Cómo prevenir las molestias en los senos

Entre los factores que pueden influir en el dolor de senos está el tipo de sostén que utilicemos. Opta por uno sin aros ni artificios. Los deportivos son la mejor opción

Las molestias  en los senos están asociadas a factores no cancerosos que por lo general actúan constantemente y de manera diferentes de mujer a mujer. Según diferentes estudios un 60% de las mujeres sufren molestias en sus senos y en su mayoría ocurre entre los 35 a 50 años. Muchas de estas molestias se atribuyen a la producción de estrógenos y por eso a medida que la mujer entra en su etapa de la menopausia, los dolores se hacen menos frecuentes.

Por lo general las molestias en los senos se presentan con inflamación y sensibilidad debido a los cambios  en los niveles hormonales por la menstruación o el embarazo. Estas molestias son bastante comunes y existen varias maneras de prevenirlas.

Utiliza sostenes menos restrictivos

En muchas ocasiones las molestias en los senos se deben al tipo de sostén que utilizamos; en el mercado hay muchos tipos de sostén elaborados en diferentes materiales y con múltiples diseños. Es recomendado utilizar sostenes que no lleven varillas, aros y push-up, los sostenes deportivos son una gran opción más liviana y aconsejada.

Consume vitaminas E, B6 y magnesio

Magnesio

Estudios revelaron que las mujeres que incluyen en su dieta vitaminas E, B6 y magnesio, presentan menos molestias en los senos e incluso dejan de sentirlas.

Mantén una dieta balanceada

Tener una dieta balanceada y rica en fibra es ideal para prevenir el dolor en los senos sobre todo aquellos que se presentan antes o durante la menstruación. Puedes empezar incluyendo en tu dieta una gran variedad de frutas y vegetales que puedes preparar de diferentes maneras para aprovechar todos sus beneficios.  Cabe destacar que además de prevenir las molestias, también será muy bueno para el organismo en general.

Reduce el consumo de grasas

Grasas

El consumo excesivo de grasas afecta todo el organismo y es causante de muchas enfermedades. Diferentes estudios han revelado que aquellas mujeres que consumen menos grasa tienden a presentar menos molestia en sus senos y mantienen más equilibrado su organismo. Se recomienda reducir al menos un 20% el total de calorías que se consumen a diario.

Consume aceite de Onagra

No está confirmado que este suplemento alimenticio reduzca las molestias en los senos, sin embargo testimonios aseguran que su consumo es ideal para tratar la sensibilidad e hinchazón que se presenta en los senos  sobretodo la etapa de la menstruación. Los expertos se han referido al tema y creen que tal vez el aceite de onagra reemplaza el ácido linoléico, el cual hace que los senos sean menos sensibles a los cambios hormonales.

Evita las bebidas con cafeína

Cafe

Se han realizado varios estudios que muestran una relación entre el consumo de cafeína y las molestias en los senos; como concusión se reveló que muchas mujeres que redujeron el consumo de este tipo de bebidas redujeron y/o dejaron de sentir molestias en sus senos durante los cambios hormonales.  Se recomienda evitar todo tipo de bebidas energizantes, refrescos y café.

Evita los excesos de sal

Los excesos de sal no son para nada buenos para la salud en general. En el caso de la molestia de los senos se ha encontrado una relación entre su consumo y la sensibilidad de los senos durante el tiempo previo a la menstruación. Reducir el consumo de sal es un hábito muy saludable que podemos empezar a tener para cuidarnos de muchas enfermedades.

Aplica compresas frías

Si sientes molestias, dolor e hinchazón en tus senos debido a tu cambio hormonal, puedes ponerte compresas frías en tus senos durante 10 minutos. Evita poner el frío directamente, envuelve el hielo en un paño o una bolsa.

Evita los malos hábitos

El consumo de tabaco, alcohol o cualquier tipo de droga, es muy perjudicial para la salud.  Estos son causantes de enfermedades muy graves y están relacionados con el aumento en las molestias en los senos debido a que alteran los cambios hormonales con más facilidad y frecuencia.

Recuerda…

Las molestias en los senos también pueden ser una alerta a una enfermedad mayor sobre todo cuando son constantes y descontroladas, en este caso tendrás que hacerte un autoexamen y verificar si además del dolor, tienes algunas alteraciones en los senos; si no encuentras nada pero el dolor continúa es muy importante que acudas al médico especialista para que él haga los chequeos necesarios para descartar anomalías.