¿Cómo mejorar la circulación en las manos?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 15 noviembre, 2018
El mantenimiento de buenos hábitos de vida puede ayudar a disfrutar de una mejor calidad de vida y mejorar ciertas molestias. A continuación te contamos más al respecto.

La mala circulación en las manos es una molestia que se percibe, sobre todo, por la sensación de frío, entumecimiento y hormigueo. Ahora bien, esto puede deberse a diversas razones, desde un trastorno circulatorio hasta una mala postura. Ante la inquietud, lo más oportuno es visitar al médico.

Una vez se tenga un diagnóstico, se deben seguir todas las indicaciones del médico y, de forma adicional, se puede recurrir a ciertas medidas muy sencillas, pero con un gran impacto a la hora de mejorar nuestra calidad de vida.

Para entender la importancia de estas medidas, repasaremos brevemente la importancia del flujo sanguíneo, así como de qué se trata la mala circulación en las manos, sus síntomas y causas más comunes.

La importancia del flujo sanguíneo

Un buen flujo sanguíneo o una ”Buena circulación” permite que el organismo obtenga todos los componentes necesarios para el metabolismo celular (oxígeno y glucosa) y la realización de varias funciones vitales.

Hay que recordar que, la sangre es una sustancia líquida que transporta hacia los tejidos del cuerpo: oxígeno, nutrientes, hormonas, anticuerpos y calor. A su vez, transporta dióxido de carbono y desechos desde los tejidos del cuerpo.

Sangre venosa.

Con un suministro deficiente de sangre, el organismo puede experimentar fallos y una disminución de la calidad de vida. En otras palabras, mientras menos oxígeno y nutrientes recibe un órgano, menor será su rendimiento.

En última instancia, la falta de oxígeno prolongada puede conllevar a una disfunción o la muerte. De allí la importancia de recibir atención médica y seguir las indicaciones pautadas por el profesional.

¿Qué son los trastornos circulatorios?

Los trastornos circulatorios son enfermedades que pueden afectar negativamente el flujo sanguíneo dado que se trata, ni más ni menos, que de obstrucciones que impiden que la sangre cumpla sus funciones. Ahora bien, se clasifican en dos categorías: agudos (cuando aparecen de forma repentina) o crónicos (cuando aparecen con el paso del tiempo y se mantienen).

Cabe destacar que los trastornos circulatorios pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Por otra parte, pueden aparecer como consecuencia de un estilo de vida poco saludable (sustentado en tabaquismo, alcoholismo, excesos y mala postura) o bien, diversas enfermedades, tales como: la arterioesclerosis, la diabetes mellitus y la hipertensión, entre otras.

Síntomas comunes

  • Dolor.
  • Piel reseca.
  • Calambres.
  • Hormigueo.
  • Inflamación.
  • Uñas débiles.
  • Sensación de frío.
  • Entumecimiento.
  • Pérdida de sensibilidad en las manos.

Medidas mejorar la mala circulación en las manos

Para mejorar la mala circulación en las manos, así como en otras partes del cuerpo, es necesario realizar algunos ajustes en el estilo de vida. En este sentido, si se lleva una dieta rica en sal, azúcar y grasas saturadas, es fundamental corregir este hábito.

1. Cambios en la dieta

Tanto si se sufre de un trastorno circulatorio que produzca mala circulación en las manos u otras partes del cuerpo como si no, es importante llevar una dieta balanceada. Resulta muy conveniente aprender a aprovechar los alimentos ricos en fibra y bajos en grasas, por ejemplo.

Los frutos secos, el tomate, y especias como la cúrcuma tienen propiedades que favorecen la circulación sanguínea.

Además de una buena dieta, la ingesta de líquidos y, sobre todo, agua y zumos naturales, es importante. Esta favorece la obtención de nutrientes, la hidratación y, por supuesto, la micción, que resulta muy conveniente a la hora de aliviar inflamaciones (uno de los síntomas más molestos de la mala circulación).

2. Higiene postural

Para mejorar la mala circulación en las manos, es necesario cuidar la higiene postural y procurar darle movimiento al cuerpo. Y en caso de que se deba permanecer en una misma postura por largos periodos de tiempo, se recomienda realizar los siguientes ejercicios: 

  • Girar la muñeca, lentamente, cada 15 minutos, por lo menos unas 20 veces hacia cada lado.
  • Abrir las manos, estirar los dedos, tanto como se pueda, lentamente, y luego, cerrarlas en puño. (10 repeticiones por cada mano).
  • Utilizar pelotas antiestrés cada 10 minutos. Estas ayudarán a relajar los músculos de las manos y, por ende, favorecer el flujo sanguíneo.
  • Juntar las manos en postura de oración, separar las palmas y mantener juntos solamente los dedos durante 1 minuto. Luego, se debe realizar lo contrario, es decir, juntar las palmas y separar los dedos.

3. Ejercicios

El ejercicio regular es fundamental para mejorar la mala circulación. Por ello, siempre se recomienda realizar, por lo menos, 30 minutos de actividad física al día. Y dado que las mano no son una parte aislada del cuerpo, al trabajar las extremidades superiores, estas también se verán beneficiadas con el movimiento.

¿Qué hacer en caso de duda?

Consulta a tu médico si tienes cualquier duda relacionada con el tratamiento de tu problema o acerca de las medidas mencionadas anteriormente. Él será la persona más calificada para ofrecerte la información y consejos que necesitas. Asimismo, debes evitar recurrir a remedios naturales al azar, ya que estos pueden tener efectos contraproducentes para el organismo.