¿Cómo interpretar el llanto de un bebé?

Marilu Caldera · 6 junio, 2019
El llanto del bebé es su modo de comunicarse con el exterior que lo rodea. Descubre cómo interpretarlo.

Interpretar el llanto de un bebé puede ser complicado. Los padres se ponen nerviosos porque no están preparados. No saben cómo calmarlo, y les puede generar angustia. Esta angustia, a su vez, no les permite entender el mensaje que les transmite el bebé.

El llanto es la única forma de comunicación que tiene el bebé para relacionarse con el mundo hasta sus primeras palabras. A través del llanto, los bebés expresan sus necesidades, tale como hambre, sueño, frío, calor, sed o malestar.

Por esta razón, es tan importante que aprendas a interpretar el llanto de un bebé. De esta manera, podrás tranquilizar a tu hijo y satisfacer sus necesidades.

¿Cómo descifrar el llanto de un bebé?

el llanto de un bebé es su manera de comunicarse

El lenguaje del bebé es el llanto. Según el método Dunstan, los cinco sonidos que te ayudarán a identificar el llanto de un bebé durante los primeros 4 meses de vida son:

  • Neh. Indica que el bebé tiene hambre.
  • Owh. Advierte de que el bebé está cansado o tiene sueño.
  • Eh. Sugiere que el bebé quiere eructar.
  • Eairh. Indica que el bebé tiene gases internos.
  • Heh. Advierte de que el bebé se encuentra incómodo. Puede ser por frío, calor, necesitar un cambio de pañal o de postura.

Hay padres que encuentran muy difícil identificar las necesidades de su bebé cuando llora. Sin embargo, cuando el bebé está alegre o quiere llamar la atención, suelen reconocer muy bien las expresiones de su rostro, su sonrisa, muecas y el movimiento de los brazos.

Lo mismo ocurre con los gestos del rostro cuando el bebé llora. Los gestos son determinantes para entender lo que el bebé quiere decir, entre estos:

  • Ojos cerrados. Expresan un malestar que le produce dolor.
  • Ojos abiertos. Pueden indicar enfado o incomodidad.
  • Llanto en incremento. Significa rabia o miedo.
  • Llanto con apego a la madre. Tiene un fuerte dolor .

Lee también: ¿Qué hacer cuando un niño se porta mal?

Otras señales que te pueden ayudar a descifrar el llanto de tu hijo

Tiene hambre

Lo primero que a muchos padres les viene a la mente cuando su hijo llora es «tiene hambre«, y no siempre termina siendo así. Sin embargo, hay otras señales que pueden indicar que, efectivamente, el bebé necesita alimentarse, entre estas:

  • Se pone inquieto.
  • Hace chasquidos con los labios.
  • Cuando le acercas tu mano a la boca, te chupa un dedo.
  • Se lleva las manos a la boca.

Después de la evacuación o la micción

El llanto del bebé puede indicar malestar

Muchos bebés pueden tolerar un pañal sucio por un tiempo considerable. Sin embargo, otros bebés no aguantan mucho y lloran enseguida que necesitan se les cambie el pañal. Por ello, debes estar pendiente si llora o lo sientes incómodo, y revisar el pañal.

Necesita dormir

Generalmente, cuando los niños tienen sueño, lloran. Para confirmar que ese sea el motivo, debes observar si bosteza o si se lleva sus manos a los ojos.

Cosas pequeñas le pueden estar molestando

Cuando tu hijo llora sin cesar, debes revisar cada parte de su cuerpo, especialmente los lugares inusuales, como la separación entre los dedos del pie. Podrías encontrar algo que lo incomode.

Puede ser cosas cotidianas, como un cabello enroscado, o incluso un calcetín muy ajustado. Algunos bebés son sensibles a las etiquetas.

Necesita eructar

Cuando sientas a tu bebé incómodo, con llanto entrecortado y  quejidos después de comer, muy probablemente necesite eructar. Para ayudarlo, póntelo al hombro y dale pequeñas palmadas en la espalda.

Visita este artículo: El bebé en la habitación de los adultos: pros y contras

Recomendaciones para calmar el llanto

cómo calmar el llanto de un bebé

  • Mantener la calma es importante, si no le transmitirás al bebé tu angustia o enojo, con lo cual no podrás satisfacer su necesidad.
  • Si el bebé llora a la hora de acostarse, cántale, abrázalo, acaríciale la espalda, dale mucho amor; que sienta los latidos de tu corazón. Ello le trasmitirá seguridad y dormirá plácidamente.
  • La lactancia materna favorece la conexión madre e hijo. El llanto no es tan frecuente cuando toman leche materna. Cuanto más cerca estés de él, más seguro y tranquilo se sentirá.
  • Cuando tranquilices a tu bebé, hazlo en un lugar o habitación donde puedas estar a solas con él.

Con esta información podrás identificar más fácilmente los tipos de llanto de tu bebé, a partir de lo cual podrás calmarlo. Si tu bebé sigue llorando y no encuentras causa aparente, convendría visitar al pediatra. El bebé podría estar enfermo y llorar de dolor.