¿Cómo mantener nuestros labios sanos?

Elena Martínez Blasco · 24 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 6 febrero, 2019
Además de aplicar productos para humectarlos, es recomendable mantenerse hidratado para conseguir unos labios sanos. Así mismo, se recomienda consumir grasas saludables y evitar hábitos tabáquicos.

Los labios son una parte delicada de la cara que por lo general suelen sufrir los efectos del frío, del viento y la resequedad ambiental. Estas son razones para considerar la importancia de cuidarlos y poder tener unos labios, no solo bonitos a simple vista, sino sanos e hidratados.

Cuidar de ellos no depende solo de factores externos. Cuando los labios se agrietan con frecuencia es recomendable revisar la alimentación. Puede deberse a un déficit de ciertas vitaminas como la A, B, C y E.

También es importante tener en cuenta si se está consumiendo la cantidad de líquido necesario para mantener un buen nivel de hidratación general en el cuerpo. Esto último incidirá también en el aspecto de los labios.

Problemas habituales en los labios

Para empezar, entender la anatomía de los labios de una manera simple puede ser la siguiente: los labios, según esta investigación de la Revista Medicina Legal de Costa Rica, están cubiertos por una capa muy fina de estrato córneo, no tienen glándulas sebáceas y no contienen mucha melatonina. Esto, dicho de una forma más simple, quiere decir que están casi desnudos y por ende muy expuestos, es decir, privados de protección.

Los labios pueden verse afectados de una manera muy fácil debido a esta exposición. Esto hace que se produzcan algunos problemas que, de aparecer, pueden tratarse siguiendo las pautas médicas de un profesional. También pueden prevenirse al seguir algunas recomendaciones puntuales que a continuación se mencionan.

Entonces, ¿Cuáles son los problemas más comunes en los labios? Algunos pueden ser las arrugas, la sequedad y agrietamiento, la decoloración de los labios, la decoloración del contorno de los labios y uno de los más comunes, según este estudio de la Asociación Española de Pediatría, es el herpes labial, el cual suele aparecer y reaparecer por el debilitamiento del sistema inmunitario.

Tips para mantener uno labios sanos

Alimentación

La influencia de los alimentos que se consumen a diario puede ser alta. Depende del consumo de algunas vitaminas como la A, B y C que los labios se vean beneficiados y puedan lucir, por ejemplo, hidratados y estar propensos a menos resequedad.

Sobre ello, este estudio realizado en la Universidad Complutense de Madrid explica que el consumo moderado de vitamina E aporta beneficios a los labios. Esta ayuda a prevenir la aparición de herpes y también a que reaparezcan ya que el organismo aprovecha esta vitamina para mantener fuerte el sistema inmunitario y así evadir virus y bacterias.

La alimentación saludable constituye uno de los principales factores de promoción y mantenimiento de una buena salud durante toda la vida. Una dieta inadecuada es uno de los principales factores de riesgo de aparición de las principales enfermedades no transmisibles (ENT), incluyendo el herpes labial.

Quizás te interese: 6 tips para cuidar y dar volumen a tus labios

Hidratación

Esta información del Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial explica que hay varias causas que pueden hacer que la boca se reseque y por lo general, estas suelen afectar los labios. Entre estas causas se mencionan los efectos secundarios de algunos medicamentos, las radioterapias, algunas enfermedades, etc.

Sin embargo, los labios tienden a secarse y agrietarse a causa del clima. Bien sea por el frío, el viento o la resequedad en el ambiente. También puede suceder por una mala alimentación y una falta de hidratación adecuada. Esto último suele ser una causa muy común porque no muchas personas beben agua con frecuencia a lo largo del día.

Para ayudar a mantener los labios hidratados, se sugiere mantener los niveles de hidratación adecuados en todo el cuerpo. Es decir, beber agua, zumos e infusiones separados de las comidas a lo largo del día puede ser un hábito que ayude a mantenerlos hidratados y por ende a evitar que se sequen.

persona hidratando los labios

Hábitos tabáquicos

De manera habitual el aspecto saludable de la piel de una persona se identifica con la genética, pero esta sólo representan el 25 % del envejecimiento. El resto, es decir, el parecer joven a medida que pasan los años, se debe a evitar o minimizar algunas causas externas y vicios. Así lo plantea esta investigación de la Academia Española de Dermatología.

Así mismo, explica que el tabaco, después del sol, es la segunda causa más estudiada como afección en la piel. Los estudios epidemiológicos realizados hasta la fecha confirman que el riesgo de arrugas de las mujeres fumadoras es casi el triple respecto a quienes no consumen tabaco y el doble en el caso de los hombres.

La piel humana está expuesta a los efectos del humo del tabaco de una forma directa, esto incluye los labios, los cuales están implicados en primera línea al fumar cigarrillos, por ejemplo. Debido al contacto con el humo los labios sufren las consecuencias del tabaquismo, no sólo con enfermedades graves, sino también con aquéllas que afectan a su estética.

Lo conocido a nivel popular como «una mala vida» a veces puede ser el exceso de exposición al sol, al estrés, al tabaco, etc. Los enemigos son múltiples y atacan la oxidación celular, principal causa del envejecimiento. Una forma de poder reducir su efecto es evitar estos vicios y de esta forma se podrían lucir unos labios más sanos.

 

labios

Descubre: Cómo elaborar un exfoliante natural para el rostro y los labios

¿Protector casero para los labios?

La sabiduría popular sugiere preparar algunos protectores labiales caseros a base de productos naturales. Sin embargo, hasta la fecha no existe ningún estudio científico que respalde el uso de estos. Antes de hacer uso de ellos, se recomienda consultar con un dermatólogo para que, en base a un chequeo previo, pueda sugerir que tipo de protector labial pueda utilizarse.

Un protector labial casero puede prepararse con:

  • Cera de abeja.
  • Manteca de cacao.
  • Aceite de oliva o de almendra.
  • Unas gotitas de aceites esenciales (opcional)
  • Polvo de remolacha (para darle una coloración rojiza)

Para prepararlo, solo deberán colocarse todos los ingredientes en baño de María (excepto los aceites esenciales, que se añadirán al apagarse el fuego) y dejarlos hervir. Luego, hay que unir bien toda la mezcla para colocarla en moldes de botecitos o en labiales vacíos. Una vez se haya enfriado se endurecerá y ya estará listo para ser usado como protector labial natural.

Imágenes por cortesía de Terriko y tmblue

  • Lucía Fallas Morales; Ana Laura Corrales Solís; José Manuel Fernández Chaves (2018). Análisis de huellas labiales en una muestra de estudiantes de odontología de la Universidad de Costa Rica mediante la clasificación de Renaud: Estudio Piloto (Costa Rica). https://www.scielo.sa.cr/pdf/mlcr/v35n2/1409-0015-mlcr-35-02-20.pdf
  • Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (S/F). INFECCIONES POR VIRUS HERPES SIMPLE (España). https://www.aepap.org/sites/default/files/documento/archivos-adjuntos/infecciones_por_virus_herpes_simple_.pdf
  • Academia Española de Dermatología y Venereología (2009). Vicios actuales: su repercusión en la piel (España). https://aedv.es/wp-content/uploads/2015/04/vicios_en_la_piel.pdf