Cómo preparar en casa un jabón natural de jengibre y cúrcuma con muchos beneficios

Katherine Flórez 19 diciembre, 2015
Gracias a las propiedades de sus ingredientes naturales este jabón es perfecto para cuidar de las pieles sensibles y mejorar cualquier tipo de alteración o irritación

En la actualidad el mercado está invadido por todo tipo de jabones comerciales que no siempre resultan beneficiosos para la piel.

Los químicos y el proceso que se utiliza para su fabricación no le sientan bien a todos los tipos de pieles y, en ocasiones, puede alterar los aceites naturales que retienen su humedad natural.

Debido a esto, cada día son más las personas que prefieren buscar una alternativa 100% natural, la cual pueda aportarle nutrientes y bondades a la piel sin producir molestos efectos secundarios.

La principal diferencia frente a los convencionales es que estos se elaboran con ingredientes de origen vegetal, los cuales suelen tener propiedades terapéuticas que mejoran el estado de la piel mientras la protegen contra los agentes externos.

En esta ocasión proponemos preparar en casa uno basado en las propiedades del jengibre y la cúrcuma, dos especias muy saludables que desde la antigüedad han servido para tratar muchos de los trastornos cutáneos. ¡Manos a la obra!

Jabón natural de jengibre y cúrcuma

Jabón natural de jengibre y cúrcuma

Tanto el jengibre como la cúrcuma destacan en el campo de la belleza por sus componentes antioxidantes que ayudan a prevenir el daño oxidativo y la aparición temprana de arrugas.

Ambos cuentan con propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antisépticas que sirven para combatir afecciones como el acné, las quemaduras y diferentes tipos de lesiones.

Lo mejor es que sirve como un agente para desintoxicar el cuerpo a nivel externo, ya que facilita la eliminación de células muertas y remueve todo tipo de impurezas acumuladas.

No olvides leer: Tónico antioxidante para las arrugas, quemaduras del sol y cicatrices

Ingredientes

  • 1 barra de jabón de glicerina (250 g)
  • 10 gotas de aceite esencial de manzanilla
  • 2 cucharadas de jengibre rallado o en polvo (20 g)
  • 2 cucharadas de cúrcuma en polvo (20 g)
  • Flores secas de manzanilla para decorar (opcional)
  • Moldes individuales

¿Qué debes hacer?

  • Para empezar, ralla el jabón de glicerina y llévalo al baño María en un cazo.
  • Asegúrate de mantenerlo a fuego medio-bajo y remueve con frecuencia hasta que se derrita por completo.
  • Vierte poco a poco el aceite esencial de manzanilla y continúa removiendo.
  • Agrega el jengibre rallado y la cúrcuma, y sigue mezclando hasta que todo quede bien incorporado.
  • Déjalo a fuego unos tres minutos adicionales y retíralo.
  • Deja reposar la mezcla unos minutos y, antes de que se solidifique, viértela en moldes individuales.
  • Tendrás que dejarlo enfriar dos o más horas, hasta que se endurezca.
  • Úsalo como cualquier otro jabón.

¿Cuáles son las propiedades de este jabón natural?

La glicerina, uno de los ingredientes principales de este jabón, es apta para pieles sensibles y secas porque ayuda a humectarlas sin alterar su pH natural. Esta suele ser utilizada en el tratamiento de trastornos como el eczema, ya que disminuye la sensación de comezón y la irritación.

Sin embargo, más allá de las cualidades de este ingrediente, están los principios activos del jengibre, la cúrcuma y la manzanilla, cuyos efectos contribuyen a conservar la piel joven y libre de alteraciones.

Para tener más claro cuán beneficiosa resulta su aplicación, a continuación compartimos los beneficios que aporta cada uno.

Beneficios del jengibre

jengibre

La raíz de jengibre tiene un efecto calmante que disminuye la inflamación causada por la psoriasis y los casos graves de acné.

Su principal compuesto, el gingerol, es un poderoso antioxidante que lucha contra los radicales libres que causan el envejecimiento prematuro; además, atenúa las manchas de la edad y sirve para suavizar.

Se utiliza para secar los granos y las bacterias que los ocasionan. También alivia las quemaduras causadas por el sol y otros tipos de irritaciones. Es un gran aliado para activar la circulación, combatir la inflamación y atenuar la celulitis.

Beneficios de la cúrcuma

Cúrcuma y jengibre

La cúrcuma es una especia antioxidante que protege la piel contra el daño oxidativo y los signos de la edad tempranos.

Está recomendada para reducir las pigmentaciones oscuras y otras alteraciones cutáneas causadas por la acumulación de células muertas.

Actúa como un exfoliante natural, perfecta para suavizar la piel y disminuir imperfecciones como el acné.

Es antiinflamatoria y calma la sensación de ardor producida por las quemaduras y lesiones pequeñas.

¿Quieres conocer más? Lee: Mascarillas con ajo para rejuvenecer el rostro

Beneficios de la manzanilla

Beneficios de la manzanilla

Sus aceites esenciales y flavonoides la convierten en una de las mejores aliadas para suavizar y descongestionar.

Tiene una acción calmante sobre las terminaciones nerviosas y sirve para descansar y relajar la piel.

Está indicada para pieles sensibles y su aplicación proporciona hidratación, desintoxicación y alivio.

¿Lista para probar este producto natural? Anímate a prepararlo en casa y utilizarlo en lugar de los jabones comerciales para comprobar cuán bueno resulta para tu piel.

 

Te puede gustar