¿Cómo preparar natas vegetales? 5 recetas fáciles

Daniela Echeverri Castro · 23 abril, 2019
Con ingredientes como el coco y las semillas puedes hacer unas deliciosas natas vegetales para sustituir la nata de leche. ¿Te gustaría probarlas? Te compartimos 5 buenas opciones.

Los seguidores de las dietas veganas o vegetarianas han encontrado sustitutos para la mayoría de alimentos de origen animal. Si bien hay muchas diferencias en cuanto al aspecto nutricional, en general se han encontrado alternativas saludables, idóneas para preparar platos tradicionales. ¿Quieres aprender a preparar natas vegetales?

La nata que se obtiene de la leche de vaca suele incluirse en la preparación de decenas de recetas debido a su textura cremosa. Sin embargo, muchos prefieren evitarla porque son intolerantes a la lactosa o porque, al ser de origen animal, no va dentro de sus modelos de alimentación.

Sin embargo, gracias a ingredientes como las semillas, los frutos secos y el coco, es posible hacer natas vegetales para sustituir la versión láctea siempre que sea necesario. Estas opciones son más ligeras, contienen menos calorías y su aporte nutricional es muy interesante. ¡Disfrútalas!

5 deliciosas natas vegetales que debes probar

Las natas vegetales son productos que pueden remplazar la nata tradicional A menudo tienen una textura similar a la nata de leche, pero varía en cuanto a su contenido de nutrientes y grasas. Si bien deben tomarse de forma moderada, son saludables y pueden acompañar cremas, sopas, productos de repostería y otros.

1. Nata de coco

Aceite de coco
La nata de coco es una de las más utilizadas como sustituto vegano por su textura y aportes.

Una de las natas vegetales más populares es la que se elabora a partir de la leche de coco cruda. Debido a su textura cremosa, es la nata montada vegana más utilizada en postres y repostería. Además, también va bien en batidos y cremas vegetales.

¿Cómo prepararla?

  • Primero, adquiere medio litro de leche de coco con al menos un 60 % de extracto de coco.
  • Posteriormente, ponla en el refrigerador durante 24 horas.
  • Pasado este tiempo, viértela en un bol y bátela a mano con un batidor de varilla.
  • Cuando esté montada, añádela a tus recetas favoritas.

Descubre: 3 recetas de patés vegetales para deleitarse

2. Nata de semillas de calabaza

Las semillas de calabaza se destacan por su significativo aporte de grasas saludables, aminoácidos y antioxidantes. Debido a su ligero sabor, es un excelente recurso para preparar natas vegetales y otros productos veganos. La puedes usar para acompañar tus ensaladas o cremas de verduras.

¿Cómo prepararla?

  • Primero, vierte una taza de semillas de calabaza en una batidora.
  • Luego, procésalas con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Añade sal y una taza de agua, y sigue batiendo hasta obtener una crema suave.

3. Natas vegetales con anacardos

Anacardos
Su elaboración con frutos secos permite incorporar ácidos grasos saludables como los omega-3.

Una deliciosa nata de anacardos puede ser útil para disfrutar postres saludables sin remordimientos. Su ingrediente básico es una fuente de grasas saludables, como el ácido oleico, además de proteínas y vitaminas y minerales. Por otro lado, la textura es idónea para cubrir tartas o rellenar dulces.

¿Cómo prepararla?

  • Primero, pon a remojar los anacardos en una taza de agua.
  • Al día siguiente, vierte los anacardos en la batidora y tritúralos.
  • Agrega una cucharada de zumo de limón y un cuarto de taza de agua.
  • Luego, si gustas, agrégale también media cucharadita de semillas de vainilla.
  • Para terminar, bate enérgicamente hasta obtener una textura cremosa.

4. Nata de semillas de sésamo

Una de las natas vegetales que puedes disfrutar en un capuccino, repostería y postres es la elaborada con semillas de sésamo. Este ingrediente se destaca por su alto contenido de grasas mono y poliinsaturadas, las cuales benefician la salud cardiovascular.

¿Cómo prepararla?

  • Para empezar, combina dos cucharadas soperas de tahini crudo (crema de sésamo) con cuatro cucharadas de agua filtrada.
  • Bate unos minutos, hasta obtener una crema suave y espesa.
  • Por último, agrégale un poco de azúcar integral o sirope para endulzarla.

Lee: Prepara una deliciosa crema de cacao vegana y saludable

5. Nata de semillas de girasol

Pipas de girasol para hacer natas vegetales
Ricas en vitamina E y ácidos grasos, las semillas de girasol proporcionan una fuente importante de antioxidantes.

Las semillas o pipas de girasol se distinguen por su significativo aporte de grasas saludables, zinc, selenio y vitamina E. Estos nutrientes ayudan a mejorar la salud cardiovascular y contribuyen a frenar el estrés oxidativo. Su preparación para una exquisita nata vegana es idónea para disfrutar en ensaladas y sándwiches.

¿Cómo prepararlas?

  • Primero, remoja las semillas de girasol en una taza de agua.
  • Al día siguiente, pásalas al vado de la batidora y mézclalas con una cucharada de levadura de cerveza.
  • Procesa todo hasta obtener una textura cremosa.

¿Estás buscando alternativas para los lácteos? Entonces apunta estas recetas para hacer natas vegetales. Como lo puedes notar, son fáciles de hacer y pueden añadirse a diversas recetas.