Cómo preparar un suavizante casero para tus toallas

Paula Heidemeyer · 12 octubre, 2018
Además de evitar que las toallas raspen, al utilizar este suavizante casero también podremos olvidarnos de los malos olores gracias a las propiedades de sus ingredientes naturales.

Cada prenda de nuestro armario necesita un tratamiento diferente y esto puede provocarnos dificultades a la hora de lavar la ropa, las sábanas o nuestras toallas. En muchas ocasiones parece que tengamos que hacer un cursillo de limpieza para saber cómo limpiar a la perfección cada rincón de nuestro hogar.

Sin embargo, gracias a la información de internet, encontramos soluciones fantásticas que nos facilitan nuestro día a día y nuestras tareas en casa. En esta ocasión, vamos a hablar de cómo preparar un suavizante casero para limpiar y darle suavidad a tus toallas.

Cuando compras toallas, las primeras veces que las usamos pueden soltar pelusillas, con el tiempo se vuelven más blandas y, por último, terminan raspando la piel. Es cierto que no es malo; simplemente, que el tacto no es el mismo. Si quieres que tus toallas aparte de limpias, estén desinfectadas y suaves toma nota de la receta del suavizante casero que te vamos a contar hoy.

 

Aprende a preparar un suavizante casero para tus toallas

 

Si te animas a probar un suavizante ecológico y casero no dudes en seguir leyendo estas líneas. Los suavizantes caseros están hechos a partir de productos naturales, son económicos, eficaces y no tienen nada que envidiar a los suavizantes industriales.

Además, son la mejor opción para respetar al medio ambiente. Este suavizante dejará tu ropa y tus toallas igual de suaves y desinfectadas que cualquier otro comercial e industrial. Por último, comprobarás que no dañarán el tejido ni mucho menos tu piel.

Ingredientes para preparar tu suavizante

  • 2 tazas de vinagre blanco (500 ml)
  • 4 tazas de agua mineral (1 litro)
  • 2 cucharadas de bicarbonato (18 g)

Descubre: Cómo hacer una limpieza ecológica en nuestro hogar

Preparación del suavizante orgánico para tu lavadora o para lavar a mano

La preparación es muy sencilla, tan solo necesitas un recipiente apto para la mezcla.

  • En primer lugar mezcla el litro de agua con el medio litro de vinagre. En este caso optamos por el vinagre blanco para asegurarnos de que no destiñe nada.
  • Vierte poco a poco el bicarbonato al líquido, comprobarás que se genera una espuma inmediatamente. Por ello, no lo eches de golpe, porque podría salirse el preparado del recipiente.
  • Mezcla bien hasta que todo sea un producto homogéneo. Una vez que lo tengas, te recomendamos guardarlo en una botella de plástico, y ya lo podrás usar como si fuera tu suavizante de siempre.

Haz la prueba y lava tus toallas la próxima vez con este suavizante casero, orgánico y ecológico: comprobarás que son todo ventajas.

No te lo pierdas: Ideas ecológicas: bolas de lana secadoras para la lavadora

Curiosidades y consejos

El vinagre es uno de los mejores suavizantes que podemos utilizar para nuestra ropa y en particular para nuestras toallas. Las toallas suelen guardar mucha humedad. Si no se secan bien tras cada uso pueden acabar oliendo y, aunque las lavemos, no conseguiremos quitarle ese mal olor.

El vinagre no solo se usa como suavizante, sino también para limpiar artículos y otras zonas difíciles de nuestra casa como la cocina o el baño. A pesar de que su olor es muy fuerte, desaparece al secarse, por lo que es muy bueno para eliminar manchas y quitar el mal olor.

Si ves que alguna toalla tiene una mancha grande puedes aplicar directamente un poco de vinagre encima de la mancha. Deja que actúe durante 10 minuto y luego procede a lavarla de forma normal.

Consejos para lavar las toallas

  • Lo ideal es lavarlas con agua fría, vinagre blanco, limón y un poco de amoniaco perfumado. De esta forma nos aseguraremos de que quedan con un agradable olor.
  • Al lavar las toallas no se debería usar suavizantes industriales ni mucho detergente. Aunque pueda parecer contradictorio, si añadimos mucho detergente en la lavadora es posible que no se laven bien.
  • Si no cuentas con secadora, seca las toallas al aire y no en sitios pequeños sin ventilación. Recuerda que se deben secar bien antes de guardarlas para evitar el mal olor de la humedad.
  • No laves muchas toallas a la vez ni cargues mucho la lavadora. Si lo haces estarás dificultando la limpieza y es posible que tengas que lavar las prendas de nuevo.

Como puedes comprobar, hacer este suavizante para tus toallas es muy sencillo. No dudes en ponerlo en práctica para comprobar por ti mismo todos sus beneficios.