Cómo preparar una potente bebida antiviral con tan solo 3 ingredientes

Carolina Betancourth· 14 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 21 noviembre, 2018
La miel de abejas tiene propiedades expectorantes que nos pueden ayudar a aliviar las secreciones que se acumulan en las vías respiratorias. Como antibiótico, elimina los virus y las bacterias que son causa de gripes, catarros y resfriados.

A diario, nuestro organismo está expuesto a situaciones propicias para la aparición de infecciones por virus, bacterias y hongos. Nuestro sistema inmunitario es el encargado de enfrentarse a todos esos microorganismos potencialmente perjudiciales para la salud.

Sin embargo, el estilo de vida sedentario y una alimentación no adecuada, entre otros muchos factores, podrían provocar su debilitamiento. La consecuencia lógica de ello es que nos hacemos más susceptibles a sufrir algunas de las enfermedades que causan.

Los nutrientes que obtenemos a través de ciertos alimentos son esenciales para mantener la fortaleza de nuestro sistema inmunitario. Solo así será capaz de mantener a raya también las enfermedades de origen vírico o viral.

De ahí que queramos compartir contigo esta bebida antiviral. Su secreto radica en la combinación de tres ingredientes que, ya por separado, son muy saludables de por sí. ¿Quieres saber cuáles son? Entonces, lee este artículo.

Ingredientes de esta bebida antiviral casera

Antes de comenzar a detallar sobre este remedio casero, es importante tener en cuenta que no puede reemplazar de ningún modo el tratamiento médico. Además, si experimentas síntomas intensos o si estos se prolongan en el tiempo, te recomendamos acudir al médico y no automedicarte, ni siquiera con alternativas naturales como esta.

Ahora sí, con respecto a los ingredientes, quizás te sorprendan. Tan comunes y económicos son, efectivamente, el limón, el jengibre y la miel de abeja. Aun así, cuesta creer que tantas bondades sean ciertas, pero lo son.

El consumo de este remedio casero no es apropiado para niños menores de 12 años, por razones que enumeramos al final de este artículo.

Primero, veamos cada uno de estos ingredientes por separado:

Limón

Limon antiseptico

Quizás no conozcas todavía todas las propiedades del limón. Sí, en efecto; es famoso por su alto contenido de vitamina C. De seguro sabes además que es un importante antioxidante.

Como si fuera poco, este cítrico pone a nuestra mano la posibilidad de fortalecer nuestro sistema inmunitario con solo beberlo. Sus propiedades ayudan a prevenir y a combatir una gran cantidad de virus y bacterias que perjudican la salud. Nos referimos, en especial, a aquellas que afectan al sistema respiratorio.

Jengibre

La raíz de jengibre se ha hecho bastante popular debido a sus (supuestas) numerosas propiedades medicinales. Entre ellas, destaca su naturaleza antiinflamatoria (comprobada en animales pero no en humanos) y mucolítica, si bien no es menos notable la gran cantidad de antioxidantes que aporta.

Como si fuera poco, este rizoma podría ser efectivo para prevenir y combatir, en especial, las bacterias y los virus asociados a la gripe, al catarro, a la tos y al asma. Se ha comprobado este efecto en el jengibre fresco, pero no así en su presentación seca.

Su poder cifrado en su capacidad para movilizar las secreciones podría ser de gran ayuda a la hora de aliviar molestos síntomas como la tos y la irritación de la garganta.

Desde el punto de vista medicinal, sobresalen sus propiedades antibacterianas, antifúngicas y antihistamínicas. Esto último quiere decir que ayuda a paliar los malestares relacionados con las alergias.

Miel de abeja

Miel-como-tratamiento-de-belleza

Investigaciones recientes encontraron que la miel de abejas tiene un marcado potencial antibiótico.Ello quiere decir que posee la capacidad de combatir los virus y las bacterias que muchas veces están detrás de gripes y resfriados.

No es casual, por tanto, que esta sustancia haya sido utilizada desde tiempos inmemoriales. Más concretamente, se usó para tratar enfermedades respiratorias y —las que ahora sabemos— tienen origen vírico.

Por otro lado, ¿quién duda ya a estas alturas de que la miel tiene propiedades expectorantes? Estas la hacen especialmente útil para el tratamiento del asma y otros problemas respiratorios a los que da lugar un sistema inmunitario débil.

Bebida antiviral de limón, jengibre y miel

Hemos dejado claro cuáles son las propiedades antivirales de estos tres maravillosos ingredientes. El siguiente paso será preparar la bebida antiviral casera que aquí proponemos.Te servirá para potenciar las defensas y ayudar a prevenir problemas respiratorios causados por infecciones virales y alergias.

De todo ello se desprende la importancia de tenerlos siempre en casa. Así, los tendremos a la mano en caso de necesidad, ya que nada hay más común que un catarro o resfriado. La receta popular para la preparación de este remedio casero es la siguiente:

Ingredientes

  • 2 limones grandes, con su cáscara
  • ½ raíz de jengibre
  • 8 cucharadas de miel de abeja orgánica (200 ml)

Preparación

  • En primer lugar, lava muy bien los limones con una solución de agua y vinagre para desinfectarlos y eliminar posibles rastros de pesticidas. El limón se utilizará con su cáscara. 
  • Luego, lava concienzudamente la raíz de jengibre, córtala en trozos pequeños y échala en la licuadora junto con el limón partido en gajos.
  • Finalmente, agrega la cantidad recomendada de miel y bate bien todos los ingredientes hasta que queden completamente integrados.
  • Cuando ya tengas la mezcla lista, viértela en un frasco de vidrio con tapa y resérvala en el refrigerador.
  • Si el remedio permaneciera por mucho tiempo en el refrigerador, es de esperar que la miel se empiece a cristalizar. En ese caso, calentarlo a baño maría es una buena solución.Así evitaremos desperdiciarlo.

¡Cuidado con los niños!

Para personas mayores de 13 años, se recomienda una cucharada al día. No se recomienda su consumo para niños menores de 12 años, ya que el consumo de miel es una causa común de botulismo infantil. También, se la podría disolver en té, agua u otros líquidos calientes.

 

  • Grøntved, A. (1988). “Ginger root against seasickness. A controlled trial on the open sea”, Acta Otolaryngol, 105 (1-2): 45-49.
  • Knipe, D. M.; Howley, P. M.; Griffin, D. E.; Lamb, R. A.; Martin, M. A.; Roizman, B., and Stephen, E. S. (2007). Fields Virology.London: Lippincott Williams & Wilkins.
  • Shors, T. (2008). Understanding Viruses. New York: Jones and Bartlett Publishers.