¿Cómo preparar un saludable helado de té verde?

Maite Córdova · 20 julio, 2018
El hecho de que sea una receta saludable no indica, ni mucho menos, que este helado tenga un sabor insípido o una consistencia pobre.

El helado de té verde se puede disfrutar de muchas maneras; y es que el té verde es un ingrediente muy versátil que admite varias combinaciones, desde menta hasta chocolate. Ahora bien, en el caso de que no acostumbremos a beber té, al prepararlo en forma de helado podemos dar el primer paso y comenzar a habituarnos, poco a poco, a su sabor, de una manera muy fácil.

A continuación te presentamos una serie de recetas que te resultarán muy agradables y refrescantes a partir del primer momento en que las pruebes. Y tendrás varias opciones, según tus preferencias y hábitos nutricionales: con derivados lácteos y sin ellos.

Asimismo, todas tienen la opción de incluir cierta cantidad de edulcorante para hacer el helado dulce.

Helado de té verde, tipo ‘polo’

Ingredientes

  • 4 bolsas de té verde (10 g)
  • Agua (la necesaria)
  • 1 cucharada de hojas de menta fresca (15 g)

  • El zumo de 2 limones 
  • Opcional: miel de abejas.

¿Lo sabías? La importancia terapéutica de la miel en el embarazo

Preparación

  1. Exprimimos los limones para obtener el zumo. Reservamos.
  2. Colocamos agua a hervir en una olla pequeña (la cantidad dependerá de los polos que queramos obtener).
  3. Al alcanzar el punto de ebullición, bajamos la llama al mínimo y añadimos las bolsitas de té y las hojas de menta. Tapamos la olla y dejamos reposar con el fuego bajo durante 2 minutos. 
  4. Apagamos el fuego y dejamos enfriar el té a temperatura ambiente. Cuando esté completamente frío, le añadimos el zumo de limón.
  5. Vertemos la mezcla en el recipiente o molde que hayamos dispuesto para los helados, y lo llevamos al congelador durante unas 4 horas aproximadamente.
  6. Al momento de servir, podemos añadir la miel a modo de sirope.

Helado de té verde y yogur griego

Ingredientes

  • Agua mineral
  • 6 cucharadas de azúcar (90 g)
  • 2 tazas de yogur griego (500 ml)
  • 3  bolsas de té verde matcha (8 g aprox)
  • Sustitutos: en lugar de yogur griego se puede utilizar bífidus y en lugar de azúcar, se puede utilizar miel de abejas.

Preparación

  1. Preparamos el té matcha según las indicaciones del sobre. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  2. Aparte, colocamos en un recipiente todo el yogur griego y el azúcar. Seguidamente, mezclamos todo con ayuda de una cuchara y, una vez tengamos el té matcha completamente frío, se lo añadimos a la mezcla.
  3. Tapamos el recipiente y lo llevamos a refrigerar durante, al menos, 4 horas para que se asienten los sabores.
  4. Una vez transcurrido este tiempo, procedemos a batir los ingredientes con la batidora de mano hasta conseguir una textura consistente. Este proceso puede tomar unos 15 o 20 minutos.
  5. Se lleva al congelador durante otras 2 o 3 horas y listo. 
  6. Al servir, se puede decorar con un poco de miel, ralladura de coco o chocolate, semillas, frutos secos o algunos trozos de fruta fresca.

Helado de té verde supercremoso

Ingredientes

  • 3 yemas
  • 2 cucharadas de azúcar (30 g)
  • 1½ vaso de leche (300 ml)
  • 1 vaso de nata (200 ml)
  • 4 bolsas de té matcha (10 g)

Descubre: La leche de vaca: ¿beneficiosa o perjudicial?

Preparación

  1. Al igual que en la receta anterior, lo primero que se debe hacer es preparar el té matcha. Una vez lo tengamos bien frío, procedemos a mezclarlo junto con las 2 cucharadas de azúcar.
  2. A continuación, le añadimos 2 cucharadas de leche (30 ml) y seguimos mezclando hasta formar una pasta.
  3. Aparte, ponemos el resto de la leche en una olla a calentar a fuego medio, sin dejar que alcance el punto de ebullición.
  4. Cuando la leche haya terminado de calentarse, le añadimos la mezcla de azúcar y té. Removemos constantemente hasta que todos los ingredientes se incorporen a la perfección.
  5. En un recipiente, cascamos los huevos y los batimos a mano hasta homogeneizar del todo.
  6. Vertemos los huevos batidos a la mezcla de leche y demás ingredientes. Continuamos removiendo para evitar que la mezcla se pegue y apenas rompa el hervor. A continuación apagamos el fuego y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  7. Montamos la nata y se la añadimos, poco a poco, a la mezcla de té. Conseguiremos una especie de crema. Ahora, batimos todo nuevamente durante un par de minutos.
  8. Llevamos la mezcla al congelador durante unas 3 o 4 horas, aproximadamente.
  9. Servimos con sirope de chocolate o bien, chocolate en trozos. 

Estas recetas de helado de té verde pueden ser tan deliciosas como queramos, y lo mejor es que todas quedan muy bien con chocolate.

Recomendamos optar por un tipo de chocolate sin leche, y preferiblemente con un alto porcentaje de cacao. No obstante, al final se puede utilizar casi cualquier variedad. Todo dependerá de nuestro gusto.