Cómo mostrar interés por la lectura a un niño

Thady Carabaño · 25 diciembre, 2018
Leer no solo es necesario para el aprendizaje. También es un hábito y un placer que se cultiva desde pequeños. Para tener niños lectores es necesario que los padres también lo sean.

Para tener niños lectores hay que ser padres lectores. Para inculcar el interés por la lectura nada funcionará mejor que el ejemplo. Enseñar a los niños el placer que significa leer implica varias cosas.

Por un lado, que puedan disfrutar tanto de la lectura individual como una oportunidad para aprender y entretenerse. Y también por las opciones que brinda para compartir momentos de encuentro e intercambios con los demás.

La lectura de un solo libro puede marcar a un niño y hacerlo fanático de un autor o género para siempre. Leer es un hábito que se cultiva desde una edad temprana, cuando los niños apenas están aprendiendo a hablar y los padres nos sentamos a leerles un cuento.

¿Cómo despertar el interés de la lectura en tu hijo?

Niña tumbada en el sofá lee un libro.

Podemos comenzar a leer a nuestro hijo desde que está en el vientre materno. Escuchar el tono y la entonación que demos a la lectura será una forma de comunicación con la madre y el comienzo de un hábito fascinante.

Una vez que nacen, puedes encontrar libros dedicados a bebés. Los grandes dibujos y vibrantes colores de este tipo de libros son su primer acercamiento a los libros. A partir del primer año de vida puedes comenzar a leerles cuentos infantiles acordes con su edad.

Para despertar en el niño el interés por la lectura comienza leyendo a diario. Esa rutina de leer antes de acostarse puede ser uno de los momentos más gratos en cualquiera de nuestros días acelerados. Sin embargo, hay que insistir un poco más. Te decimos cómo hacerlo a continuación.

Tal vez te interese: 6 tips para fomentar los dones de tu hijo.

1. Lee a tu niño en voz alta

A los niños les fascina que les lean. Es una práctica genial para incentivar no solo el amor a la lectura, sino también para enriquecer el lenguaje. Seguramente, habrá libros que leerás una y otra vez. Aunque te parezca aburrido volver a leer lo mismo, te aseguramos que tu hijo lo seguirá disfrutando como el primer día.

2. Deja libros a la vista

Tiene que haber libros al alcance de la mano de tu hijo. En su cuarto, al lado de tu cama, llévalos cuando os vais de vacaciones o cuando viajas en el metro o subterráneo, siempre debe haber uno o más libros que puedan ser tomados y leídos, aunque sea por pocos minutos cada vez. También puedes crear un rincón de lectura en casa.

3. Sigue leyendo aún cuando ya lean

Aunque el niño aprenda a leer, igual le encantará que le sigas leyendo. Es uno de esos momentos imborrables en los que están cerca y comparten. Los niños se relajan y te escuchan. Aprenden que los libros encierran mágicos momentos que vale la pena compartir en familia.

Niño sentado en la cama rodeado de peluches lee un cuento infantil.

4. Aprovecha los libros llevados al cine

Son muchas las películas o series de televisión que están inspiradas en libros. Después de ver la película, recurre al libro para descubrir juntos cómo recrearon las escenas o la historia, o qué está en el libro pero no en la película. También pueden hacer el ejercicio a la inversa. Después de leer el libro primero, se puede buscar la película.

5. Busca libros nuevos

Incluye las visitas a librerías y bibliotecas entre los paseos familiares de la semana. Las librerías de segunda mano pueden esconder grandes tesoros que vale la pena encontrar. Llévense a casa no solo los libros que van a leer juntos. También debe ver que llevarás libros para ti.

6. Interactúa con la tecnología

Dispositivos como Kindle, Nook o iPad pueden ser tus aliados para promover el interés por la lectura. El formato electrónico es muy atractivo para niños o para reacios a leer. Sin embargo, aunque los libros interactivos son atractivos, pueden inhibir la comprensión lectora. Usa el recurso, pero sin obviar los libros impresos de siempre.

7. Vale leer de todo

La variedad de títulos y temas despierta el interés. Aunque los cuentos infantiles acaparan las preferencias, también pueden leer otros libros: didácticos o informativos. Si a tu hijo le gustan los piratas, dinosaurios o planetas, busca los libros sobre esos temas. Los clásicos o los cómics son buenas opciones para los niños.

Quizás te interese leer: ¿Cómo deben ser motivados los niños en su etapa educativa?

8. Participa en eventos de promoción de lectura

Seguramente en tu localidad hay librerías que organizan jornadas de lecturas de cuentos. Lleva a tus niños a disfrutar de la lectura que hacen otras personas. Asiste a ferias del libro, son grandes oportunidades para encontrar variedad de libros y de precios. También permiten el encuentro con los autores, que es otro modo de acercarse a los libros.

Padre leyendo un libro a su hija.

Leer: un hábito familiar

Como dijimos al inicio de esta publicación: para tener un niño que le guste leer, tiene que ver a sus padres disfrutar con la lectura. Los niños aprenden lo que ven e incentivar el interés por la lectura no escapa de ello.

Disfruta de la lectura con tus hijos. Hoy le lees los cuentos, mañana podrán intercambiar novelas y disfrutar de una tarde amena comentándola. El valor que des al hábito de leer dentro de la familia será el mayor estimulador de gusto por la lectura.

  • Bravo, Luis, Malva Villalón, and Eugenia Orellana. "La conciencia fonológica y la lectura inicial en niños que ingresan a primer año básico." Psykhe 11.1 (2011).
  • Jiménez, Santiago Yubero, and Elisa Larrañaga Rubio. "El valor de la lectura en relación con el comportamiento lector. Un estudio sobre los hábitos lectores y el estilo de vida en niños." Ocnos: Revista de estudios sobre lectura 6 (2010): 7-20.
  • Reyes, Esperanza Guarneros, and Lizbeth Vega Pérez. "Habilidades lingüísticas orales y escritas para la lectura y escritura en niños preescolares." Avances en psicología latinoamericana 32.1 (2013): 21-35.