¿Cómo preparar sopa de pepino y maíz dulce?

Maite Córdova · 3 agosto, 2018
El pepino es un vegetal muy conocido por su alto contenido de agua y sabor refrescante. Por ello, no es de extrañar que se emplee en muchas recetas veraniegas.

La sopa de pepino es un plato que se toma frío durante el verano, ya que el sabor refrescante del pepino y su alto contenido de agua ayudan a combatir las altas temperaturas del ambiente. Evidentemente se trata de una forma sana y deliciosa de nutrir e hidratar al cuerpo.

Algunos consideran que la sopa de pepino es una variante del gazpacho andaluz, aunque lo cierto es que se trata de una excelente forma de ingerir pepino, sin tener que recurrir a las típicas ensaladas. Por otra parte, hay algunas variantes muy interesantes, como es el caso de la receta tradicional búlgara que te comentaremos posteriormente.

Sopa de pepino y maíz dulce

Ingredientes

  • Agua
  • Aceite de oliva
  • 1 pieza grande de pepino (300 g)
  • Una pizca de pasta de wasabi
  • 1 bote pequeño de yogur natural, sin azúcar (125 g)
  • 2 cucharadas de nata (30 ml)
  • Condimentos: pimienta negra, sal, ajo en polvo, tabasco
  • Opcional: almendras fileteadas
  • 1 cucharada de zumo de limón (15 ml)
  • 5 cucharadas de maíz dulce (75 g)

Descubre: Beneficios del wasabi para nuestra salud

Preparación

  1. Lavamos y picamos el pepino a la mitad. A continuación procedemos a retirar todas las semillas al pepino para poder trocearlo en rodajas. No es necesario retirarle la piel.
  2. En la licuadora, coloca las rodajas de pepino, el zumo de limón, el aceite, el wasabi, los condimentos (a excepción del tabasco) y procesamos hasta integrar todos los ingredientes.
  3. Aparte, realizamos el mismo procedimiento con el maíz, la nata, el agua, el tabasco y otro poco de aceite de oliva.
  4. Vertemos cada mezcla en un recipiente diferente y llevamos a refrigerar durante una hora entera. 
  5. Para servir la sopa de pepino y maíz, es necesario verter la mitad de la crema de pepino en el plato y luego, verter la otra mitad. Para decorar, se pueden dejar algunos granos de maíz enteros, una rodaja de limón o lo que deseemos.

Sopa de pepino y yogur, un plato búlgaro

Ingredientes (para 2 comensales)

  • 2 dientes de ajo
  • 2 o 3 pepinos
  • 3 cucharadas de nueces peladas (45 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 ½ vasos de yogur griego, sin azúcar (300 g)
  • Condimentos: aceite de oliva, sal, pimienta y eneldo

Preparación

  1. Pelamos y cortamos en trozos pequeños el ajo.
  2. En un bol, vertemos todo el yogur y le añadimos el ajo, el agua y una pizca de sal. A continuación, con ayuda de la batidora de mano, procedemos a mezclarlo todo. Antes de finalizar, incorporamos las nueces peladas y un chorrito de aceite.
  3. Pelamos y cortamos el pepino en rodajas y luego, las picamos dos veces por la mitad. Otra opción consiste en procesar el pepino junto con los demás ingredientes, no obstante, hay que destacar que en la preparación tradicional la idea es que queden trozos de pepino. 
  4. Añadimos los trozos de pepino a la crema de yogur y espolvoreamos pimienta y eneldo por encima. Servimos de inmediato.

Sopa de pepino y aguacate

Ingredientes (para 3 o 4 comensales)

  • 1 diente de ajo
  • Una pizca de sal
  • 5 pepinos
  • 2 aguacates
  • 1 ¾ vaso de agua fría (350 ml)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (45 ml)
  • 2 cucharadas de hojas de de perejil (30 g)
  • 1 cucharada de vinagre de Jerez (15 ml)
  • ½ cucharadita de comino en polvo (2, 5 g)

Lee: Cenas que te ayudarán a quemar grasas

Preparación

  1. Primeramente, pelamos los pepinos y los cortamos en rodajas de grosor fino. Hacemos lo mismo con el aguacate.
  2. A continuación, mezclamos ambos ingredientes con ayuda de la batidora de mano, hasta obtener una especie de pasta más o menos espesa.
  3. Pelamos y picamos el ajo en trozos no demasiado pequeños.
  4. Añadimos el agua, el vinagre, el ajo y el perejil a la mezcla de aguacate y pepino. A continuación, mezclamos todo nuevamente para integrar por completo todos los ingredientes.
  5. Mientras batimos, añadimos el comino, la sal y el perejil de forma moderada (para no salar en exceso). En caso de que la sazón haya quedado muy suave, rectificamos.
  6. Decoramos con una rodaja fina de pepino o bien, una cucharadita de semillas y servimos.

Como hemos podido observar, la sopa de pepino se puede preparar de diversas formas, según nuestras preferencias. No obstante, todas las opciones son realmente gustosas y tienen un buen aporte nutricional. Y lo mejor de todo es que cada una de estas recetas se puede preparar en menos de 10 minutos. ¿Qué más se puede pedir?