Cómo mejorar la circulación desde casa

Carolina Betancourth·
23 Marzo, 2020
Si consideras que sufres de mala circulación, acude a tu médico para que te evalúe. Una vez te indique el diagnóstico, deberás seguir sus indicaciones y poner en práctica buenos hábitos de vida.

Para mejorar la circulación sanguínea es fundamental mantener un estilo de vida saludable. Ahora bien, ¿Qué significa esto? Pues bien, quiere decir que debemos corregir todos aquellos hábitos que no brinden ningún beneficio.

Es cierto que, ante la mención de la necesidad de realizar cambios en el estilo de vida, puede sentirse cierta intimidación o miedo. Pero la verdad es que resulta muy beneficioso atreverse a dar el primer paso a corto, mediano y largo plazo.

Hay que tener en cuenta que mantener hábitos de vida poco saludables puede promover la aparición de todo tipo de molestias que, en el día a día, vienen a traducirse como diferentes impedimentos que dificultan el bienestar.

Señales de mala circulación

Varices en las piernas, un signo de mala circulación samguínea.

Cuando existe un problema o trastorno circulatorio, se suelen manifestar una serie de síntomas que, si bien pueden asociarse a otras afecciones, también alertan de mala circulación sanguínea.

A continuación te enumeramos los más comunes para que puedas identificarlos. Si experimentas varios de estos síntomas, no dudes en acudir al médico para que ofrezca un diagnóstico y puedas empezar un tratamiento cuanto antes.

  • Hormigueo
  • Calambres
  • Entumecimiento
  • Retención de líquidos
  • Sensación de frío
  • Cabello y uñas débiles
  • Resequedad de la piel
  • Aparición de venas várices
  • Cicatrización lenta de heridas
  • Inflamación de las extremidades
  • Aparición de hematomas en las piernas
  • Pérdida de sensibilidad y fuerza en las extremidades

Descubre: 8 dolencias que puedes sufrir por tener una mala postura corporal

Consejos para mejorar la circulación desde casa

Mujer bebiendo agua mientras practica deporte.

Por suerte, además del tratamiento médico que estemos siguiendo, es posible mejorar la circulación desde casa con un simple cambio de hábitos. Vamos a dividir nuestros consejos en dos: por un lado, tenemos los cambios en la dieta y, por otro, en el estilo de vida.

Es importante combinar los dos para que estos se complementen mutuamente y potenciar así sus beneficios. Pueden parecer muchos cambios, pero verás que son muy sencillos. Si te resulta más cómodo, puedes incorporarlos progresivamente a tu rutina diaria.

Cambios en el estilo de vida

  • Corregir el tipo de vestimenta y calzado; es decir, aprender a usar ropa cómoda, evitar las prendas ajustadas y el uso de tacones durante periodos de tiempo prolongados.
  • Poner en práctica una rutina de ejercicios de bajo impacto. Es importante realizar, al menos, 30-40 minutos de actividad física al día para poder activar el flujo sanguíneo y mejorar la circulación. Y es que diversos estudios muestran que este puede ser un gran aliado de nuestra salud cardiovascular.
  • Mantener una buena higiene postural.
  • Practicarse un masaje estimulante para ayudar a aliviar las molestias.
  • Elevar las piernas, al final del día, por lo menos 5-10 minutos.

Cambios en la dieta

  • Eliminar el consumo de alcohol y café y, en su lugar, aumentar la ingesta de agua y bebidas naturales que ayuden a nutrir el organismo y eliminar los líquidos acumulados.
  • Incluir en la dieta alimentos ricos en potasio. Y es que, como muestran algunos estudios, este ayuda a estimular la circulación sanguínea. Podemos encontrarlo, por ejemplo, en cereales y frutos secos, que además son una rica fuente de fibra.
  • Asimismo deberíamos evitar el consumo excesivo de carne, ya que la grasa que esta contiene no es muy positiva en sus aportes para tener una buena circulación. En general, se suele desaconsejar la ingesta masiva de carne roja, pero algunas investigaciones han encontrado los mismos efectos en otros tipos de carne.
  • Consumir de forma regular alimentos ricos en antioxidantes y vitamina C, ya que ayudarán a fortalecer la salud cardiovascular. Los alimentos ricos en esta vitamina son principalmente los cítricos como: limón, naranja, toronja, kiwi, y otras frutas como la guayaba, la fresa y el melón.
  • También se recomienda el consumo de alimentos ricos en vitamina E, la cual se puede encontrar en vegetales de hojas verdes como espinaca, lechuga o brócoli, entre otros.
  • Por último, es necesario dar al agua la importancia que se merece, pues es fundamental hidratar el organismo. Además, promueve la liberación de toxinas de la sangre y, por tanto, favorece una correcta circulación.

Recomendaciones adicionales

Para poder disfrutar de una buena circulación de la sangre, es muy importante que, además de poner en práctica los consejos anteriores, se reduzca el consumo de sal o sodio, ya que esta sustancia promueve la retención de líquidos y la  inflamación. Es preferible aprender a condimentar las comidas con hierbas aromáticas y otras especias.

También se puede agregar a la preparación de varias recetas un poco de jengibre, ya que este alimento ayuda al sistema digestivo a absorber mejor los nutrientes, entre otros beneficios. Y al mejorar la absorción de nutrientes, la sangre se enriquece y esto conlleva a una mejor oxigenación del organismo.

Al seguir las indicaciones y recomendaciones anteriormente mencionadas podrás dar un paso adelante para garantizar un buen funcionamiento de tu organismo. Ten en cuenta que una buena alimentación e hidratación, combinadas con el ejercicio físico regular, pueden generar un bienestar duradero.