Cómo mejorar el metabolismo y adelgazar

Yamila Papa Pintor·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
21 Noviembre, 2018
El sabor picante de la Cayena es producto de un compuesto químico, llamado capsaicina, que interviene en varios procesos metabólicos y cuenta, además, con propiedades antioxidantes.
 

Cada vez que nos alimentamos, el cuerpo se encarga de hacer la digestión y de repartir los nutrientes a cada órgano. El metabolismo es el responsable de convertir esos elementos en energía. Su ritmo está influido por la edad, el peso y el sexo. Si quieres saber cómo mejorar el metabolismo y adelgazar, no dudes en leer este artículo.

Cómo mejorar el metabolismo y bajar de peso

Cuanto más rápido sea el metabolismo, más calorías podrás quemar y, por supuesto, más rápido bajarás de peso.

Si no tienes el honor de estar en ese reducido grupo de personas que comen y no engordan, esta nota te será de mucha ayuda.

Evita alimentos envasados en BPA

Si bien la mayor parte de la obesidad se debe al poco ejercicio y a los malos hábitos alimenticios, los investigadores informan de que existe otro agente implicaco: el bisfenol A, mejor conocido como BPA. Este compuesto se encuentra en todo lo que consumes en envases de plástico.

Un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association encontró que los niños obesos tienen altas cantidades de BPA en sus cuerpos. Además, existen ensayos con animales en los que se observa la relación entre la exposición a disruptores endocrinos como el BPA y enfermedades como la obesidad.

 

Por ello, lo mejor es consumir frutas y vegetales crudos.

Añade alimentos con ácido fólico a tu dieta

Consume alimentos ricos en vitamina B9 (ácido fólico) para prevenir los efectos de aquellos que causan obesidad.

Además, existe evidencia de que el ácido fólico puede proteger contra los efectos perjudiciales de químicos estrogénicos como el BPA.

Come verduras crucíferas

Los vegetales crucíferos son una fuente importante  de vitaminas, entre ellas la B9. Escoge coles de Bruselas, repollo, coliflor, col rizada, acelga o brócoli.

Distintas revisiones han puesto de relieve sus propiedades para prevenir enfermedades metabólicas.

brocoli ulterior epicure

Reemplaza el refresco por agua o té

Los refrescos contribuyen al exceso de peso y se han vinculado a diferentes enfermedades.

 

Contienen jarabe de maíz de alta fructosa, cuyo consumo se ha relacionado con desórdenes metabólicos y cardiovasculares.

Desayuna

Empezar el día con un buen desayuno es un paso importante para asegurarte una excelente quema de calorías. ¿Por qué? Porque, si bien has pasado las últimas 6 ó 7 horas durmiendo, tu cuerpo ha estado trabajando diligentemente para reparar y reconstruirse a sí mismo y eso le cuesta mucha energía.

Saltarse el desayuno no ayuda a mejorar el metabolismo, porque lo último que tu cuerpo quiere hacer cuando está hambriento es quemar más calorías.

Ingiere yogur en la merienda

El yogur es una gran fuente de calcio y una opción de merienda saludable. En este sentido, el yogur griego es una alternativa muy interesante, porque contiene más proteínas que otros yogures y permite controlar el apetito, tal y como señalan algunas investigaciones que han explorado el efecto de su consumo en la merienda.

El yogur griego es una maravillosa opción para el desayuno o merienda. Si te gusta un poco de textura, considera agregar nueces, almendras o frutas a tu yogur griego.

 
para-que-sirve-el-yogurt

Disfruta del té y del café (con precaución)

Los beneficios del té verde son numerosos. Contiene EGCG, una catequina que ayuda a mejorar el metabolismo. El café contiene cafeína, que es un agente termogénico. Estas sustancias aumentan el calor en nuestro cuerpo y el consumo de energía.

Otra ventaja de beber bebidas calientes es que las consumes mucho más despacio que otros líquidos, algo que también ralentiza la ingesta calórica de la comida.

Duerme bien

La cantidad de horas de sueño depende de varios factores. Sin embargo, el promedio oscila entre las 6 y las 8 horas diarias. Si tus noches son reparadoras, al otro día te sentirás mucho mejor.

No dormir, por el contrario, puede tener consecuencias a largo plazo en nuestro peso corporal y metabolismo, lo que puede llegar a traducirse en obesidad y resistencia a la insulina.

 

Aumenta la intensidad de tus entrenamientos

Si haces ejercicio dos veces a la semana, trata de subir a cuatro. El organismo se acostumbra a la rutina, lo mismo que el metabolismo.

Si quieres que ambos estén bien entrenados y trabajen mejor, no dudes en añadir más días de gimnasio, o bien, aumentar las cargas o tiempo de entrenamiento.

Ejercicio-en-casa

Es importante incluir un intervalo de alta intensidad para que el organismo siga quemando calorías después de salir del gimnasio (efecto afterburn).

Por otra parte, los ejercicios de musculación son siempre muy útiles para fortalecer nuestros músculos y, además, porque obligan al metabolismo a quemar más calorías.

Consume especias picantes

Uno de los ejemplos más conocidos es la pimienta de Cayena, cuyo sabor picante se debe a su contenido en capsaicina.

 

En esta línea, existe cierta evidencia de que dicho componente puede intervenir en varios procesos vasculares y metabólicos. No obstante, es necesaria mayor investigación al respecto.

Come de forma consciente

Muchos dicen que hay que comer de forma racional y no con el instinto.

