¿Cómo la menstruación afecta el estado de ánimo?

A pesar de que la vivencia de cada mujer es diferente, en ocasiones parece que la menstruación afecta el estado de ánimo. ¿Qué es lo que pasa en estos días?

Además de los dolores abdominales o pélvicos, durante este período es posible que la mujer experimente irritabilidad o cambios de humor. Por este motivo se dice que la menstruación afecta el estado de ánimo.

Incluso los días previos a la regla llegan a caracterizarse por ciertos síntomas físicos y emocionales, conformando lo que se ha denominado como síndrome ‘premenstrual’.

Aunque la respuesta de cada fémina es única, lo cierto es que en su ciclo se dan algunas fluctuaciones en los niveles de determinadas hormonas. Te lo contamos a continuación con más detalle.

¿La menstruación afecta el estado de ánimo?

Al preguntamos con qué se relacionan estas variaciones en el estado de ánimo de la mujer, cabe considerar al menos un par de explicaciones plausibles.

Por un lado, nos encontramos con el rol que juega toda la cadena de eventos fisiológicos propia de esta fase. Y por otra parte, también corresponde tener en cuenta varias molestias físicas que suelen ser frecuentes.

Descubre:10 maneras naturales de aliviar el dolor menstrual

1. Los diferentes niveles hormonales confirman que la menstruación afecta el estado de ánimo

Como indica un trabajo de la profesora Whitney Wharton y su equipo (Facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin, durante el ciclo menstrual se dan ciertas fluctuaciones en la concentración de algunas hormonas:

  • Sobre todo el estrógeno disminuye de manera significativa a partir de la segunda semana.
  • Este acontecimiento neuroquímico repercute sobre la producción de serotonina, sustancia que promueve los estados de alegría, placer y las sensaciones agradables.
  • Por ello, tanto en los días anteriores a la menstruación como durante la misma puede acusarse este descenso, llegándose a manifestar en ocasiones síntomas de tristeza, irritabilidad e inestabilidad emocional.
La división de un proceso complicado

Sigue leyendo: El estrógeno: una hormona esencial en la mujer

2. Los síntomas corporales también influyen

Al mismo tiempo, la regla implica en ocasiones algunos síntomas incómodos, tales como los calambres en la zona abdominal y pélvica o el dolor de cabeza, en la región lumbar o en los senos. A su vez, las sensaciones de fatiga e hinchazón son habituales.

Tales molestias ayudan a entender el malestar que vive la mujer en este período, lo que también explica por qué la menstruación afecta el estado de ánimo.

Es decir, más allá de los cambios a nivel hormonal, el hecho de sentir todas estas dolencias hace que sea más fácil ponerse de mal humor o mostrar cansancio y apatía.

Otro aspecto a señalar es que, bajo la influencia de los efectos mencionados, las féminas se ven en el reto de seguir afrontando las dificultades y compromisos cotidianos.

Tal vez te interese: El dolor de senos y el ciclo menstrual

En cada caso es diferente

Algunas claves cuando la menstruación afecta el estado de ánimo

Aunque la menstruación afecta el estado de ánimo, la vivencia de cada mujer es distinta. No todas experimentan las mismas sensaciones ni sus condiciones personales, sociales o emocionales son iguales.

Además, las diferencias según la edad representan asimismo un factor importante, ya que las manifestaciones pueden ser más pronunciadas en las más jóvenes y luego irse reduciendo tras haber dado a luz o acercarse a la menopausia (momento en que la regla cesa).

Con todo y siendo conscientes de estas particularidades, es posible contemplar ciertas pautas que resultan útiles en estos días:

  • Por ejemplo, se sabe que la práctica de ejercicio físico ayuda a contrarrestar algunos de los síntomas que tienen lugar en la semana previa a la menstruación. Así lo ha demostrado un estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Isfahán (Irán).
  • Ponerse una almohadilla o una bolsa de agua caliente en el abdomen puede contribuir al alivio del dolor en esa zona.
  • Los baños a una temperatura que nos sea agradable y las técnicas de relajación son también alternativas viables.
  • Otra opción es entrenarse en identificar las emociones que se viven en ese período y compartirlas. En la medida en que seamos capaces de comunicar nuestros estados afectivos a los demás, lograremos mayor comprensión por parte del entorno social en el que nos movemos y evitaremos malos entendidos.
Te afecta el período menstrual al estado de ánimo Aquí algunas recomendaciones

¿Ha quedado alguna duda?

Como vemos, tener la regla puede conllevar diversas sensaciones tanto físicas como psicológicas para la mujer.

Pese a que las diferencias individuales se hacen a menudo patentes, conocer los signos característicos de este período nos permite hacernos una idea de lo que supone.

En cualquier caso, si el dolor o malestar causa una gran interferencia en la actividad diaria, es fundamental la consulta médica para aclarar las cuestiones que queramos plantear o realizar las valoraciones pertinentes.

  • Acikgoz, A., Dayi, A., & Binbay, T. (2017). Prevalence of premenstrual syndrome and its relationship to depressive symptoms in first-year university students. Saudi Medical Journal, 38(11), 1125–1131. https://doi.org/10.15537/smj.2017.11.20526; texto completo
  • Hennegan, J., Shannon, A. K., Rubli, J., Schwab, K. J., & Melendez-Torres, G. J. (2019). Women’s and girls’ experiences of menstruation in low- and middle-income countries: A systematic review and qualitative metasynthesis. PLoS Medicine, 16(5), e1002803. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.1002803
  • Maybin, J. A., & Critchley, H. O. D. (2015). Menstrual physiology: implications for endometrial pathology and beyond. Human Reproduction Update, 21(6), 748–761. https://doi.org/10.1093/humupd/dmv038
  • Mohebbi Dehnavi, Z., Jafarnejad, F., & Sadeghi Goghary, S. (2018). The effect of 8 weeks aerobic exercise on severity of physical symptoms of premenstrual syndrome: a clinical trial study. BMC Women’s Health, 18(1). https://doi.org/10.1186/s12905-018-0565-5
  • Wharton, W., E. Gleason, C., Sandra, O., M. Carlsson, C., & Asthana, S. (2012). Neurobiological Underpinnings of the Estrogen - Mood Relationship. Current Psychiatry Reviews, 8(3), 247–256. https://doi.org/10.2174/157340012800792957; texto completo