Cómo preparar un champú casero para limpiar el pelo en seco

Aunque solo lo utilicemos como solución de emergencia, el champú casero en seco puede ayudarnos a eliminar el exceso de grasa y permitirnos espaciar un poco los lavados convencionales

En otras ocasiones hemos hablado de cómo podemos preparar un champú natural con ingredientes tan sorprendentes como el huevo, la miel o el bicarbonato de sodio, según nuestro tipo de pelo.

En este artículo te explicamos cómo puedes preparar un champú casero para limpiar el pelo en seco, recuperando una antigua receta y añadiéndole algunos ingredientes para perfeccionarla.

Ventajas del champú casero

Qué es un champú casero en seco

La mayoría de los champús convencionales son demasiado agresivos con nuestro pelo, ya que contienen ingredientes como los sulfatos, alcohol, perfumes, parabenos y siliconas.

Estos nos proporcionan un efecto visiblemente bonito durante uno o dos días pero perjudican a nuestra salud capilar a largo plazo.

El primer problema de usar estos champús es que nuestro cuero cabelludo sufre un desequilibrio en cuanto a la producción de sebo, provocando que tengamos las raíces grasas con mayor facilidad, mientras que el resto del pelo y, sobre todo, las puntas, se resecan cada vez más.

Los champús naturales y ecológicos que están libres de estas sustancias son mucho más respetuosos con nuestro pelo, por lo que son una buena elección para mantenerlo saludable.

También podemos optar por lavar nuestro cabello con champús caseros, como la miel diluida en agua, el bicarbonato de sodio diluido en agua seguido del vinagre de manzana o bien la yema de huevo.

En este caso proponemos una alternativa para limpiar el pelo en seco. En especial, cuando solamente se nos ha engrasado la zona de la raíz o del flequillo.

Ver también: Los 3 mejores champúes herbales para revitalizar tu cabello

¿Qué es un champú casero en seco?

champú seco

Nuestras abuelas, hace décadas, ya usaban la harina de fina de maíz para disimular el pelo sucio, ya que solían lavárselo solamente una vez a la semana. Sin embargo, tenían unas melenas bonitas y saludables.

Esta harina absorbía el exceso de grasa de la raíz y le quitaba el brillo excesivo provocado por el sebo. A continuación, se peinaban bien para repartir la harina y eliminarla, de manera que el resultado era efectivo e inmediato.

Este champú casero es muy útil para espaciar un poco más los lavados o para usarlo en las zonas cercanas al rostro, que se engrasan con más facilidad. También es un remedio de emergencia si no nos da tiempo a lavarnos el pelo o después de un día muy caluroso.

A continuación explicamos cómo elaborar un champú en seco un poco más elaborado que la harina de maíz.

Ingredientes

  • 100 g de harina fina de maíz
  • 20 gotas de aceite esencial de limón
  • 10 gotas de aceite esencial de menta

El aceite esencial de limón es un potente limpiador, nos da un aroma delicioso y tiene efectos astringentes sobre el exceso de sebo.

La menta, por su parte, es un ingrediente muy refrescante y calmante que calma el picor y la sensación de calor. Además, estimula el crecimiento del pelo.

Los aceites esenciales no son imprescindibles, ya que podríamos usar solamente la harina. Sin embargo, nos ayudarán a disimular el olor del pelo sucio y nos darán una sensación mucho más refrescante y agradable.

También podemos probar con otros aceites esenciales si tenemos alguna preferencia por un olor concreto.

No obstante, recomendamos que sean siempre aceites esenciales naturales, los cuales no debemos confundir con las esencias sintéticas que se venden muy baratas en muchos establecimientos.

Además, estas esencias pueden resultar perjudiciales para nuestro pelo.

Te recomendamos leer: ¿Cómo combatir la caída del cabello con jugo de limón?

¿Cómo lo hacemos?

Cómo lo hacemos

Elaborar este champú casero es tan sencillo como introducir la harina y, a continuación, los aceites esenciales, en un bote cerrado y agitarlo bien para que se mezclen, de manera que toda la harina quede impregnada con estas esencias naturales.

Lo conservaremos siempre cerrado para que no pierda el olor.

Podemos poner este champú casero en un salero para que su aplicación sobre el cuero cabelludo sea más sencilla.

¿Cómo lo usamos?

  • Espolvoreamos un poco de la mezcla directamente en las raíces, sin excedernos. Es mejor añadir más si fuera necesario ya que, si no, dejaremos el pelo demasiado blanco o mate. Evitaremos que caiga sobre el resto del cabello.
  • Nos masajearemos el cuero cabelludo con las yemas de los dedos para repartirlo bien.
  • Al cabo de unos minutos nos cepillamos bien el pelo para quitar los restos de harina.