Cómo motivar a tu hijo para que coma

¿Quieres que tu hijo siempre coma? Quizá necesitas entender cómo son los hábitos de tu pequeño a la hora de comer. Lee al artículo y descubre qué le beneficia y qué no.

Lo primero que debes saber es que motivar a tu hijo para que coma es sencillo. Una de las necesidades más importantes en la vida de una persona es la alimentación. En la infancia es muy importante alimentar bien a tu hijo, ya que es una etapa en la que el niño concibe los hábitos que pondrá en práctica toda su vida.

Es muy común que a tu hijo no le guste cierto tipo de alimento, por lo que es esencial que cultives tu ingenio. Cosas como los juegos, ofrecer premios o la creatividad a la hora de servir el plato son aspectos que ayudan a tu hijo a familiarizarse con la comida.

Formas de motivar a tu hijo para que coma

Un aspecto muy importante en la rutina alimenticia de tu hijo es el ambiente en el que se desarrolla cada comida. Un momento tranquilo hace que el niño asocie la cena con algo agradable. Debes esforzarte por crear un ambiente ameno, incluye música tranquila y enciende las luces. Sigue leyendo y encontrarás más tips.

No debes obligarlo

La primera virtud que debes tener como madre, es la paciencia. Pocas cosas saldrán bien al primer intento. Los seres humanos, por naturaleza, tienen un punto de saciedad. Este punto es como el tope de la capacidad que cada uno tiene para comer. Por lo tanto, si obligas a tu hijo a comer, este se verá alterado, lo que puede causar problemas a largo plazo como la obesidad.

Niño que no quiere comer.

Pregúntale qué le gusta comer y qué no

La comunicación madre e hijo es esencial. Si desde pequeños forjas una relación estrecha con él, será genial verlo crecer confiando plenamente en ti. Por supuesto, el mundo culinario no se escapa de esta confianza.

Pregúntale a tu hijo qué comida prefiere e intenta mezclarlo con algunos vegetales que sabes que le desagradan. Trata de crear un punto medio en el que puedas motivar a tu hijo para que coma.

Leer también: Conoce las propiedades de los vegetales según su color

Espera a que tenga hambre

Si bien debes establecer una hora y momento para comer en familia, tampoco debes forzar a tu hijo a comer si no tiene hambre. Usualmente los niños, por distracción o por poco interés, tienden a olvidarse de su apetito.

Para eso, cuando se acerque la hora de comer, pregúntale si tiene hambre y menciona lo que le preparaste. De esta manera despertarás su apetito e irá a la mesa con entusiasmo.

Haz recetas para niños

Si quieres motivar a tu hijo para que coma, las recetas para niños son ideales. Como dijimos anteriormente, la creatividad y el ingenio lo son todo en el rol de mamá. Las recetas son una estrategia perfecta para introducir nuevos alimentos en la dieta de tu pequeño. Si a tu hijo no le gusta el brócoli, por ejemplo, ¿qué tal si le agregas un poco de queso? Que todos los nutrientes dentro del plato estén equilibrados, claro está.

Recetas para niños.

Como plus, puedes incluir a tu hijo en la preparación de la receta. Esto puede servir como una excelente motivación a que tu hijo se alimente bien ya que participa en todo el proceso.

Presenta de forma divertida los platos

Se suele decir que los seres humanos comemos por los ojos, nos encanta ver un plato excelentemente presentado. Sucede en los restaurantes y sucede en la vida real. Además, recuerda que los niños son muy creativos.

Preséntale un nuevo alimento de forma divertida, de acuerdo a sus gustos.

Si es un apasionado de los dinosaurios, dibuja un T-Rex con la carne. Si es una niña, una zanahoria en forma de corona de princesa le encantará. Solo debes innovar.

Te interesa leer: Niños que rechazan la verdura

Da recompensas después de cada comida

La rutina diaria de tu hijo debe estar llena de pequeños hitos o logros diarios. Con esto no queremos decir que uses el chantaje, en realidad es enseñarle que todo esfuerzo tiene su recompensa. Al momento de comer, prométele que prepararán su postre favorito o que tendrán una tarde de películas al terminar.

Premiar a un niño con chocolate.

Lo ideal es que ambos aprendan a negociar sus intereses. La motivación al logro es una táctica imprescindible en la crianza de tu pequeño. Hoy puede servirte en sus hábitos alimenticios, mañana será útil en su día a día.

Conclusiones

Si sigues las recomendacione señaladas, motivar a tu hijo para que coma será algo fácil para ti. Para que tu hijo sea un niño saludable, debe sentirse motivado a comer todo lo que necesita su cuerpo. Cada día trata de inculcarle este concepto, a medida que vaya creciendo irá interiorizando sus responsabilidades con él mismo y con quienes le rodean.

La fusión entre la paciencia y la creatividad será el pilar de tu éxito como madre. La diversión es el secreto de la crianza de un niño. Sin embargo, si ya has intentado con estos consejos y aun tu hijo no tiene apetito, acude a un especialista.