¿Cómo podemos estimular a un bebé en los 6 primeros meses de vida?

Dado que todo es nuevo para nuestro bebé podremos estimularle con objetos que tengamos por casa, así como con sonidos para despertar su curiosidad

Los bebés se pasan los dos o tres primeros meses de su vida bastante tranquilos en cuanto a aprender nuevas cosas; pese a que puedan dormir todo el día o llorar, los bebés se van fijando en lo que hay a su alrededor, pero cuando más podemos ayudarles a aprender cosas de su entorno es a partir de los 4 o 6 meses en función del niño.

A partir de esta edad, podemos tener el niño en una mantita en el suelo o bien en la cuna o en nuestros brazos, pero sin importar dónde tengamos al bebé, podremos ayudarle a estimular su aprendizaje con todo lo que hay a su alrededor. Debemos tener claro que, cada vez que vayamos a estar con el bebé, debemos estar tranquilos y disfrutar del tiempo que pasamos con él, pues son muchas las sensaciones que viviremos junto a él y debemos estar abiertos al 100% para ello.

Enseñarle a despertar sus sentidos

Cuando el bebé está en la mantita, podemos hacer que se fije en los colores de esta o bien con los animales u otros objetos que hay en la manta. Es un buen momento para empezar a hacer que vea la diferencia entre los colores, aunque obviamente aún le quedan algunos años para que los pueda diferenciar, pero de esta manera, le estamos estimulando a que quiera saber, a que quiera conocer y esto se verá reflejado en su vida de estudiante desde el primer año. Por otro lado, ayudarle a estimular el habla también es una cosa que debemos hacer. Como cualquier juego, podemos ayudarle a decir “ma”, “pa”, etc. Lo aprenderá de cualquier manera, pero estar con él y ver cómo nosotros pronunciamos los sonidos le ayudará a hacerlo más rápido.

También podremos disfrutar mucho dándole a probar ciertos sabores nuevos en su dieta. Pese a que el pediatra del niño será el que nos dirá cuáles son los ingredientes que podremos ir añadiendo a su dieta, cocina de manera diferente para el bebé y dejarle probar los alimentos por separado también será como un juego para él y nosotros disfrutaremos mucho viendo las caras que él pone con cada una de las texturas y los sabores de los alimentos.

Los juguetes musicales son otro de los juegos que podemos hacer con él y que le ayudarán a estimular su cerebro. Podremos jugar con una gran cantidad de juguetes con diferentes sonidos e ir haciendo que el bebé los vaya relacionando con los objetos.

Cualquier tipo de juego que le podamos ofrecer a nuestro bebé, será un nuevo mundo para él y aprenderá cualquier cosa que le queramos enseñar. A esta edad, no es necesario comprar ningún tipo de juguete para que nuestro hijo se divierta y aprenda, pues todo lo que tengamos en casa, incluso lo más insignificante para nosotros, será su juguete ideal. Para pasarlo bien con nuestro bebé, sólo necesitamos estar a su lado y compartir todas las situaciones posibles con él y él ya se encargará de que sea un juego para nosotros.