Cómo prevenir la hepatitis B

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 17 noviembre, 2018
Además de vacunarnos, es importante saber que la hepatitis B se contagia por contacto con sangre u otros fluidos corporales. No se contagia por estornudos ni por contacto casual.

Inflamación del hígado, cirrosis, cáncer, son solo algunas de las consecuencias de una enfermedad que cobra cada vez más víctimas en el mundo entero: la hepatitis B.

Aunque es considerada una de las infecciones más comunes no siempre se posee información precisa acerca de ella. Esto evita que se pongan en práctica ciertas medidas de prevención que pueden salvar la vida de muchas personas.

Conociendo la hepatitis B

La hepatitis B es una infección causada por un virus: el virus de la hepatitis B (HBV). Cuando este penetra en nuestro cuerpo provoca una respuesta del sistema inmunitario que inflama y puede dañar seriamente el hígado.

Debemos recordar que si nuestro hígado no funciona correctamente podemos morir en uno o dos días. Por eso, es importante que aprendamos a protegerlo de esta enfermedad.

Hepatitis

Si una persona entra en contacto por primera vez con el virus se dice que está sufriendo una infección aguda. De forma general. los adultos se recuperan pronto de este proceso y desarrollan anticuerpos contra el virus que los vuelven inmunes a la hepatitis B.

Sin embargo, cuando el cuerpo no es capaz de luchar contra este agente infeccioso y el HBV permanece en la sangre durante más de 6 meses el paciente es diagnosticado con infección Crónica o hepatitis B Crónica. El estadio más grave de esta enfermedad.

Este último “tipo” de hepatitis es común que sea observada en niños muy pequeños, cuyo sistema inmunitario no está lo suficientemente desarrollado para atacar al virus.

Lee: Cómo mejorar el sistema inmune de los niños

A pesar de todo esto, esta enfermedad puede no causar síntoma alguno, todo depende de la respuesta inmune que tenga el cuerpo.

Es posible vivir con esta infección durante años sin saber lo que sucede, mientras el virus ataca silenciosamente nuestro hígado.

Si no se detecta y la enfermedad avanza, la hepatitis B puede provocar cirrosis (fibrosis del hígado), fallo o insuficiencia hepática, sangrado, coma, cáncer de hígado e incluso la muerte.

Síntomas de la hepatitis B

Algunos de los síntomas de la hepatitis B son los siguientes. Ante cualquiera de ellos debemos acudir al médico para que nos dé un diagnóstico preciso.

  • Semejantes a los síntomas de la gripe: Fiebre, fatiga, dolor muscular y pérdida el apetito.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Ictericia (ojos y piel amarillos).
  • Estómago hinchado y dolor en el bajo vientre.
Hepatitis.

A pesar de todo esto, es importante saber que la Hepatitis B no se transmite por tocar, abrazar o besar a una persona infectada. Tampoco lo hace si esta tose o estornuda. En cambio, la hepatitis sí se transmite en los siguientes casos:

  • Contacto sexual con personas infectadas.
  • Uso de agujas infectadas (drogas, piercing, tatuajes, acupuntura).
  • Intercambio de artículos personales (cepillos de dientes, máquinas de afeitar).
  • Transmisión vertical de la madre al bebé durante el parto.
  • Transfusiones de sangre y trasplante de órganos.

Descubre: Tratamiento de la hepatitis B

¿Cómo prevenir la hepatitis B?

La mejor manera de prevenir la aparición de esta enfermedad es mediante una vacuna. La vacuna de la hepatitis B vuelve inmune a la persona que la recibe contra el virus, permitiéndole el desarrollo de los anticuerpos adecuados.

Es considerada la vacuna más segura y efectiva creada hasta la fecha, sin embargo solo permite la prevención y no el tratamiento de la enfermedad.

Existen otras medidas que puedes poner en práctica reducir el riesgo de infección. Veamos algunos consejos que nos pueden ayudar:

  • Practica sexo seguro: utilizar preservativo, incluso cuando realizamos sexo oral, es importante para no entrar en contacto con sangre o fluidos infectados. Además, esto nos protegerá contra otro tipo de enfermedades.
  • Limpieza exhaustiva: si se derraman sangre es necesario limpiarla con una solución de lejía, por ejemplo, y utilizar guantes protectores.
  • No compartas objetos personales: las agujas, máquinas de afeitar, cepillos de dientes, piercing o, incluso, los cortaúñas no deben compartirse.
  • Usa agujas estériles: lo anterior no quiere decir que no podamos hacernos un tatuaje o piercing, lo que sí tenemos que hacer es cerciorarnos de que las agujas que se utilizan son estériles.
  • Seguridad durante el embarazo: en cuanto pase el momento del parto es necesario asegurarnos de que el bebé reciba su dosis de la vacuna contra la hepatitis.
  • Cuidado al viajar a otros países: debemos tener en cuenta las vacunas que nos debemos poner y algunos métodos de prevención para evitar el contagio.
Vacuna bebé

Ahora ya sabes cómo prevenir la hepatitis B, solo necesitas responsabilidad y precaución. Esperamos que este artículo te haya sido de gran ayuda y te permita desmentir algunas creencias sobre esta enfermedad.