Cómo lograr firmeza en los brazos y piernas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 4 diciembre, 2018
Carolina Betancourth · 23 agosto, 2015
Recuerda realizar los ejercicios lentamente y de acuerdo con tus posibilidades para lograr el objetivo de tonificar sin sufrir ningún tipo de lesión. Puedes empezar por series cortas e ir aumentando las repeticiones

Los brazos y las piernas son las partes de nuestro cuerpo más susceptibles de sufrir de flacidez como consecuencia de los cambios bruscos en el peso corporal. Cuando aumentamos de peso, la piel tiene que estirarse para adaptarse a la nueva forma del cuerpo. Al perderlo, sucede lo contrario; la piel no regresa a su lugar, por lo que pierde su firmeza.

Por suerte, está en nuestras manos combatir tan antiestético problema. He aquí algunos consejos que te ayudarán a corregirlo.

Por qué es tan difícil combatir la flacidez

Recuperar la firmeza de cualquiera de las áreas del cuerpo no es tarea fácil. Una vez que la piel se estira, es necesario ser muy constante para hacer que la piel se recupere.

El colágeno y la elastina son los responsables de darle firmeza y elasticidad, por lo que tienen un papel determinante en la salud de la piel.Cuando ambas sustancias dejan de producirse en las cantidades adecuadas, se nota de inmediato. Aparecen las arrugas tempranas y la piel pende.

combatir-la-flacidez

Lo normal es que dichas sustancias se agoten como parte del proceso de envejecimiento de toda persona. O sea, que esto no debe ocurrir en edades tempranas. No obstante, cuando bajamos de peso bruscamente y sin la ayuda de ejercicios, la piel no tiene tiempo ni medios suficientes para recuperar su aspecto inicial. Una vez ocurrido esto, es mucho más difícil que vuelva a su estado normal.

Quizás te interese leer también: Sencillas estrategias “antiflacidez” que poner en práctica a diario.

Es posible tornear los brazos y piernas sin salir de casa

Hay quienes creen que para tonificar su cuerpo, y los brazos y las piernas, en especial, es necesario ir a un gimnasio. Estaría bien tener la posibilidad de hacerlo. Pero, no es imprescindible. Son muchos los ejercicios que se pueden realizar en casa para lograr este objetivo. A continuación, encontrarás algunos:

Brazos

Brazos

Las pesas son uno de los mejores ejercicios para tonificar los músculos de los brazos.

  • Ponte de pie, con el cuerpo bien derecho. Los brazos han de estar a cada lado y las manos sosteniendo una pesa.
  • Flexiona uno de los brazos para levantar la pesa. Los brazos en ningún momento deberán separarse del cuerpo.
  • Repite el mismo movimiento con el otro brazo.
  • Realiza 15 repeticiones con cada uno, de forma alterna.
  • Recuerda hacer movimientos lentos y controlados para evitar lesiones.
  • Realiza 3 series con cada brazo y aguarda 1 minuto de descanso entre una y otra serie.

Piernas

Piernas

Los músculos de las piernas suelen ser más fáciles de trabajar que los de los brazos. Sin embargo, la constancia y la paciencia han de ser las mismas que en el caso del ejercicio anterior. 

Para empezar, trata de realizar una caminata diaria de 30 o 40 minutos. O, si lo prefieres, podrías dar un paseo en bicicleta o utilizar la estática.

  • Acuéstate sobre una colchoneta o tapete para ejercicios y apóyate en el costado derecho del cuerpo.
  • Flexiona las piernas de tal manera que quedes como si estuvieses sentada, pero de costado.
  • Empieza a subir la pierna sin estirar, siempre doblada en ángulo recto y sin llevar el talón hacia el glúteo.
  • Realiza 3 series de 10 repeticiones y repite con la otra pierna.

Cómo combatir la flacidez desde la dieta

Dieta

Partamos del hecho de que las dietas con las que se baja de peso rápidamente son potencialmente perjudiciales para la salud y en particular, para el tema que nos ocupa. Es decir, en la medida que perdemos grasa, notamos que la flacidez del cuerpo avanza. Y así, cada día de manera más notoria.

Y, es que este tipo de dietas empeoran este problema. ¿Por qué? Pues, porque aceleran la reducción de elastina y colágeno, cuando se supone que esto suceda con el paso de los años. Para evitarlo, probablemente sea necesario introducir cambios importantes en la dieta. Ejemplo de ello podría ser la inclusión de más proteínas en cada uno de los platos, vitamina C y agua.

Te invitamos a leer también: 10 alimentos antiinflamatorios que debes incluir en tu dieta.

Alimentos ricos en proteína

  • Carnes
  • Soja
  • Lácteos
  • Pescado
  • Huevos
  • Lentejas
  • Frutos secos

Alimentos ricos en vitamina C

  • Frutas cítricas
  • Frutas tropicales
  • Acerola
  • Perejil
  • Pimientos
  • Col de Bruselas
  • Brócoli

Para terminar,no podemos sino recordar la importancia de hidratarse. La piel será la primera beneficiada de hacerlo. Al deshidratarse, la epidermis va perdiendo tonicidad en la medida que se vuelve más delgada y menos resistente. Utilizar algún tipo de crema hidratante que incluya compuestos reafirmantes podría ser, asimismo, un buen complemento para obtener mejores resultados.