Cómo mejorar naturalmente la fibrosis pulmonar

Estas recomendaciones pueden ayudarte a mejorar la condición y complementar tu tratamiento médico, pero nunca deberás sustituir este ni realizar cambios sin consultar antes con el especialista

La fibrosis pulmonar pulmonar es una enfermedad que suele afectar en mayor medida a personas entre los 50 y los 70 años, es una patología seria que limita nuestro día a día en muchos aspectos: cansancio, agotamiento, dificultad para respirar… de ahí la necesidad de un temprana intervención con la que paliar su avance y permitirnos obtener así una adecuada calidad de vida.

Nosotros te aportamos una serie de recomendaciones naturales con las que acompañar tu tratamiento médico, siempre indispensable, pero nunca está demás conocer cómo completarlo de un modo natural con una dieta adecuada, con unas indicaciones acertadas con las que permitirte hacer más fácil esta enfermedad.

Causas de la fibrosis

La fibrosis pulmonar surge cuando nuestros alvéolos, esos pequeños saquitos de los pulmones encargados de realizar en intercambio entre el aire respirado y la sangre, empiezan a volverse fibrosos y rígidos hasta formar una especie de cicatriz donde es difícil que cumplan ya su función. Están inflamados, y ello provoca que nos cueste respirar, que estemos cansados.

Y la curiosa realidad de esta enfermedad es que sus causas no están del todo claras, de ahí que se la llame también “fibrosis pulmonar idiopática”, porque los expertos no han delimitado aún con certeza qué la origina; pero aún así, existen algunos factores que pueden determinarla:

  • Exposición a determinados materiales como gases, humo, plomo, latón, madera del pino, serrín, polvo de carbón, asbesto, radiaciones polvo de sílice .. Incluso nuestros edredones y almohadones de plumas o plumón pueden originarla si somos sensibles a ellas y si la exposición es muy continuada en el tiempo.
  • Algunos medicamentos como la bleomicina, también la quimioterapia…
  • Enfermedades como el lupus, la artritis reumatoidea.

Síntomas

  • Sentimos una clara debilidad al realizar cualquier esfuerzo.
  • Dificultad para respirar.
  • Tos persistente
  • Sonidos pulmonares.

Será pues nuestro médico quién tras un completo examen mediante radiografías, broncoscopias, pruebas de función pulmonar… etc, determinarán el correcto diagnóstico y el posterior tratamiento.

Tratamiento natural para mejorar la fibrosis pulmonar

el-ajo-cuida-de-nuestra-salud
Se recomienda tomar un pedacito de ajo en las mañanas, puesto que es muy saludable y nos ayudará a empezar del mejor modo.

Los pequeños cambios que podamos hacer en nuestra dieta encaminados siempre a la búsqueda de nutrientes, a limpiar nuestro organismo, y a equilibrar el pH de nuestro nivel en sangre, nos van a ayudar sin duda a complementar la intervención médica, a ayudarnos en nuestro día a día, y a estar más sanos. La voluntad y el deseo por mejorar son dos cualidades indispensables, nunca hay que olvidarlo.

Señalar que en la dieta que te recomendamos son básicos los zumos y las frutas, idóneos para el tratamiento de la fibrosis pulmonar.

  • Zumo de limón en ayunas: Imprescindible para limpiar nuestro organismo al iniciar el día.
  • Zanahorias: Son antioxidantes, ricas en vitamina A, mejoran la circulación y contienen betacaroteno, beneficioso sin duda para esta patología. Es muy práctico por ejemplo hacernos un zumo licuando zanahoria y un poco de remolacha; la beberemos a sorbos sin colar.
  • Zumo de arándanos con piña: Poderosos antioxidantes. El pigmento azul del arándano por ejemplo contiene anthocianina, perfecto para enfermedades de la circulación de la sangre.
  • Zumo de tomate: Muy nutritivo y otro más de la familia de los antioxidantes; contiene hierro, fósforo, vitaminas C, E, y A… idóneos para problemas cardiovasculares.
  • Ciruelas: Las debemos tomar con el estómago ya vacío, por ejemplo por la tarde y cuando ya hayan pasado unas cuántas horas desde nuestra última comida. Contienen varios nutrientes, vitaminas, y son muy útiles para disminuir el colesterol. Todo ello hará que la circulación vaya siendo más óptima beneficiando de ese modo nuestra enfermedad.
  • Aloe: Tiene un maravilloso poder regenerativo, y, además, depura nuestro cuerpo de toxinas. Podemos tomar su jugo mezclado con agua y zumo de zanahoria.

¡No tomes nada de…!

Dulces con mucho azúcar (puedes sustituir tus dosis de azúcar por miel), leche de vaca, carnes rojas, embutidos, alcohol...
Dulces con mucho azúcar (puedes sustituir tus dosis de azúcar por miel), leche de vaca, carnes rojas, embutidos, alcohol…

Te recomendamos también llevar una vida más relajada evitando situaciones de estrés, las enfermedades hay que asumirlas con una mezcla de tranquilidad y desafío… el desafío de querer mejorar, de seguir la dieta más recomendable para tu organismo, de sazonar tu día a día con el optimismo necesario como para encontrar el equilibrio adecuado con el que estar bien contigo mismo y asumir cualquier dolencia, con toda la fuerza posible.

Te puede gustar