Cómo preparar el jugo de aloe vera en casa

Es importante que no tardemos en preparar el jugo una vez cortada la hoja de aloe, ya que de oxida rápidamente y pierde sus propiedades

El aloe vera posee innumerables propiedades para nuestra salud. Se trata de una planta maravillosa, conocida sobre todo por su poder curativo en afecciones de la piel, es decir, usado de forma externa. Pero también existe otra forma muy interesante de incorporar sus beneficios, y es consumiéndolo en forma de jugo de aloe vera.

Entre sus múltiples propiedades, vale destacar que el jugo de aloe vera resulta especialmente favorable en todo tipo de trastornos digestivos, regulando el tránsito intestinal, inhibiendo la acidez, previniendo la diarrea, etc. Asimismo, resulta sumamente favorable para la curación de úlceras del intestino y estómago.

¿Por qué preparar jugo de aloe vera?

Si bien el jugo de aloe vera hoy en día se ofrece en forma comercial, lo ideal es beber uno preparado de forma casera. Al elaborarlo, nosotros mismos nos aseguramos de que se trata de un producto 100% orgánico y que de esta forma no posee ningún tipo de ingrediente artificial ni aditivos químicos como conservantes, saborizantes, etc.

Te puede interesar: 6 formas de usar el aloe vera y mejorar tu salud

Pasos a seguir para elaborar el jugo de aloe vera

Preparar un delicioso jugo es muy sencillo. Solo tienes que seguir estos pasos:

  • Corta con un cuchillo bien afilado algunas pencas (hojas carnosas) de una planta de aloe vera. Trata de cortarlas bien en la base, pero sin lastimar las demás hojas que quedarán en la planta.
  • Corta en primer lugar las hileras laterales de pequeñas espinas.
  • Lava cuidadosamente las hojas, pela la cáscara o corteza de las pencas y tíralas a la basura.
  • Quita bien la capa amarillenta que está debajo de la corteza, pues esta parte puede resultar irritante e incluso causar diarrea y molestias al estómago. Además resulta muy amarga.
  • Reserva solo los cristales, es decir la sustancia gelatinosa transparente que se encuentra en el interior de las hojas.
  • Coloca el gel de aloe vera en una licuadora, batidora o procesadora.
  • Agrega a la preparación una porción de jugo de alguna fruta cítrica.
  • Continúa licuando unos instantes más, hasta obtener una consistencia homogénea.

Lee también: Zumos y batidos verdes para el desayuno

Datos a tener en cuenta

Trata de preparar el jugo inmediatamente después de haber cortado las hojas, pues las mismas comienzan a oxidarse muy rápidamente al tener contacto con el aire.

Una vez preparado, el jugo debe ser colocado en la nevera, en un recipiente hermético. Allí puede ser conservado hasta una semana mientras se va consumiendo, aunque cuanto antes se consuma, más se aprovechan sus propiedades.

Si te apetece, puedes endulzarlo con miel o con algún otro producto natural.

Como habrás podido ver, se trata de un proceso muy sencillo. Su preparación tan solo requiere de un rato de tu tiempo y dedicación. Pero las ventajas para nuestro organismo son indudables.

Si tienes una planta de aloe vera en tu casa, o puedes conseguirla, apresúrate a preparar este maravilloso jugo que te ayudará a sentirte mucho mejor y con más energía para enfrentar las actividades diarias.

Imagen cortesía de Food Trails

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar