Cómo perfumar tu cabello naturalmente

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 16 noviembre, 2018
Elena Martínez Blasco · 20 abril, 2014
El aceite de Tahití es muy hidratante, protege nuestro cabello de los rayos solares y tiene un aroma avainillado. Aplicado a menudo, puede sustituir las mascarillas acondicionadoras.

El cabello es una parte de nuestro cuerpo que siempre está expuesta. Por ello, absorbe los olores con facilidad, como, por ejemplo, el del tabaco y el sudor. Lo peor es que, pese a ello, no siempre podemos lavarlo. De ahí que cada vez más se comercialicen mayor cantidad de perfumes especiales para cabello.

En este artículo, no solo te explicamos cuáles son los más naturales entre la variedad que existe. Te ofrecemos, además, algunas alternativas que podrás hacerte tú misma para perfumarte el cabello.

He aquí, pues, un adelanto: Los hay de deliciosos aromas afrutados, exóticos y florales. Eso sí, ninguno contiene alcohol, que es uno de los componentes que más reseca el pelo. Además, sus propiedades terapéuticas redundan en la salud del cabello.

1. Aceite de Monoï de Tahití

El aceite de Monoï o de Tahití es un producto natural excelente que podemos usar en el cuerpo y en el cabello. Se obtiene de la maceración de flores de Tiaré en aceite de coco. El aroma que resulta de esta combinación es muy especial. Recuerda muchísimo al de la vainilla.

Lo recomendamos especialmente para las épocas estivales. Además de perfumar nuestro cabello, nos ayudará a darle suavidad y brillo, así como a protegerlo de los rayos solares. Es la vitamina E que contiene esta mezcla, la que que permiten que esto sea posible. Esta vitamina es un poderoso antioxidante. De ahí que lo hidrate y repare en profundidad.

Así pues, aplicada a menudo esta mezcla sobre el cabello, cumple la misma función que la mascarilla que sueles usar tras el lavado.

Como es de esperar, no conviene utilizarla en cabellos grasos.

flor tiare Ros in wonderland

2. Hidrolatos florales

Los hidrolatos se obtienen de la destilación de las plantas en el proceso de extracción de los aceites esenciales. Es decir, son las partículas de agua que se separan al preparar un aceite. Contienen, además, los elementos hidrosolubles de la planta, oligoelementos y una pequeña cantidad del aceite esencial.

Todas estas sustancias son las que le confieren parte de su aroma y propiedades. Su consistencia ligera hace que el olor sea también más suave, menos concentrado. No son muy populares en la actualidad, pese a que se los utilizaba con fines terapéuticos ya desde la antigüedad.

Entre la amplísima gama que existe, recomendamos en especial:

  • Hidrolato de azahar: El azahar, neroli o flor de naranjo tiene un aroma muy especial y seductor, además de propiedades relajantes. Aplicado sobre el cuero cabelludo, regula la secreción sebácea.
  • Hidrolato de romero: El romero se ha usado desde siempre para la salud y belleza capilares. Mejora la circulación, previene la caída y regula los problemas del cuero cabelludo. Además, es un gran limpiador y tiene un aroma herbal y muy refrescante.
  • Hidrolato de hierbabuena: Este hidrolato es el más refrescante, ideal para épocas de calor en las que es más fácil sudar. Ayuda a prevenir la aparición de caspa.

Es fundamental que nos aseguremos de la calidad y pureza de estos. Conocido es que en el mercado existen muchas esencias artificiales que se venden como naturales.

3. Agua de rosas

Usada tradicionalmente sobre todo en la cultura India, el agua de rosas es el agua floral por excelencia. Tiene un aroma delicado, por lo que se lo asocia con lo femenino. Además, actúa como agente regenerante y antioxidante. Es ideal para encuentros románticos o íntimos, ya que tiene también propiedades afrodisiacas.

agua rosa petalouda62

4. Infusión concentrada de lavanda

La lavanda tiene un potente efecto limpiador y relajante, además de un aroma delicioso. La usaremos, por tanto, para perfumar nuestro cabello de una manera muy sencilla. Para ello, podrías preparar una infusión concentrada de sus flores. Por lo suave, este perfume puede ser utilizado, incluso, varias veces al día.

5. Aceites esenciales

Sin duda, es la manera más sencilla de prepararte tus propios perfumes naturales para el cabello. Bastará con poner una gotas en un poco de agua, agitar bien y pulverizar. Usa los aceites esenciales de los aromas que más te gusten. He aquí algunas sugerencias:

  • Ylang-ylang: Es un aroma floral intenso con propiedades afrodisiacas.
  • Mandarina: Muy dulce y refrescante. Sus propiedades relajantes mejoran el estado de ánimo
  • Bergamota: Es la que da al té negro su sabor característico. De aroma muy especial, tiene propiedades antidepresivas.
  • Jazmín: El que sea tan suave, delicado y relajante, lo hace combinar muy bien con otros aromas.
  • Limón: Da sensación de limpieza y frescor. Por esa misma razón queda tan bien cuando se lo combina con otros aromas cítricos.

Cómo aplicarlo

Introduciremos el perfume en un frasco con spray y lo pulverizaremos sobre el cabello desde una distancia de unos 20 centímetros. Así, quedará bien repartido por el cabello sin que sea necesario mojarlo en exceso. Podemos incluso masajear o peinar nuestro cabello para que quede bien extendido.

Recomendamos llevar el perfume en el bolso para aplicarlo después de que nuestro cabello esté expuesto a olores fuertes.

Imágenes por cortesía de Ros in wonderland y petalouda62

  • Davidse, G., M., Sousa Sánchez, S. K., & Chiang Cabrera, F. (2012). "Rubiaceae a Verbenaceae". Botan. Jrl., 4 (2): i-xvi, 531-533.
  • Dollemore, D., y otros. (1998). Nuevas alternativas para curarse naturalmente. New York: Rodale.
  • Kozcl, C. (2006). Salud y curación con hierbas. México: Cristal.