Cómo mejorar nuestra concentración

Ekhiñe Graell· 18 diciembre, 2019
Cada persona tiene sus circunstancias, por lo que es posible que los métodos para concentrarse de unos no sirvan para otros. Busca el que más se adapte a ti

La concentración mental es un proceso psíquico que se realiza por medio del razonamiento. Consiste en centrar voluntariamente toda la atención de la mente sobre un objetivo, objeto o actividad que se esté realizando o pensando en realizar en ese momento, dejando de lado toda la serie de hechos u otros objetos que puedan ser capaces de interferir en su consecución o en su atención.

A veces, mantener la atención y concentrarse en algo puede resultar complicado. Si tienes problemas con la atención de este artículo puede ser útil. Descubre cómo mejorar tu concentración.

A continuación se detallan algunas sugerencias para mantener la atención y concentrarse. Sin embargo, es importante destacar que estos métodos no están avalados por un profesional y que podrían no funcionar. En ese caso, te recomendamos que consultes con un profesional de la salud mental. Él o ella te ayudarán a crear estrategias para tu atención.

Método 1: Soluciones rápidas

Haz un recuento de las veces que te distraes

Hacer un recuento de todas las ocasiones en las que tu mente se distrae en una tarjeta de 3×5, podría ayudarte a mejorar la concentración:

  • Divide la tarjeta en tres secciones: mañana, tarde y noche.
  • Cada vez que te descubres con tu mente vagando, haz una pequeña marca en la casilla correspondiente.
  • Después de muy poco tiempo encontrarás que tu mente no vagará tantas veces, solo por mantener una cuenta.

Ser consciente del problema es el primer paso y este método te ayuda a mantenerte muy al tanto de cada vez que pierdes la concentración. La conciencia de lo que estás haciendo, con el tiempo te ayudará a mejorar tu concentración, sin ningún esfuerzo añadido.

Así,probablemente seas más capaz de identificar tus momentos más vulnerables. Digamos que tú encuentras una gran cantidad de conteos durante la mañana, cuando todavía estás cansado y la mente es probable que esté a la deriva. Eso es una señal de que podrías estar mejorando por dormir más o por comer un desayuno saludable.

Elige tus horas de descanso

Establece determinados momentos durante el día con el fin de dejar vagar tu mente o dejar a la deriva la concentración. Si tienes un tiempo determinado durante el día: Por ejemplo, si tu tiempo de deriva es a las 17:30 todos los días, al volver de la escuela o trabajo. Puede ser menos probable que pierdas la concentración entre las 11:00 y 15:00.

Si uno aprende a dejar descansar la mente durante cualquiera de las horas autorizadas, podrá lograrse establecer un tiempo para el descanso. Así podría resultar más fácil tratar de mantener el cerebro concentrado en cualquier tarea que tengas que realizar.

Descansa tu cerebro cada hora

Descansa tu cerebro cada hora para mejorar la concentración

Recuerda que debes dar a tu cerebro un pequeño descanso por lo menos cada hora, a lo sumo cada 30 minutos. Si tu cerebro tiene que concentrarse durante varias horas a la vez, se pierde la potencia de procesamiento y la concentración de los niveles de deslizamiento.

Lo mejor es darle espacio a tu proyecto y tomar descansos. De este modo podrás reanudar tu concentración y mantener tu atención.

Termina una tarea antes de comenzar con otra

Practica hacer una cosa a la vez y hacerlo hasta el final. Si saltas por todas las tareas y empiezas un nuevo proyecto antes de que hayas terminado el último, los que le estás diciendo a tu cerebro es que está bien cambiar de un tema a otro.

Si deseas mejorar tu concentración, te recomendamos empezar a convencer a tu cerebro para que termine una tarea antes de pasar a la siguiente. Aplica esta filosofía a tantas tareas diferentes en tu vida como sea posible.

Puedes llegar a pensar que terminar un libro antes de empezar el otro no tiene nada que ver con terminar un trabajo antes de empezar con otro. No obstante, son muy parecidos si lo piensas. Incluso las tareas más pequeñas tienen repercusiones en otras partes de tu vida.

Utiliza la técnica de “estate aquí y ahora”para ayudarte a recuperar la concentración cuando te distraigas un momento. Practica esto en una variedad de ambientes, tales como:

  • En conferencias de clases donde la gente se mueve o tose y continúa con lo tuyo sin tener que mirar a ellos.
  • Cuando hablas con alguien mantén tu atención en la persona, mírala a la cara y ten en cuenta lo que esta dice.

Trabaja en tu escritorio, no en tu cama

No trabajes en tu cama, sino en tu escritorio.Tu cama es donde duermes, tu escritorio es donde trabajas y te concentras.

Tu mente hace este tipo de asociaciones de manera inconsciente. Esto significa que estás enviando una señal de “sueño” a tu cerebro si estás tratando de trabajar en tu cama.

Esto es contraproducente, porque en realidad estás pidiendo a tu cerebro hacer dos cosas a la vez: concentrarse y dormir. Por lo tanto, pide a tu cerebro concentrarse o dormir bien, eligiendo a tu lugar de trabajo con cuidado.

Prueba la estrategia de los cinco más

Estrategias para mejorar la concentración

Los cinco más es una regla simple. Cada vez que te sientas que vas a perder la concentración,dile a tu cerebro que haga cinco más de lo que estabas haciendo.

Si se trata de problemas matemáticos, haz cinco problemas más. Si se trata de la lectura, lee cinco páginas más. Si se trata de concentrarse, haz cinco minutos más. Determina la energía al máximo al hacer cinco más de lo que estabas haciendo.

