Cómo preparar tus propios caramelos de miel y limón para tratar la tos

Aunque podemos comprarlos en la farmacia o el supermercado, al elaborar los caramelos de miel y limón en casa nos aseguramos de que los ingredientes que incluimos son de primera calidad

La tos es uno de los mecanismos de defensa que utiliza el cuerpo para expulsar aquellos agentes dañinos que ingresan a las vías respiratorias.

Se da de forma productiva cuando viene acompañada de flemas, las cuales tienen la función de despejar el sistema obstruido por el exceso de mucosa.

También puede producirse en forma seca, como una reacción alérgica a los cambios bruscos de clima, el aire acondicionado, la exposición a las toxinas del ambiente, entre otros.

En cualquier caso, sea cual sea su causa, es un síntoma bastante molesto que casi todos desean controlar para que no interrumpa sus actividades.

Por fortuna, existen una serie de remedios comerciales y caseros que disminuyen la irritación de la garganta mientras aceleran la recuperación de las afecciones que causan la tos.

Uno de los más conocidos son los caramelos o pastillas con agentes demulcentes, que causan una sensación de alivio inmediato mientras reducen la presencia de bacterias y virus.

En el mercado y las farmacias se pueden adquirir en varias presentaciones sin necesidad de fórmula médica, pero hay un método para prepararlos con ingredientes de origen natural.

Caramelos de miel y limón para tratar la tos

Tanto la miel como el limón han hecho parte del catálogo de remedios naturales contra la tos desde hace cientos de años.

100% naturales, estos cuentan con propiedades antisépticas y antiinflamatorias que favorecen la recuperación de las vías respiratorias cuando están obstruidas por el exceso de flemas o agentes que les provocan irritación.

La gran ventaja de prepararlos en forma de caramelos es que se van disolviendo lentamente en la boca, lo cual permite aprovechar sus cualidades analgésicas mientras se suaviza la laringe.

Como no queremos que queden dudas sobre sus beneficios, a continuación detallamos cuáles son las propiedades de sus dos ingredientes naturales.

Te recomendamos leer: 10 maravillosos beneficios de la miel natural

Beneficios de la miel

miel

La miel de abejas puras está considerada como el mejor remedio para  calmar las afecciones que interrumpen las tareas del sistema respiratorio.

Los componentes que contiene se han valorado por sus efectos antibióticos y antioxidantes que favorecen la eliminación de microbios dañinos para proporcionarle alivio a los pulmones.

Su ventaja principal es que es muy suave con el estómago, lo que permite utilizarla en remedios para los niños. Además, cuenta con un sabor dulce muy agradable que al pasar por la garganta le proporciona suavidad.

Desde el punto de vista nutricional, este alimento nos aporta:

  • Vitamina A.
  • Vitamina C.
  • Vitamina D.
  • Vitaminas del complejo B.
  • Cobre.
  • Potasio.
  • Magnesio.
  • Hierro.
  • Calcio.
  • Yodo.
  • Sodio.

Beneficios del limón

limón salud hepática

Los remedios tradicionales de la abuela tienen como protagonista al limón, un fruto cítrico que ha llegado a todos los lugares del mundo por su inigualable sabor y sus propiedades medicinales.

Su zumo y los extractos que se obtienen de sus cáscaras han sido útiles para la elaboración de tratamientos contra la gripe, el resfriado, las alergias y otras afecciones que atacan la salud pulmonar.

Esto dado a su alto contenido de vitamina C, un nutriente esencial que fortalece el sistema inmunológico, incrementando los anticuerpos que evitan el ataque de los patógenos.

Cabe destacar que cuenta con propiedades bactericidas, antisépticas y depurativas que contribuyen a controlar la presencia de bacterias dañinas en el cuerpo, para evitar que afecten el funcionamiento de los sistemas principales.

Ver también: 10 usos del limón que demuestran que es imprescindible en el hogar

¿Cómo preparar caramelos de miel y limón?

caramelos-miel

Los caramelos caseros de miel y limón son muy fáciles de preparar y resultan mucho más económicos que las pastillas similares que venden en las farmacias.

Los ingredientes se consiguen en tiendas herbolarias y supermercados, todos por un precio bastante accesible.

Ingredientes

  • ½ de azúcar blanca (100 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • El zumo de un limón
  • 1 cucharada de jengibre en polvo (10 g)
  • ½ taza de miel (200 g)

Preparación

  • Para empezar coloca la miel, el jugo de limón y el jengibre en un cazo a fuego medio.
  • Mezcla todo con un batidor manual mientras aumenta la temperatura.
  • Cuando aparezca espuma en la superficie, reduce la temperatura y sigue mezclando hasta que llegue a los 150 o 155 °C de temperatura.
  • A continuación, coloca unas gotas del producto en un vaso con agua helada y comprueba si ya están listos.
  • Si de inmediato se pone duro quiere decir que ya está; de lo contrario, continua removiendo unos cuantos minutos.
  • Deja enfriar un poco la mezcla y viértelo en moldes para caramelos.
  • Cuando se enfríen, retira las pastillas y rocíalas con el azúcar hasta cubrirlas por completo.
  • Guárdalas en el refrigerador, ya que tienden a pegarse.

Modo de consumo

  • Consume una pastilla cada cuatro horas.

¿Te gustó la receta? Intenta prepararla en casa y disfruta de todas las propiedades que estos ingredientes le aportan a tu cuerpo.

 

 

 

 

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar