Cómo prepararse para el día del parto

Lucía Ramírez 28 junio, 2018
Planificar todo lo necesario para la llegada de un hijo permite vivir el embarazo y la maternidad de una manera más plena y tranquila. Además, ayuda a afrontar el parto con un menor nivel de miedo y ansiedad.

Estás cerca de las últimas semanas del embarazo y ya es hora de contemplar cómo prepararse para el día del parto. Para ello necesitas ser muy previsora, al igual que tu pareja ya que, durante el parto, pueden presentarse situaciones difíciles y no planeadas con mucha rapidez.

Por qué prepararse para el día del parto

El parto es un proceso que se vive principalmente en las instalaciones hospitalarias para recibir atención específica y profesional, tanto para la madre como para el bebé. Por ese motivo, es muy importante planificar lo necesario y llegar sin contratiempos al parto.

Así que en este artículo te compartimos una serie de consejos que esperamos te sean de ayuda para este gran episodio en tu vida. Especialmente si es el nacimiento de tu primer hijo.

Cuándo acudir al hospital

En primer lugar, es vital conocer los síntomas más comunes que se presentan antes de dar a luz. De esta manera se podrá discernir entre los signos que indican que el trabajo de parto ya ha empezado.

Embarazada en el hospital.

Los signos más comunes son las contracciones uterinas, así como la dilatación cervical. Sin embargo, son señales que solo puede verificar el personal médico.

Por ende, te presentamos una breve lista con los síntomas más frecuentes basados en una ‘Guía española para la preparación al nacimiento y crianza’. Si cumples con dos o más síntomas debes acudir al hospital.

  • Dolores abdominales o molestias constantes.
  • Presión en el área púbica.
  • Endurecimiento del abdomen.
  • Pérdida de líquido.
  • Aumento en el flujo vaginal.
  • Manchado de tono oscuro debido al tapón mucoso.

Trabajo de parto falso y verdadero

Por otro lado, es importante diferenciar el falso trabajo del parto del verdadero. De acuerdo con la ‘Guía Profesional para la educación maternal-paternal del embarazo y parto’, se diferencian de manera sencilla uno del otro.

En el primer caso, las contracciones son irregulares y duran menos de un minuto. Asimismo, existe malestar en la zona debajo de la región umbilical, entre las fosas ilíacas (hipogastrio) y en la región inguinal. No obstante, este dolor se alivia con reposo o con una caminata ligera.

Por el contrario, en el caso del trabajo de parto verdadero, las contracciones son regulares, con mayor frecuencia, duración e intensidad; no disminuyen con el reposo. Asimismo, existe malestar en la zona lumbar la cual se disemina hacia el área del abdomen.

Ahora bien, ¿bajo qué circunstancias deberías solicitar atención médica? Sigue leyendo para saber cómo prepararse para el día del parto.

Te sugerimos leer: 8 consejos para un embarazo sano

Situaciones de riesgo

  • Líquido amniótico de color verdoso, amarillento o marrón.
  • Sangrado parecido al de la regla, pues indica un posible desprendimiento de placenta y riesgo de sufrimiento fetal.
  • Contracciones uterinas muy fuertes y que no se detienen.
  • Ausencia de movimientos fetales.
  • Fiebre superior a 38°.

Contracciones

Las contracciones son dolores intensos que van en aumento y que se localizan en la región lumbar o fosas ilíacas. Generalmente se presentan 1 cada 5 minutos, incluso cuando se está recostada.

Contracciones del parto.

Distinguen de las contracciones Braxton-Hicks al presentarse endurecimiento del abdomen y después relajación del útero. En este caso es importante acudir al hospital.

Rotura de la bolsa amniótica

Otra señal que debes tener en cuenta para saber cómo prepararse para el día del parto es considerar la rotura de la bolsa amniótica. Si la mujer nota que pierde poca cantidad de líquido es muy probable que la bolsa se haya roto.

Asimismo, se debe prestar atención en la hora y el color del líquido. En caso de que el fluido sea de un tono claro, se perciban los movimientos del bebé en el vientre y no se sientan las contracciones uterinas, todo está bajo control pero es necesario presentarse en el hospital con prontitud.

No obstante, en caso de que el líquido sea de un color amarillo, rojo o verde, es indicativo de que el trabajo de parto está empezando. Debes acudir a urgencias lo más pronto posible.

Conoce: ¿Existe una influencia de los eclipses en el embarazo?

Prepara la maleta

Prepararse para el día del parto tiene que incluir forzosamente una buena maleta para el hospital. Esta debe ser cómoda y manejable. Lo más recomendable es que esté lista antes de la semana 37 del embarazo para evitar empacar con presión y premura.

Maleta de una mujer embarazada para el parto.

Ahora bien, ¿qué debe contener esta maleta? A continuación te compartimos una breve lista con los elementos esenciales.

  • Documentos personales oficiales relacionados a la Seguridad Social.
  • Ropa cómoda, bata de baño, pantuflas, medias.
  • Objetos de higiene: jabón, cepillo de dientes, crema dental, desodorante, crema, champú, cepillo para el cabello, toalla, compresas de algodón, etc.
  • Un abrigo o chaqueta cálida.
  • Cambios de ropa interior especial cómoda: sujetadores para lactancia materna, bragas de talle alto.
  • Ropa de bebé y artículos de higiene: pañales, camisas, medias, gorro, etc.
  • Teléfono: banco de energía o cargador, así como números de contacto.

Anotaciones finales

En algunas ocasiones, aún teniendo buena información sobre los síntomas del parto y su proceso, a algunas mujeres se les dificulta reconocer sus propias reacciones o el significado de ciertas sensaciones.

Por esa razón te recomendamos estar en contacto constante con tu médico para que pueda responderte cualquier duda sobre los síntomas que presentes.

Te puede gustar