Cómo prevenir el dolor de cartílagos - Mejor con Salud

Cómo prevenir el dolor de cartílagos

El sobrepeso suele ser una de las causas comunes del desgaste de los cartílagos. Debemos mantenernos en un peso adecuado y practicar ejercicio para prevenir lesiones

El tejido cartilaginoso, más comúnmente llamado “cartílago” es un tejido elástico cuya matriz se encarga de brindar soporte a las células que reciben el nombre de “condrocitos”. Son realmente muy importantes en nuestra vida cotidiana y en muchos casos, pueden doler o molestar. Conoce en el siguiente artículo cómo prevenir y tratar el dolor de cartílagos.

Cartílagos: qué saber

Los cartílagos “acomodan” las superficies femorales y las cavidades, por lo cuál sirven para amortizar los golpes o saltos al caminar o correr y previenen el desgsate por rozamiento de las articulaciones. Son, entonces, una estructura de soporte que sirven para dar movilidad.
En el cuerpo humanos tenemos tres tipos de cartílagos:

  • Cartílago hialino: Está formado por fibrillas de colágeno y es el grupo más abundante, ya que se encuentran en la laringe, los bronquios, las costillas, la tráquea y los extremos articulares de los huesos. Se nutre mediante el líquido sinovial y es de pocas fibras.
  • Cartílago fibroso (o fibrocartílago): Tiene colágeno pero de un tipo más grueso y está presente en los discos invertebrales y articulares, los meniscos, los bordes articulares y las zonas de inserción como con los tendones y ligamentos.

Cartilago

  • Cartílago elástico: Está formado por fibras elásticas y se encuentra en la epiglotis, la laringe, el oído externo, la trompa de Eustaquio, el conducto auditivo externo. Es de color amarillento y forma el pabellón de la oreja.

Cómo evitar el deterioro en los cartílagos

El desgaste de los cartílagos trae como consecuencia principal la artrosis, una enfermedad donde el tejido que amortigua y protege los extemos de los huesos se va perdiendo o reduciendo. En la mayoría de los casos, los pacientes con problemas en cartílagos son las mujeres adultas. Algunos consejos para prevenir el deterioro en los cartílagos:

  • Realiza deportes o hacer ejercicios periódicamente, para prevenir lesiones osteoarticulares. Siempre teniendo en cuenta las características propias, como ser edad o capacidades.
  • Utilizar material deportivo y calzado adecuados para amortiguar la sobrecarga articular.
  • Acudir al médico ante la aparición de hinchazón o dolor, para descartar lesiones de cartílagos o inflamación en la membrana sinovial.

Cartilagos

  • Evitar el sobrepeso y la obesidad, ya que son causas directas de desgaste en los cartílagos. Seguir una dieta equilibrada y saludable.
  • Evitar aquellos movimientos que producen más dolor o limitar el uso de las articulaciones afectadas.
  • Hacer ejercicio sólo cuando la zona no está inflamada, evitando que quede fláccida.

¿Cómo se produce el desgaste de cartílagos?

Cuando se padece de desgaste cartilaginoso, ocasiona dolor e hinchazón, así como dificultad para caminar, mantenerse en pie, etc, debido a la fricción de los huesos. Los síntomas de las primeras etapas son:

  • La estructura del cartílago va perdiendo su intensidad y es más propensa a sufrir heridas o lastimarse por golpes o uso excesivo.
  • Se inflama el sinovio, es decir, el revestimiento de las articulaciones. Esto produce una proteína llamada citosina, que ocasionan más inflamación y daños.
  • Como el cartílago se desgasta, el hueso queda expuesto y la articulación va perdiendo su forma natural, lo que forma espuelas o “brotes óseos”.
  • Se forman junto a la articulación y el hueso unos quistes llenos de líquido con pedacitos de cartílago, lo que provoca mucho dolor.

Dolor.en.las.rodillas

Alimentos para construir cartílago

En la mayoría de los casos, los problemas de cartílagos desgastados o inexistentes se produce en las rodillas, que son las que deben soportar una gran cantidad del peso del cuerpo al caminar, estar parados, etc. Existen una gran variedad de razones por las cuáles una persona puede sufrir problemas en sus cartílagos, padecer artritis, dolor o rigidez al querer levantarse de la cama o de una silla. Ciertos alimentos pueden ayudar a prevenir el deterioro en los cartílagos y fortalecerlos.

Los vegetales son los más recomendados en este caso. La mayoría de ellos son bajos en calorías y sirven para perder peso o evitar aumentarlo. Recuerda que la obesidad es un factor de riesgo en los problemas de cartílagos. Los kilos adicionales los “cargas” en las rodillas, generando más tensión en las articulaciones, músculos y por supuesto, cartílagos. Una dieta con una gran ingesta de vegetales crudos te puede ayudar a reducir el dolor y adelgazar. Existen millones de recetas saludables para sacar todo el provecho a este grupo de alimentos.

Además de mejorar el estado de ánimo, consumir diariamente frutas y verduras ayudará a que tu organismo mejore notablemente.

Las proteínas magras también son muy buenas para evitar los dolores en los cartílagos y articulaciones. Puedes fortalecerlos con una reducción del consumo de grasas saturadas y un aumento de proteínas magras, incluidas en los frijoles o el tofu. Además, los mariscos son muy buenos porque ofrecen grasas omega 3 (de las buenas), que sirven para reducir la inflamación crónica. No dudes en consumir atún, salmón, arenque, sardina, camarón, ostra y vieira. Los pescados contienen vitamina D que reducen el riesgo de padecer artritis reumatoide.
Pescado
Las frutas cítricas pueden ayudar a formar y fortalecer el cartílago presente en las rodillas porque tienen mucha vitamina C, necesaria para que el cuerpo sintetice colágeno (forma parte de los tendones, cartílagos y ligamentos). La deficiencia de colágeno puede causar dolor e inflamación y también artritis o gota si le sumamos el hecho de producir demasiado ácido úrico. No dudes en consumir naranja, uva, mandarina, pomelo, limón a diario, así como también tomate, cebolla, pimiento y mora.

Los frutos secos son excelentes en los pacientes que padecen problemas en sus cartílagos. No dudes en consumir un puñado de nueces y cacahuates a diario para aportar a tu cuerpo una buena dosis de vitamina E. Además, limita la ingesta de azúcar y harina refinada (pan, pastas, arroz blancos).
Nueces