Como preparar gel desinfectante para manos casero

Katherine Flórez 30 agosto, 2014

El lavado de las manos es uno de los métodos de higiene más importantes de nuestra cotidianidad, aunque realmente es un acto que no dura más de cinco minutos y, además, nos previene de la presencia de virus, bacterias y gérmenes que se transmiten por el medio ambiente.

En definitiva, es recomendable lavarse las manos mínimo tres veces al día, especialmente antes de comer, al salir del baño y al llegar a casa cuando venimos de afuera, ya que estos son los momentos más delicados de la vida cotidiana. Una buena técnica de lavado de manos es muy fácil de llevar a cabo, y puede reducir notablemente el contagio de enfermedades infecciosas entre niños y adultos.

Lavarse las manos correctamente

Por lo general la manera ideal de lavarse las manos es con agua y jabón, siguiente tan sólo unos simples pasos. Veamos:

  1. Mojar las manos con agua normal.
  2. Aplicar jabón líquido, en barra o en polvo.
  3. Hacer buena espuma.
  4. Frotar las manos enérgicamente aproximadamente 2 minutos.
  5. Estregar todas las superficies, incluyendo el dorso de las manos, las muñecas, debajo de las uñas y entre los dedos.
  6. Enjuagar muy bien.
  7. Secar las manos con una toalla limpia o un secador de aire.

Siguiendo estos simples pasos, y teniendo en cuenta aquellas situaciones en las que el lavado de las manos se vuelve imprescindible, podremos asegurar nuestra salud y fomentar buenos hábitos de higiene.

¿Por qué son buenos los geles antibacteriales?

El gel desinfectante es un producto empleado para detener la propagación de gérmenes, convirtiéndose así en un poderoso agente antiséptico. Este gel es especialmente formulado para proporcionar una acción antimicrobiana sin necesidad de un enjuague posterior, lo que nos permite lavarnos las manos de forma frecuente sin dañar la piel. Su capacidad fungicida elimina hongos y es hipo-alergénico, lo que significa que no produce irritaciones y puede ser aplicado en cualquier tipo de piel.

Cómo preparar el gel antibacterial

gel_bacteria

¿Quieres elaborar tu propio gel? ¡Recuerda que estarás ahorrándote hasta un 50% comparado con el precio comercial! Para preparar tu propio gel se necesitarán los siguientes ingredientes:

  • 6 cucharadas o 90 ml de alcohol etílico
  • ¾ de cucharadita del carbopol
  • ¼ de cucharadita de glicerina pura
  • ¼ de cucharadita de trietanolamina

Todos estos ingredientes pueden ser conseguidos fácilmente en cualquier farmacia o distribuidora química.

Herramientas

  • Taza de vidrio con capacidad de 1 litro.
  • Colador de malla fina.
  • Agitador de globo.
  • Frasco plástico con tapa de botón a presión con capacidad de 100 ml.

Preparación

Vierte 90 ml de alcohol etílico en la taza y agita utilizando el agitador de globo. Hazlo lo más fuerte posible, mientras vas agregando poco a poco el carbopol con ayuda del colador, evitando que se formen grumos. Finalmente agrega ¼ de glicerina pura mientras agitas suavemente con el agitador de globo.

Cuando el carbopol esté completamente disuelto y no hayan grumos, agrega la trietanolamina mientras lo revuelven suavemente, ya que es en ese momento cuando se forma el gel. Si este queda un poco aguado sólo basta con agregar un poco más de carbopol —pero poco a poco—, revolviendo la mezcla con el agitador de globo hasta que esté firme. Vierte el gel en el envase de plástico y tapa bien, luego de esto quedará listo para ser usado.

Te puede gustar