Por ejemplo, el pomelo es uno de los alimentos que ayudan a estimular el metabolismo. Escoge de manera consciente qué es lo que colocas en tu mesa a la hora de la comida o la cena.

comer-despacio

No lo olvides, además de mejorar el metabolismo, el mejor consejo para adelgazar es llevar un estilo de vida saludable y evitar el sedentarismo. Elige siempre alimentos por su valor nutricional y evita, sobre todo, los procesados o con alto contenido en azúcar.

Diseña los menús que mejor se adapten a ti para que no termines cansándote y, ¡disfruta comiendo!

 

 

  • Akar, F., Uludağ, O., Aydın, A., Aytekin, Y. A., Elbeg, S., Tuzcu, M., & Sahin, K. (2012). High-fructose corn syrup causes vascular dysfunction associated with metabolic disturbance in rats: Protective effect of resveratrol. Food and Chemical Toxicology, 50(6), 2135–2141. https://doi.org/10.1016/j.fct.2012.03.061
  • Briançon-Marjollet, A., Weiszenstein, M., Henri, M., Thomas, A., Godin-Ribuot, D., & Polak, J. (2015). The impact of sleep disorders on glucose metabolism: endocrine and molecular mechanisms. Diabetology & Metabolic Syndrome, 7(25). https://doi.org/10.1186/s13098-015-0018-3
  • Douglas, S. M., Ortinau, L. C., Hoertel, H. A., & Leidy, H. J. (2013). Low, moderate, or high protein yogurt snacks on appetite control and subsequent eating in healthy women. Appetite, 60, 117–122. https://doi.org/10.1016/j.appet.2012.09.012
  • Eng, Q. Y., Thanikachalam, P. V., & Ramamurthy, S. (2018). Molecular understanding of Epigallocatechin gallate (EGCG) in cardiovascular and metabolic diseases. Journal of Ethnopharmacology, 210, 296–310. https://doi.org/10.1016/j.jep.2017.08.035
  • He, K., Hu, F. B., Colditz, G. A., Manson, J. E., Willett, W. C., & Liu, S. (2004). Changes in intake of fruits and vegetables in relation to risk of obesity and weight gain among middle-aged women. International Journal of Obesity, 28(12), 1569–1574. https://doi.org/10.1038/sj.ijo.0802795
  • Patterson, R. E., & Sears, D. D. (2017). Metabolic Effects of Intermittent Fasting. Annual Review of Nutrition. https://doi.org/10.1146/annurev-nutr-071816-064634
  • Manchali, S., Chidambara Murthy, K. N., & Patil, B. S. (2012). Crucial facts about health benefits of popular cruciferous vegetables. Journal of Functional Foods, 4(1), 94–106. https://doi.org/10.1016/j.jff.2011.08.004
  • Manikkam, M., Tracey, R., Guerrero-Bosagna, C., & Skinner, M. K. (2013). Plastics Derived Endocrine Disruptors (BPA, DEHP and DBP) Induce Epigenetic Transgenerational Inheritance of Obesity, Reproductive Disease and Sperm Epimutations. PLoS ONE, 8(1), e55387. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0055387
  • McCarty, M. F., DiNicolantonio, J. J., & O’Keefe, J. H. (2015). Capsaicin may have important potential for promoting vascular and metabolic health. Open Heart, 2(1), e000262. https://doi.org/10.1136/openhrt-2015-000262
  • Mínguez-Alarcón, L., Gaskins, A. J., Chiu, Y.-H., Souter, I., Williams, P. L., Calafat, A. M. et al. (2016). Dietary folate intake and modification of the association of urinary bisphenol A concentrations with in vitro fertilization outcomes among women from a fertility clinic. Reproductive Toxicology, 65, 104–112. https://doi.org/10.1016/j.reprotox.2016.07.012
  • Murase, T., Misawa, K., Haramizu, S., Minegishi, Y., & Hase, T. (2010). Nootkatone, a characteristic constituent of grapefruit, stimulates energy metabolism and prevents diet-induced obesity by activating AMPK. American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism, 299(2), E266–E275. https://doi.org/10.1152/ajpendo.00774.2009
  • Patterson, R. E., & Sears, D. D. (2017). Metabolic Effects of Intermittent Fasting. Annual Review of Nutrition, 37(1), 371–393. https://doi.org/10.1146/annurev-nutr-071816-064634
  • Redman, L. M., Heilbronn, L. K., Martin, C. K., de Jonge, L., Williamson, D. A. et al. (2009). Metabolic and Behavioral Compensations in Response to Caloric Restriction: Implications for the Maintenance of Weight Loss. PLoS ONE, 4(2), e4377. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0004377
  • Sid, V., Wu, N., Sarna, L. K., Siow, Y. L., House, J. D., & O, K. (2015). Folic acid supplementation during high-fat diet feeding restores AMPK activation via an AMP-LKB1-dependent mechanism. American Journal of Physiology-Regulatory, Integrative and Comparative Physiology, 309(10), R1215–R1225. https://doi.org/10.1152/ajpregu.00260.2015
  • Taheri, S., Lin, L., Austin, D., Young, T., & Mignot, E. (2004). Short Sleep Duration Is Associated with Reduced Leptin, Elevated Ghrelin, and Increased Body Mass Index. PLoS Medicine, 1(3), e62. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.0010062
  • Trasande, L., Attina, T. M., & Blustein, J. (2012). Association Between Urinary Bisphenol A Concentration and Obesity Prevalence in Children and Adolescents. Journal of the American Medical Association, 308(11), 1113. https://doi.org/10.1001/2012.jama.11461
  • Wang, T., Li, M., Chen, B., Xu, M., Xu, Y., Huang, Y. et al. (2012). Urinary Bisphenol A (BPA) Concentration Associates with Obesity and Insulin Resistance. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 97(2), E223–E227. https://doi.org/10.1210/jc.2011-1989