Cómo identificar si un bulto es benigno o maligno

Una ecografía nos ayudará a conocer la naturaleza de los bultos, que es fundamental para poder emitir un diagnóstico precoz y poder comenzar un tratamiento lo antes posible en caso de que sean malignos.

Los nódulos tiroideos se componen de células que crecen de forma localizada en la glándula tiroides, de manera que se forman bultos en la parte anterior del cuello que pueden resultar benignos o malignos.

Esta condición afecta en un mayor porcentaje a las mujeres en relación a los hombres, las mujeres se ven afectadas en un cinco por ciento, y los hombres en un uno por ciento aproximadamente, aumentando este riesgo con la edad.

Estos nódulos o bultos se pueden detectar con palpaciones o a la vista, aunque en muchas oportunidades no se detectan y pasan desapercibidos.

Es muy importante estar atentos ante cualquier cambio que notemos en nuestro cuerpo, si descubrimos algo anormal ya sea a la vista o al tocarnos en la parte anterior de nuestro cuello, es importante que consultemos cuanto antes con el endocrinólogo, ya que será el encargado de indicar si es necesario realizar algunos estudios especializados, como una ecografía tiroidea para verificar si los nódulos son de naturaleza benigna o no. De esta manera podrá indicar el tratamiento que considere necesario. Además si conocemos pronto la naturaleza de estos bultos nos dará mucha tranquilidad.

Los nódulos tiroideos pueden ser:

  • – Cuando contienen líquidos son quísticos.
  • – Cuando están formados en su mayoría por tejido celular son sólidos.
  • –  Pueden tener un contenido mixto de los dos anteriores, también contener calcio, etc.

No importa la estructura de los nódulos para determinar si son o no son malignos. Según la Asociación Americana de Tiroides el nueve por ciento de diez casos resulta ser benigno.

La forma más eficaz de identificar si las lesiones son benignas o malignas, es mediante la ecografía, durante este examen se realiza el procedimiento mediante el cual se introduce una aguja muy fina y se punza la zona del nódulo que inspira alguna sospecha.

Mediante la punción del nódulo o de los nódulos durante la ecografía proporciona los más seguros resultados, ya que allí mismo y durante el procedimiento se puede examinar la muestra extraída del nódulo, y si al citólogo le resulta insuficiente la muestra extraída en el mismo instante se puede repetir el proceso hasta eliminar cualquier sospecha. Hay que aclarar que este procedimiento no es doloroso y no requiere de anestesia.

hipotiroidismo

El trabajo en conjunto del radiólogo con el citólogo permiten ofrecer un diagnostico seguro que de inmediato debe ser revisado por el endocrinólogo que solicitó las pruebas, de esta manera podrá  iniciar el tratamiento indicado y el paciente sale de la sala de radiología conociendo el resultado de sus análisis.

Recuerda que no hay que descuidar ningún síntoma anormal que aparezca de repente, si conocemos a profundidad todos y cada uno de los lugares de nuestro cuerpo y nos revisamos constantemente frente a un espejo, con toda seguridad que vamos a descubrir cualquier dureza que se esté formando y de manera inmediata habrá que acudir al especialista para descartar cualquier problema grave; esta es una manera bastante eficaz de prevenir enfermedades graves, pues si hay peligro de contraer una enfermedad que tenga un origen maligno y esta se descubre a tiempo las posibilidades de erradicarla serán mucho mayores.