Cómo preparar un detergente casero y natural

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 16 noviembre, 2018
Los productos caseros nos aseguran unos ingredientes totalmente naturales y, además, podemos añadirles la fragancia que queramos

Cada vez más, buscamos la manera de recuperar los trucos que usaban nuestras abuelas y que funcionaban igual o mejor que los que tenemos hoy en día y, además, son mucho más económicos y ecológicos. Si quieres aprender a preparar un detergente casero y natural, no te pierdas este artículo.

Te explicamos cómo podemos preparar nuestro detergente casero para la lavadora, y compartimos algunos trucos para elaborar también un suavizante del aroma que queramos y un quitamanchas casero.

Ventajas del detergente casero

Preparar nuestro propio detergente casero tiene algunas ventajas que queremos destacar:

  • Económico: ya sabemos que los detergentes no son baratos, sin embargo, esta receta se prepara con ingredientes muy económicos que tenemos en casa.
  • Sencillo: no requiere de conocimientos específicos, ya que la receta es simple y los ingredientes se encuentran muy fácilmente.
  • Ecológico: es importante no abusar de productos que dañen el medio ambiente y utilizar solo los imprescindibles.
  • Antialergénico: este detergente no contiene sustancias agresivas, lo cual es una ventaja sobre todo para personas de piel sensible y para bebés.

ropa tendida chatirygirl

Ingredientes naturales

Para preparar este detergente usaremos productos naturales que ya tenemos en casa, y desde el primer lavado notaremos su gran efectividad. El bicarbonato de sodio es un producto natural que actúa como desodorante y desinfectante, neutraliza el pH cuando este es demasiado ácido o demasiado alcalino y aporta suavidad a los tejidos.

Por otro lado, el jabón en el que basaremos el detergente es un jabón normal, como el que antiguamente se usaba para lavar la ropa a mano. Puede ser jabón elaborado con grasas naturales, jabón de coco, jabón de glicerina, jabón de marsella, jabón L.

¿Qué necesitamos?

  • Una o dos pastillas de jabón de lavar
  • 2 tazas de bórax
  • 2 tazas de bicarbonato de sodio
  • Opcional: aceite esencial de limón o lavanda
  • Agua

Utensilios

  • Un cubo
  • Una olla mediana
  • Una cuchara de madera

¿Cómo lo preparamos?

  1. Rallamos la pastilla de jabón. Necesitamos aproximadamente la medida de dos tazas.
  2. Pondremos a hervir en una olla un litro de agua y añadiremos las dos tazas de jabón. Dejaremos hervir a fuego lento mientras vamos removiendo con una cuchara de madera.
  3. En otro recipiente ponemos el bórax y el bicarbonato de sodio. Añadimos el agua que hemos hervido con el jabón ya derretido y mezclaremos bien la mezcla con la ayuda de la cuchara de madera, hasta que esté todo bien disuelto.
  4. A continuación, añadimos 7,5 litros de agua y volvemos a disolver con la cuchara.
  5. Este es el momento para añadir, si lo deseamos, algún aceite esencial que aromatice nuestro detergente. Pondremos la cantidad de 15 ml y removeremos de nuevo.
  6. Cubrimos el cubo.
  7. Lo podemos conservar en botellas de agua o de detergente vacías, con etiquetas que indiquen el contenido por seguridad. Antes de cada uso las agitaremos para mezclar los ingredientes.

¿Y el suavizante?

La manera más natural, económica y efectiva de sustituir el suavizante comercial es usando vinagre. Este nos ayuda a limpiar también la ropa, a suavizar los tejidos y ayuda a evitar las pelusas y la electricidad estática.

Además, el vinagre sirve para ablandar aguas muy duras, con demasiado contenido de cal.

Finalmente, el vinagre tiene otra gran ventaja: nos ayuda a limpiar los tubos y mangueras de la lavadora de los residuos de suciedad, jabón, cal, moho, etc. Para conseguir un aroma específico podemos usar aquí también algún aceite esencial:

  • Cítricos (limón, naranja, mandarina): nos ayudan a limpiar en profundidad, a eliminar restos de grasa y a dar un aroma delicioso a las prendas.
  • Lavanda: el aroma por excelencia de muchos limpiadores, ya que ayuda a desinfectar y además tiene propiedades relajantes y suavizantes.
  • Árbol de té: excelente para eliminar hongos
  • Eucalipto: este aceite da un aroma muy refrescante y también nos ayuda a eliminar gérmenes.

Si no contamos con aceites esenciales también podemos añadir el jugo de medio limón junto con el vinagre.

Para las manchas rebeldes

Antes de lavar la ropa, aplicaremos a la mancha un poco de bicarbonato de sodio y vinagre. Después, frotaremos bien la mancha con la ayuda de un cepillo.

Imágenes por cortesía de chatirygirl y Jess