Cómo preparar un limpiador facial casero para todo tipo de piel

Para no dañar la piel es importante que verifiquemos que todos los ingredientes se han molido regularmente. Lo aplicaremos por la noche para eliminar las impurezas acumuladas del día

El paso más importante en cualquier rutina de belleza es la limpieza adecuada de la piel. Esta suele verse afectada por el polvo, el sudor, la suciedad y una serie de agentes patógenos que se adquieren día a día al estar expuestas a una gran cantidad de factores ambientales.

Cuando no se le presta la atención que requiere, no es de extrañar que empiecen a aparecer acné, manchas y otras imperfecciones que afectan a nivel estético.

De ahí la importancia de brindarle ciertos cuidados y hacerle una limpieza profunda que facilite la eliminación de todas esas impurezas que afectan sus células.

La buena noticia es que ahora existen muchos productos de limpieza facial que ayudan a cumplir con este paso cada día, independientemente de los hábitos y cuidados que se tengan.

Si bien, en el mercado se pueden adquirir en diversas presentaciones, hay alternativas más saludables y orgánicas que se pueden hacer en casa para no gastar tanto dinero.

A continuación queremos compartir un limpiador casero hecho con ingredientes de origen natural, cuyas propiedades nutren y reparan para una piel más renovada.

Limpiador facial de avena y arcilla

La mayoría de lavados faciales suelen hacerse con jabones perfumados que alteran el pH natural de la piel y provocan sequedad o irritaciones.

Optar por un limpiador más apropiado, como el que se prepara con avena, arcilla y otros ingredientes calmantes, garantizará una piel más suave y libre de impurezas sin causar efectos negativos.

Limpiador facial de avena y arcilla

Resumen de los beneficios de sus ingredientes

  • Avena: Tiene un ligero efecto exfoliante e hidratante que se absorbe con facilidad. No causa irritaciones y, por el contrario, actúa como un calmante.
  • Arcilla: Es uno de los mejores ingredientes para combatir la flacidez y reafirmar la piel. Facilita la eliminación de las toxinas y le proporciona suavidad.
  • Almendras: Son muy hidratantes y ayudan a conservar los aceites naturales.
  • Flores secas (rosa, lavanda y caléndula): Tienen propiedades calmantes y curativas que disminuyen las imperfecciones.
  • Aceite esencial de lavanda: Es apto para todo tipo de pieles y actúa como un remedio contra el acné, la sensibilidad y la inflamación.

Ver también: Aprende a hacer un jabón y una loción hidratante antiacné

¿Cómo preparar este limpiador facial de avena y arcilla?

Jabon

Como sus ingredientes son muy fáciles de adquirir en el mercado y no son tan costosos, este limpiador natural se puede preparar en casa siguiendo unos pasos muy simples.

Como resultado se tendrá un jabón suave e ideal para cuidar la piel, que gracias a sus propiedades puede sustituir esos productos elaborados con químicos fuertes.

Ingredientes

  • ¼ de taza de avena entera (26 g)
  • ¼ de taza de arcilla o caolín (50 g)
  • 2 cucharadas de almendras (15 g)
  • 1 cucharada de flores secas (rosa, lavanda y caléndula) (10 g)
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda

Instrucciones

  • Introduce la avena, las almendras y flores secas en una máquina de moler hasta obtener un polvo fino.
  • Pásalas a través de un colador de malla fina para asegurarte de separar los trozos que no se molieron bien.
  • Aparte, en un recipiente, combina la arcilla en polvo y el aceite esencial de lavanda.
  • Bate todo con una cuchara de madera y, a continuación, mezcla todos los ingredientes en un recipiente de vidrio o plástico.
  • El resultado será  un polvillo o pequeños granos.
  • Almacena el producto en un frasco de vidrio hermético, preferiblemente con una tapa plástica.
  • Etiqueta el limpiador y guárdalo en un lugar fresco.

¿Cómo utilizarlo como limpiador facial diario?

  • Toma ½ o 1 cucharadita de los granos de limpieza y mézclalos con un poco de agua para crear una pasta.
  • Humedece la piel y aplícale el producto con un suave masaje.
  • Enjuaga con agua y sécalo con cuidado.
  • Repite los mismos pasos todos los días, en lo posible antes de ir a dormir.

Te recomendamos leer: Beneficios de la leche de almendras

¿Cómo utilizarlo como una mascarilla de uso semanal?

Cómo utilizarlo como una mascarilla de uso semanal

  • Si prefieres convertir el producto en la base para una mascarilla exfoliante semanal, toma dos o tres cucharaditas del polvo y mézclalo con unas cuantas gotas de agua hasta hacer una pasta gruesa.
  • Aplícala con las yemas de los dedos sobre la piel, mediante suaves masajes circulares para facilitar la eliminación de células muertas.
  • Déjalo actuar durante 15 minutos y retira con agua tibia.
  • Si quieres beneficios adicionales puedes usar gel de aloe vera o yogur en lugar de agua.

Como puedes ver, se trata de un producto de limpieza diferente a los jabones o líquidos que venden en el mercado. Es multiusos, ya que además de limpiar, también puede exfoliar y tonificar.

Utilízalo con regularidad y notarás como tu piel luce renovada, tersa y radiante.