Cómo prevenir las varices

Maria · 20 enero, 2013
Para prevenir las varices es muy importante que evitemos el sedentarismo y que estimulemos la circulación en la zona mediante duchas de agua fría.

La aparición de varices es un problema que cada vez afecta a más gente y que, aparte del problema estético, pueden suponer la aparición de complicaciones graves.

Por ello os vamos a acercar un poco más al tema y a daros unas indicaciones para prevenir las varices.

¿Qué son las varices?

Las varices son venas dilatadas que suelen aparecer en las extremidades inferiores como consecuencia de una insuficiencia venosa que impide el correcto retorno de la sangre de las venas al corazón.

La causa es un mal funcionamiento de las válvulas venosas, cuya función es favorecer el retorno de la sangre al corazón, y al no cerrarse adecuadamente, hacen que la sangre se acumule en las venas más inferiores dilatándolas.

Estas venas pueden pasar por diferentes estadios:

Estadio I

Las varices aparecen inicialmente como pequeñas arañas vasculares que son azules y moradas y que no suelen producir molestias.

Estadio II

No siempre estas arañas vasculares deben evolucionar a varices de grado II, pero si lo hacen empiezan a ser sintomáticas produciendo pesadez en las piernas, cansancio, calambres, picor y edema.

En esta fase los síntomas pueden mejorar si se aplican los consejos que más adelante os damos.

En cualquier caso cuando las varices empiezan a presentar sintomatología deben tratarse.

Estadio III

Cuando tienden a cronificarse, tarde o temprano se llegará al estadio III.

Lee también: 6 consecuencias de estar mucho tiempo sentados

Las venas en estadio III son aquéllas que producen un edema generalizado de las extremidades inferiores y cambios en la coloración de la piel.

Estadio IV

Cuando se producen ulceraciones, hemorragias o tromboflebitis, se habrá alcanzado el estadio IV.

Factores de riesgo

Las principales causas son la vida sedentaria que realizamos, la falta de ejercicio y un componente genético que parece que supone un 25%.

Otros factores que aumentan las posibilidades de su aparición son:

  • Sobrepeso.
  • Hipertensión arterial.
  • Permanecer mucho tiempo de pie sin caminar.
  • Tabaquismo.
  • Hipercolesterolemia.
  • Exposición al calor.
  • Uso de anticonceptivos orales.
  • Embarazo.

Éstas últimas suelen mejorar a los pocos meses de dar a luz sin complicaciones, pero debemos estar atentas porque suponen que tenemos una cierta tendencia a su aparición y probablemente volverán a hacerlo en el futuro.

Sabiendo todo lo anterior, podemos enumerar una serie de medidas que evitarán o retrasarán su aparición.

prevenir-las-varices

Cómo prevenir las varices

El principal consejo, que ya hemos comentado para prevenir otros muchos problemas de salud, es llevar una vida saludable: realizar ejercicio regularmente, una dieta equilibrada con pocas grasas, controlar la hipertensión y evitar el sobrepeso y el tabaco.

Si empezamos a notar los primeros síntomas podemos retrasar su avance y evitar complicaciones si:

  • Eliminamos de nuestro armario prendas y calzado demasiado ajustado.
  • Usamos medias de compresión.
  • Evitamos estar expuestos a fuentes de calor como calefactores o mantas eléctricas.
  • Caminamos a diario.
  • Realizarnos masajes en las piernas y mantenerlas elevadas cuando estemos en reposo.

Posibles tratamientos de las varices

Fármacos

Hay muchos medicamentos que pueden ayudarnos a aumentar el tono de la pared venosa y a aliviar los síntomas o las complicaciones. Pueden ser también medidas complementarias a otros tratamientos:

  • Fármacos para aumentar el tono venoso, que dan firmeza a la pared de las venas e impiden la formación de edemas.
  • Anticoagulantes tópicos que impiden la formación de trombos, facilitan la circulación e impiden la acumulación de glóbulos rojos en los tejidos.

Quizá quieras leer: Descubre las propiedades anticoagulantes y saludables del ajo

Hay otros muchos medicamentos que pueden utilizarse (siempre bajo prescripción médica).

Cirugía

  • El stipping, que consiste en seccionar las venas afectadas y extirpándolas por tracción. Requiere anestesia general y cierto tiempo de recuperación. Este método suele ocasionar dolores y las varices pueden volver a aparecer.
  • Microcirugía. Consiste en eliminar sólo los trayectos de las venas afectados haciendo incisiones mínimas. Se utiliza anestesia local y la recuperación suele ser bastante rápida.
  • La escleroterapia produce la irritación de las paredes interiores de las venas, cerrándose así por si misma y quedando esclerosada.
  • El láser de un solo color absorbe la energía luminosa, hace que se calienten las venas y así terminen destruyéndose.
  • En la radiofrecuencia se usan ondas de radio, introduciendo un catéter, dos polos transmiten energía térmica y cierran la vena.

 

En cualquier caso, la principal recomendación cuando empezamos a notar los primeros signos es consultar con nuestro médico para que nos indique cuáles son los diferentes tratamientos (quirúrgicos, con láser, escleroterapia…) que existen y cuál es el mejor que se adecua a nuestra situación.

Muchas de estas técnicas no suponen ingreso hospitalario y su recuperación es rápida, así que no dudéis en acudir a un profesional para evitar complicaciones.

  • Vin, F. (2005). Varices. EMC - Cardiologie-Angeiologie. https://doi.org/10.1016/j.emcaa.2004.10.003
  • Feliciano, B. A., & Dalsing, M. C. (2011). Varicose Vein: Current Management. Advances in Surgery. https://doi.org/10.1016/j.yasu.2011.03.005
  • Lim, C. S., & Davies, A. H. (2009). Pathogenesis of primary varicose veins. British Journal of Surgery. https://doi.org/10.1002/bjs.6798