Cómo motivar a tu hijo a estudiar después de las vacaciones

Thady Carabaño · 19 diciembre, 2018
¿Quieres motivar a tu hijo a estudiar pero no sabes cómo hacerlo? Con estos sencillos consejos, la vuelta de las vacaciones será mucho más sencilla.

Es lunes y el día de regreso a clases después de las vacaciones. Mientras lo estás preparando todo, tu hijo no está tan activo. Su mente aún está en las vacaciones y volver a la rutina le produce una gran pereza. ¿Quieres saber cómo motivar a tu hijo a estudiar? 

Regresar a nuestras actividades tras un periodo de descanso y sentirse lento es algo que le ocurre a todo el mundo, no solo a los jóvenes que están estudiando. Por eso, existen determinadas estrategias que nos pueden ayudar a retomar otra vez nuestros quehaceres.

Si en tu caso estás preocupado porque tu hijo no logra volver a la rutina, hoy descubrirás algunos consejos que te ayudarán a conseguirlo. ¿Los descubrimos?

Cómo motivar a tu hijo a estudiar después de las vacaciones

Como todo proyecto que queremos que se cumpla con éxito, necesitamos planificación. Nada complicado.

Sencillamente, considera una serie de actividades que puedas programarle a tu hijo antes del inicio de las clases, el día de regreso al colegio y durante sus primeras semanas en el colegio. Aquí te dejamos algunas ideas.

Padre ayudando a su hijo con los deberes.

Actividades educativas

Puedes realizar libros de pasatiempos, practicar juegos de rapidez mental y adivinar palabras con tu hijo. También, puedes entrar a portales educativos que ponen a disposición juegos de forma gratuita que les encantarán a tus hijos.

Si quieres que aprenda inglés, puedes ir calentando los motores del estudio inscribiéndolo en un taller corto, una o dos semanas antes del regreso a clases.

Si la música es lo suyo: clases de flauta, guitarra o del instrumento que le atraiga también le irán activando los hábitos de aprendizaje.

Quizá te interese: Actividades extraescolares: pros y contras

Ambiente de estudio

Para motivar a tu hijo a estudiar, debes prepararle un espacio de estudio. Mejor si es silencioso, cómodo y libre de distracciones. Es importante que le resulte atractivo sentarse allí.

Si aún no le has asignado un área, aprovecha para hacerlo junto con él.  Permítele que la decore con sus objetos favoritos. Si ya tiene un escritorio, cambiar su disposición y renovar un poco la decoración puede favorecer la inspiración.

Ir de compras

Comprar y renovar los útiles del colegio puede ser algo muy atractivo para los niños. Sobre todo si les permites que escojan el diseño de los cuadernos y estuches, además de su mochila, por supuesto.

Mochila azul con cuadernos, rotuladores, tijeras y calculadora.

Estas son actividades asociadas al colegio que conectarán a tu hijo con la vuelta a clases y los deberes escolares que le esperan.

Activa sus relaciones

Puedes invitar a un compañero de clases a ir a casa o puedes pautar un encuentro con los amigos en el parque o a ir a comer un helado.

Cualquier excusa es buena para promover el reencuentro de tu hijo con sus amigos del colegio.

 Revisa el uso de videojuegos

Probablemente en los días de vacaciones tus hijos se excedieron un poco en el tiempo que les dedicaron a los videojuegos.

Por eso, antes del comienzo de clases, es importante seguir la recomendación de los especialistas que no deben ser más de dos horas diarias. Este control es necesario para poder después introducir la rutina de estudios.

Lee: Mi hijo no quiere dejar los videojuegos.

Vuelta a las clases, ¡a madrugar!

La dinámica de salida al colegio el día del regreso a clase es bueno afrontarla con el tiempo a favor. Así que, acostarse y levantarse temprano es conveniente, no solo para tu hijo, sino para toda la familia.

Levantarte temprano te dará tiempo para prepararle a tu hijo su desayuno preferido. Te permitirá ayudarlo a salir sin carreras, de manera que dé inicio a una buena semana.

Despierta los hábitos de estudio

Para que la entrada a la escuela sea exitosa, es crucial reorganizar una rutina al comienzo de las clases que te permita motivar a tu hijo a estudiar. En primer lugar, exhibe su horario en un lugar visible para él. Ayúdalo a crear un plan de estudio de la semana, según vaya teniendo sus asignaciones.

Mujer colgando un calendario en la pared.

Tu hijo tiene que entender que los estudios son su responsabilidad. Evita hacerle los deberes, aunque ayudarlo sí es importante. Si deseas ayudarle a fomentar sus hábitos de estudio atiende a los siguientes consejos:

  • Asígnale una hora diaria para estudiar. Sé perseverante en su cumplimiento.
  • Permite los descansos o pausas necesarias en las jornadas de estudio.
  • Escucha cuando tu hijo pida ayuda, ya sea tuya o de un especialista.
  • Procura no perder la paciencia mientras lo ayudas con los deberes. Puedes ponerte de tarea: “¡no me enfadaré!”.

En definitiva, nunca será demasiado tarde para motivar a tu hijo a estudiar. Cada comienzo de año será una oportunidad para desarrollar su relación con el estudio y mejorar sus posibilidades de obtener buenas calificaciones. Como verás, mucho depende de ti, así que ya puedes empezar a organizar tu plan.