Cómo mejorar la inmunidad de nuestro hígado

Valeria Sabater 16 octubre, 2014

El hígado es ese órgano imprescindible que fortalece nuestra inmunidad, nuestra capacidad para defendernos de enfermedades y eliminar tóxicos de nuestro organismo. ¿Qué tal anda entonces la inmunidad de este órgano en tu cuerpo? No te preocupes, en el siguiente artículo te damos unas sencillas pautas para que eleves su salud y te sientas protegida.

Nuestro hígado y la importancia de su inmunidad

Seguro que has oído hablar alguna vez de las enfermedades autoinmunes. Se suceden cuando las células inmunitarias de nuestro hígado encargadas de protegernos, se alteran y efectúan lo contrario de lo que deben: atacar a las células sanas. No diferencia los tejidos sanos de los agentes dañinos externos y empieza a atacarlos. Todo esto desemboca en enfermedades graves como diabetes tipo I o la hepatitis autoinmunitaria. Algo a tener en cuenta. De ahí la importancia de cuidarnos, de alimentarnos correctamente y de llevar unos hábitos de vida sanos donde no exista el tabaco y el alcohol, por ejemplo. Todo ello nos permitirá que el hígado siga cumpliendo sus funciones habituales, ¿Recuerdas cuáles son? Aquí las tienes:

  • Convertir el azúcar glucosa en glicógeno, para almacenarlo. Junto con vitaminas, hierro y minerales.
  • Las células hepáticas se encargan de sintetizar proteínas y sustancias el colesterol.
  • Producir la bilis que descompone la grasa de los alimentos.
  • Y cómo no, depurar nuestra sangre, eliminar químicos, toxinas y elementos dañinos que nos vienen de fuera.

Claves para fortalecer nuestra inmunidad hepática

1. Evita las grasas saturadas

Grasas

Todos sabemos que no son nada saludables y sin embargo, las consumimos. Muchas de nuestra repostería, de salsas, de dulces, de muchos de nuestros panes y platos variados, dispones de esas grasas y harinas refinadas que tan mal procesa el hígado. Lo intoxica, lo satura e impide que pueda ejercer sus funciones normales. Al mermar su salud, bajamos su inmunidad. Es un riesgo que no vale la pena correr.

2. Evita el estreñimiento

estreñimiento

El acumular en nuestro intestino elementos de desecho, tiende a colapsar el organismo y a afectar a nuestro hígado. Demasiadas toxinas, demasiados elementos nocivos que poder procesar que van dañando también su equilibrio interior. Intenta consumir fibra, vegetales frescos, fruta, y aquellos alimentos que contengan de bacterias lactobacillus.

3. Elige bien el pan que consumes

pan lino bookchen

Un alimento que consumimos a diario y que suele tener muchos elementos artificiales, es el pan. Sería ideal que probaras el pan de centeno, de avena o de cebada, son más sanos y naturales. Otra opción saludable son los crackers de arroz, de centeno o pan de pita, siempre sin levadura. Evita mezclarlos con mantequilla o margarina.

4. Obtén proteínas de los  vegetales antes que de las animales

legumbres6

¿Por qué? siemplemente porque son más sanas, porque las procesamos mejor y porque son mejores para la inmunidad de nuestro hígado. En ocasiones la carne que comemos está tratada, los animales suelen ser hormonados para que crezcan más rápido, y esos elementos siguen patetentes en la carne que consumimos. Elementos ellos que dañan nuestro hígado. Mantén entonces una dieta balanceada donde eleves más las proteínas vegetales que nos ofrecen las legumbres, como por ejemplo la alubia, habas, guisantes,  garbanzos, lentejas…También las semillas son muy adecuadas y saludables, en especial la linaza, girasol, sésamo y calabaza. Son fuentes de fibra, proteínas y  ácidos grasos esenciales.

5. Beber abundante agua

Beber-agua-saciedad

Te lo hemos comentado en numerosas ocasiones, es imprescindible que consumamos de 8 a 12 vasos de agua al día. Con ello mejoramos la funcionalidad de muchos de nuestros órganos, como los riñones y el hígado. Las células se se hidratan y mejoran su función, depuramos el organismo, eliminamos toxinas y grasas… es fundamental. Si ves que te cuesta un poco beber dos litros al día, añade un poquito de jugo de limón y verás qué bien te sienta.

6. Ayúdate de infusiones saludables

Infusiones para adelgazar

1. El diente de león

Ya conoces los grandes beneficios del diente del león. Un gran aliado del hígado y la  bilis, nos ayuda a purificar la sangre, mejorando la funcionalidad de nuestro cuerpo. Un tónico excelente que además es laxante, diurético, anti-inflamatorio, y un tónico vesicular.

Puedes hacerte dos infusiones al día después de tus comidas principales.

2. El cardo mariano

Excelente y maravilloso para tratar la salud del hígado mejorando su inmunidad. El cardo mariano actúa como protector y regenerador del hígado,lo desinflama y es un gran antioxidante. Puedes encontrarlo en tiendas naturales en forma de cápsulas o en infusión para tratar el hígado.

3. La alcachofa

La alcachofa es un vegetal delicioso que actúa además como un tónico amargo capaz de restaurar el hígado y de proteger su inmunidad. Además logra purificar la sangre y de desinflamarnos. Para beneficiarnos de ella podemos hervir una alcachofa hasta que ésta quede blandita. Nos beberemos su agua a lo largo de un día mezclada con el jugo de medio limón. Lo ideal es que no salga un litro de la infusión de la alcachofa. En las tiendas naturales también dispondrás de cápsulas, que puedes tomar bebiendo jugos naturales. Las dosis son unos 300 miligramos al día. Es excelente para la inmunidad de nuestro hígado.

Te puede gustar