Método 2: Soluciones a largo plazo

Duerme bien

Un factor clave que afecta a la concentración es el descanso. La concentración requiere que tu mente esté tranquila. Pero tu mente puede tender a dispersarse si no estás bien descansado.

Asegúrate de que recibes la cantidad correcta de sueño en el momento adecuado. También debes tener un tiempo de sueño regular lo que puede ser la clave para la concentración.

Dormir lo justo es lo ideal, levantarse justo cuando suena el despertador. Quedarse dormido interrumpe tu ritmo natural y puede hacer que te conviertas en perezoso. Evita esto a fin de tener una alarma para despertarse a tiempo.

Haz un plan

Siempre ten un plan para lo que estás haciendo. Cuando te sientas a trabajar sin un plan, puedes quedar atrapado en actividades como correos electrónicos, redes sociales y navegando por la web.

Sin un propósito, estarás perdiendo tu tiempo. Podrías distraerte por una variedad de pensamientos persistentes en lugar de dedicar toda tu atención a una tarea importante. Para evitar esto, haz un plan claro que se ajuste a tus necesidades de antemano.

Toma 5 o 10 minutos de descanso en el medio y utiliza este tiempo para revisar el correo electrónico. A continuación, cierra la bandeja de entrada y pasa a tu tarea más importante. Al hacer un plan, asegúrate de asignar tiempo suficiente para el entretenimiento, los estudios y el sueño.

Medita

La práctica de la meditación, sin duda, mejorará nuestra capacidad de concentración. En realidad, cuando tratamos de meditar, es la concentración lo primero que tenemos que dominar.

Un período diario de la meditación puede darnos la oportunidad de trabajar en técnicas de concentración. Pruébalo y verás los resultados.

Elige un lugar específico para trabajar

Escoge un lugar de tu elección para la concentración. Es obvio que algunos lugares son mejores que otros. Las bibliotecas escolares, salas de estudio y escritorios son las mejores.

Por encima de todo, el lugar que elijas no debe ser una distracción. Trata de mantenerte alejado de otras personas si requieres concentrarte en tu trabajo.

Consume una dieta balanceada

Dieta para la concentración

Si quieres dominar el arte de la concentración, es necesario consumir una dieta controlada y equilibrada. Comer en exceso crea una enorme carga de la digestión y puede hacer que te sientas incómodo y con sueño.

Consumir comidas ligeras y saludables puede ayudarte a maximizar tu capacidad de concentración. Es probable que al final encuentres que necesitas menos comida de lo que piensas para satisfacerte.

Practica ejercicio

Haz ejercicio con frecuencia. La capacidad de concentración depende también de nuestro bienestar físico.

Si estamos cansados, insalubres y afligidos por numerosas dolencias menores, la concentración será más difícil. Por supuesto, la concentración es posible, pero será más difícil.

Sin embargo, tenemos que tratar de hacer la vida más fácil para nosotros. Por tanto, tenemos que darle una alta prioridad a la salud física.

Toma descansos

Para aumentar la concentración, toma descansos y mezcla tu entorno. El trabajo continuo en el mismo lugar puede volver loco a cualquiera.

Tomar descansos constantes puede resolver este problema. Esto hará que te actives y estés más interesado en el tema.

Practica estas técnicas para una buena concentración

Debes saber que la práctica hace al maestro. La concentración es una actividad como cualquier otra. Es evidente que mientras más la practiquemos, mejor será nuestra concentración.

No esperaríamos llegar a ser un corredor fuerte sin hacer algún tipo de formación. Del mismo modo, la concentración es como un músculo, cuanto más ejercitamos más fuerte se vuelve.

Consejos

  • Tómate un momento para concentrarse en lo que debes llevar a cabo. No te dejes distraer por los problemas o preocupaciones. Establece un sistema de premios para ti.
  • Prométete recompensas por mantener la concentración.
  • Cada vez que pierdas la confianza, piensa en tus logros pasados.
  • No te fuerces si tu mente sigue vagando. No ayuda en absoluto.
  • Crea un ambiente acogedor y tranquilo para ayudarte a concentrarte.
  • Tienes queplanificar tu propio horario para estudiar o trabajar.
  • Divide tu tiempo para completar los temas que estás estudiando o trabajando.
  • Cuando encuentres que tus pensamientos se desvían de lo que deben concentrarse, redirígelos. No dejes que se extravíen.
  • Si estás demasiado dormido para concentrarte, es muy dudoso que puedas ser capaz de terminar un párrafo de un libro que está leyendo o lo que estés llevando a cabo.
  • En la escuela y el trabajo da tu máximo para cada tarea a realizar y toma los últimos cinco minutos de la lección como descanso.
  • Si no estás decidido a hacerlo es probable que estés perdiendo el tiempo.
  • Recuerda que las mejores personas no lograrán nada si carecen de concentración.
  • No trabajes en un lugar lleno de gente, ya que llegaras a perder la concentración.

Recuerda que lo que aquí hemos descrito son consejos que podrían no funcionar en tu caso. Te recomendamos consultar con un profesional de la psicología si crees que tienes problemas para concentrarte a diario.

  • Konnikova, M. (2013). The power of concentration. New York Times. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004
  • Woods, B., Aguirre, E., Spector, A. E., & Orrell, M. (2012). Cognitive stimulation to improve cognitive functioning in people with dementia. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.cd005562.pub2
  • Baltzell, A., & Cote, T. (2017). Mindfulness. In Applied Exercise Psychology: The Challenging Journey from Motivation to Adherence. https://doi.org/10.4324/9780203795422
  • Boucheron, S., Lugosi, G., & Massart, P. (2015). Concentration Inequalities. A nonasymptotic theory of independence. CEUR Workshop Proceedings. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004