Cómo lograr que el cabello crezca más rápido

Para estimular los folículos pilosos y acelerar el crecimiento puedes aplicarte una mezcla de agua y vinagre después de lavar el cabello. Además conseguirás que tenga más brillo

Tal vez hayas decidido cortar tu cabellera y no te gustó el resultado o estás cansada de verte con el pelo corto. Es cierto que el cabello largo y suntuoso es el sueño de muchas mujeres, pero hay veces en que tenemos que esperar demasiado para que se vuelva realidad. Puedes hacer que tu pelo pase de corto a largo en poco tiempo. Aprende en este artículo cómo lograr que el cabello crezca más rápido.

Tips para un crecimiento más rápido del cabello

Para que en poco tiempo tu pelo sea más largo, es preciso que sigas una dieta replata de nutrientes, como ser las vitaminas y las proteínas. La comida que ingieres ha de ser equilibrada y sana, incluyendo a diario ingredientes que te ofrezcan hierro (para evitar la caída), vitaminas B12 y E (para tener un pelo más nutrido, hermoso y fuerte). Las proteínas más importantes se encuentran en el pescado, el huevo, la carne y las verduras de hoja (acelga, espinaca, etc).

Olvídate de las dietas que sólo sirven para enfermarte. Si quieres bajar de peso, igualmente puedes hacerlo con un plan alimentario saludable. Los regímenes pobres en nutrientes no sólo hacen que adelgaces “mal” sino que no aportarán lo que necesita tu pelo para crecer sano y fuerte. Lo que lograrás es el efecto contrario.

cabello seco5
Utiliza siempre productos cosméticos que te sirvan para fortificar el cabello. Por ejemplo, tanto el shampú como el acondicionador deben ser adecuados para tu tipo de pelo (si es graso, seco, mixto, dañado, etc). Aplica una mascarilla una vez a la semana, pueden ser naturales (los aliados en nutrición son la miel, el plátano y el aguacate) o compradas en las tiendas.

Manténte siempre hidratada, bebiendo dos litros de agua en invierno y tres litros en verano. El agua hace que la melena esté más saludable, los daños que puede causar el entorno no sean tan peligrosos y además, eliminar toxinas que pueden estar desencadenando el déficit de crecimiento. Si no estás acostumbrada a beber mucha agua a diario, no dudes en llevar contigo a todos lados una botella llena. Hay gente que hasta programa alarmas en el móvil para que le “avisen” que debe hidratarse. Sólo es cuestión de formar el hábito (te llevará tres semanas completas). Otra opción es beber infusiones, té y zumos naturales para no aburrirte del agua.

cabello seco2
Cuando estés lavando tu cabello, debes dedicar unos minutos al masaje del cuero cabelludo, para estimular la circulación sanguínea y permitiendo que los nutrientes y componentes del shampú y acondicionador ingresen a la raíz del pelo. No enjuagues con agua demasiado caliente porque eso hace que los folículos se dilaten y produce caída. Usa agua fría antes de salir de la ducha, sea invierno o verano.

Evita el exceso de tinturas o productos químicos, ya que estos pueden afectar la salud de tu pelo. Puedes optar por productos naturales o caseros, así como también marcas que tengan menos componentes químicos o sean menos invasivos. Lo mismo se aplica para las agresiones térmicas, es decir, la planchita, el rizador y el secador de pelo. No los uses a diario, sólo para una ocasión que lo amerite.

Deja de lado los mitos: se dice que si se corta el cabello de cierta forma permite que crezca más rápido, aunque esto no está comprobado. Lo que si es bueno hacer es eliminar las puntas abiertas o “florecidas” para lucir una melena más hermosa y saludable.

Imagen cortesía de Maggie

Calienta un poco de aceite de oliva y aplícalo en el cuero cabelludo. Realiza un masaje y deja actuar durante 10 minutos. Enjuaga y lava como de costumbre. Además de aprovechar las bondades de los masajes para la buena circulación de la sangre, harás que el cuero cabelludo esté más sano y elimine las impurezas que “tapan” los poros y no permiten que el pelo crezca. Puedes también usar una mezcla de tres gotas de aceite esencial de lavanda, tres de rosa mosqueta, dos de jojoba y dos de tomillo, aplicando de la misma manera.

Cepilla el cabello dos veces al día, por la mañana y por la noche. Hazlo con delicadeza y en lo posible humedeciéndolo primero. Así estimularás la circulación y los folículos capilares se “alimentarán”. Aprovecha para que sea una caricia por tu día o una manera de empezar la jornada de mejor humor.

Coloca en una cacerola unas cebollas peladas y cortadas en rodajas en abundante agua y lleva a hervir. Apaga el fuego y deja enfriar. Luego cuela y aplica en la cabeza como último enjuague. No sólo harás que crezca más rápido sino que también le aportarás mucho brillo.

Después de lavar el pelo, aplica una mezcla de medio litro de agua tibia y ¼ taza de vinagre de manzana, lo que estimulará los folículos y ayudará a que tu cabello crezca.

No utilices productos capilares que contengan silicona porque sólo te aportan la “ilusión” de que tu cabello está saludable, pero la verdad es que enmascaran el estado real del pelo. A su vez, son dañinos porque tapan los folículos, impiden el crecimiento y la humectación.

Evita lavar tu cabello todos los días, porque las hebras tardan en recuperarse de los químicos del shampú y acondicionador y a la vez, en secarse completamente (aunque al tacto parezca seco). Lava entre dos y tres veces a la semana, para que tu cuero cabelludo tenga la capacidad de crear aceites naturales, fortaleciendo y ayudando a que el pelo crezca.

Te puede gustar