquín de aceites esenciales. Toma nota:

Taza con aceite esencial

  • La naranja dulce ayuda a combatir los microbios y tiene efectos sedantes.
  • El limón es antiséptico y depurativo, ideal para limpiar nuestro organismo de toxinas.
  • El aceite de bergamota calma el exceso de energía, relaja y ayuda a combatir el insomnio.
  • El aceite de menta es energizante y nos da frescor, lo cual lo hace ideal para el verano. Es ligeramente estimulante, por lo que no se recomienda en casos de hipertensión. También ayuda a mejorar la digestión y a combatir los virus.
  • El aceite de orégano ayuda a prevenir y mejorar cualquier tipo de infección. Además, es un estimulante y regulador psíquico, para momentos de depresión, tristeza, etc.
  • La lavanda es uno de los aceites más relajantes, ideal para el insomnio. También nos ayuda a aliviar quemaduras recientes y a cicatrizar.
  • El aceite de enebro es energetizante, mejora la circulación, da calor y se recomienda para tratar el riñón y las infecciones intestinales.
  • El aceite de geranio refresca y desciende los niveles de energía. Además, es un regulador hormonal y un regenerante cutáneo, ideal para mezclar con nuestras cremas hidratantes.
  • La manzanilla romana es refrescante y calmante, con efectos como de una anestesia suave, muy recomendado para estados de shock. También es útil en algunos parásitos intestinales como las lamblias.
  • El aceite de angélica calma la ansiedad, mejora el insomnio y ayuda a combatir los gases. También actúa como anticoagulante.
  • El aceite de árbol de té tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas. También tiene efectos calmantes.

¿Cómo los usamos?

Tarro con aceite esencial de lavanda

Aplicación tópica

Cuando queremos hacer un tratamiento tópico para un problema concreto (por ejemplo, el aceite esencial de árbol de té para tratar hongos en los pies) debemos informarnos si ese aceite lo podemos aplicar directamente.

A veces es conveniente rebajarlo mezclándolo con algún tipo de aceite vegetal, que puede ser de sésamo, de almendra, de oliva, etc.

¿Quieres saber más? Lee: El aceite esencial de lavanda, una maravilla para la piel y para el hogar

Uso oral

Algunos aceites esenciales se pueden consumir para tratar algunos problemas internos. Un ejemplo sería el del uso del aceite esencial de orégano como antibiótico natural.

En el caso de este aceite, lo mezclaremos con una cucharada de miel, con un terrón de azúcar o bien con una cucharada de aceite. Hay que vigilar que no se sobrepasa la dosis de una gota diaria, ya que es un aceite muy fuerte.

En un botiquín de aceites esenciales, otro que podemos consumir es el de limón, que además es delicioso. En este caso, también lo mezclaremos como hemos dicho antes, o bien lo usaremos en batidos, pasteles, etc. Algunos herbolarios venden también cápsulas de aceites esenciales para tomar.

Masajes

Masaje en la espalda

Una manera terapéutica y placentera de usarlos es para realizar masajes corporales. Mezclaremos unas gotitas del aceite esencial con la crema de masaje o un poco de aceite de sésamo. De esta manera potenciaremos los beneficios relajantes o estimulantes del masaje.

Para elegir los aceites adecuados, nos guiaremos fijándonos en si la persona tiene la piel fría o caliente. Así, deberemos elegir los aceites que dan calor o bien que refrescan, según el caso.

Aromatizadores y difusores

En el mercado hay muchos tipos de difusores aromáticos que nos permiten aromatizar una habitación con muy poca cantidad de aceite esencial. Los hay que sencillamente tienen una vela debajo y con el calor van evaporando el aceite. Uno de los más usados es el de lavanda, por su aroma y sus efectos.

Notas importantes

Para hacer nuestro botiquín de aceites esenciales es importante que compremos productos de calidad. A ser posible, deben ser ecológicos, para asegurarnos que no contengan pesticidas ni otras sustancias tóxicas.

Si vamos a consumir un aceite esencial es imprescindible que al comprarlo especifiquemos que sea para uso oral. Hay que tener en cuenta que los compuestos varían y podría resultar tóxico.

Los aceites esenciales deben mantenerse alejados de niños y mascotas. Recomendamos consultar siempre con un terapeuta antes de realizar cualquier tratamiento.

Imágenes por cortesía de cinnamon vogue y Veganbaking.net

  • Moreira, M. R., Alvarez, M. V., & Ponce, A. G. (2016). Essential oils. In Postharvest Management Approaches for Maintaining Quality of Fresh Produce. https://doi.org/10.1007/978-3-319-23582-0_7
  • Nazzaro, F., Fratianni, F., De Martino, L., Coppola, R., & De Feo, V. (2013). Effect of essential oils on pathogenic bacteria. Pharmaceuticals. https://doi.org/10.3390/ph6121451
  • Isman, M. B. (2000). Plant essential oils for pest and disease management. In Crop Protection. https://doi.org/10.1016/S0261-2194(00)00079-X