¿Cómo mantener nuestros labios sanos? - Mejor con Salud

¿Cómo mantener nuestros labios sanos?

Además de aplicar productos para humectarlos también es fundamental que nos hidratemos internamente para conseguir unos labios sanos. Además de beber mucho líquido es importante que tomemos grasas saludables y evitemos el tabaco

Los labios son una parte delicada de nuestro rostro que tendemos a olvidar cuando nos hidratamos y cuidamos el cutis, y sin embargo suele sufrir también los efectos del frío, el viento o la sequedad ambiental. Además, ¿Sabías que son también indicadores de la salud de nuestros órganos?

Te explicamos cómo cuidarlos, te ofrecemos algunos remedios para problemas como las fisuras o el herpes y te enseñamos a hacer un protector labial sencillo y casero con ingredientes naturales.

Problemas habituales en los labios

Hay personas que suelen sufrir habitualmente problemas labiales y que se ven obligadas a tratarlos específicamente con productos de farmacia. Si los padecemos demasiado a menudo recomendamos tener en cuenta que hay dos órganos que se reflejan en los labios: el bazo y el páncreas. Además, también se reflejan en el apetito y el gusto.

El bazo está relacionado con el sistema inmunitario y la digestión, y el páncreas con el uso de la glucosa, por lo que deberemos tener esto en cuenta a la hora de realizar un tratamiento concreto.

El herpes labial

El herpes es uno de los problemas más frecuentes y molestos en los labios. Hay personas que los sufren habitualmente y en cambio otras que no los han tenido nunca. Los herpes generalmente nos indican que hay una pequeña ulceración en la pared intestinal, y suelen aparecer después de trastornos emocionales o periodos de estrés. Por lo que recomendamos cuidar la alimentación, evitar el estreñimiento y realizar actividades relajantes. Además, desde que sintamos que empieza a aparecer el herpes aplicaremos una gotita de aceite esencial de árbol de té cada cuatro horas.

Los labios secos

Los labios tienden a secarse y agrietarse por culpa del clima (frío, viento, sequedad) pero también por una mala alimentación y una falta de hidratación. Recomendamos, por lo tanto:

  • Consumir grasas saludables: aguacate, aceites vegetales de primera presión en frío, frutos secos y semillas.
  • Beber agua, zumos e infusiones separados de las comidas.
  • Hidratar nuestros labios con protectores labiales naturales, sin sustancias químicas. En épocas de radiación solar, el protector debería tener también factor solar.
  • Evitar los pintalabios, que contienen metales pesados que ingerimos con facilidad por su proximidad con la boca y que además, resecan la piel y no dejan que respire a través de los poros.
  • Reducir el consumo de sal y alimentos salados.
  • Evitar el tabaco.

  • Podemos tomar homeopatía que nos ayudará a hidratar nuestro organismo en general, y repercutirá en nuestros labios: Tomaremos dos comprimidos de la Sal de Schüssler Natrium Chloratum tres veces al día, debajo de la lengua, y separados de las comidas, bebidas y sabores fuertes o mentolados (chicles, pasta de dientes, etc.)

labios secos Terriko

Labios hinchados o expandidos

Hay personas que tienen los labios hinchados o abultados. Aunque quizás no hayan considerado que esto es un problema, deben saber que puede ser un indicador de enfermedades intestinales. ¿Sufres estreñimiento, diarrea, ambos alternados, gases, indigestión, acidez, etc.? En caso positivo, los labios le serán de gran ayuda para valorar como se regula sus sistema digestivo.

labios tmblue

Labios apretados

Por otro lado, otras personas tienen unos labios apretados, rígidos o de formas ligeramente anormales. En este caso el significado hace referencia al hígado, la vesícula o los riñones. Si el labio inferior únicamente está seco, se agrieta fácilmente, puede ser también por problemas intestinales.

Un peeling semanal

Una vez a la semana podemos realizar un peeling pero siempre suavemente, ya que es una zona muy sensible y podríamos irritarla. El peeling nos ayuda a regenerar la piel.
Usaremos aceite de oliva o de sésamo con un poco de azúcar o bicarbonato. Masajearemos suavemente los labios, aclararemos y los hidrataremos bien.

Prepara tu protector labial casero

También podemos hacer nuestro propio labial mezclando partes iguales de cera de abeja, manteca de cacao y aceite de oliva o de almendra. Además, le podemos añadir unas gotitas de aceites esenciales con el sabor que queramos: de naranja, menta, rosa, árbol de té, etc.
Y si todavía lo queremos hacer más original, con polvo de remolacha le daremos un color rojizo.

Lo pondremos todo al baño maría (excepto los aceites esenciales, que los añadiremos al apagar el fuego) y lo dejaremos fundir. Lo mezclaremos bien y lo pondremos en moldes, botecitos o en labiales vacíos. Una vez se haya enfriado se endurecerá y ya estará listo para ser usado.

Imágenes por cortesía de Terriko y tmblue