¿Cómo prevenir la retención de líquidos en el embarazo?

Ante la retención de líquidos durante el embarazo, podemos aplicar varias estrategias, tales como abrirnos a una alimentación basada en las frutas y los vegetales adecuados, hacer ejercicio, adoptar posiciones adecuadas. Entérate de más aquí.

La retención de líquidos en el embarazo y las piernas hinchadas forman parte del proceso de concebir una nueva vida. Comienza en el tercer mes de embarazo, pero se agudiza a lo largo del tercer trimestre de gestación. Se podría decir que es un molesto “efecto secundario” de la preñez.

La principal causa de las piernas hinchadas durante el embarazo es la retención de líquidos, pero no es la única. La presión que sobre la zona pélvica ejerce el bebé en crecimiento recae sobre las venas que llevan la sangre hacia las piernas. También, hace más lenta la circulación, con lo cual las piernas se hinchan.

Los cambios hormonales también provocan retención de líquidos en el embarazo, ya que se acumulan fluidos en los espacios situados entre las células de los tejidos blandos. Es posible aliviar esta hinchazón o edema con recursos que tenemos en el hogar. Sin embargo, siempre es importante que tu médico evalúe las características del edema.

Soluciones para la retención de líquidos en el embarazo

Manténte bien hidratada

La roséola durante el embarazo

El agua es el mejor diurético natural que puede tomar una mujer embarazada. Al tomar más agua, le estás diciendo a tu cuerpo que debe eliminar el exceso de fluidos presentes en los tejidos. El consumo de agua debe sustituir la ingesta de gaseosas, bebidas azucaras y café.

Ver también: ¿Por qué sufrimos de retención de líquidos?

Controla el consumo de sal

La sal es un mineral necesario, pues ayuda a la embarazada a aumentar su sudoración. Pero su consumo debe ser controlado, sobre todo en el tercer trimestre. Por ello, evita los alimentos altamente procesados, pues tienen mucha sal añadida.

Muévete

Salvo que tengas una indicación expresa de guardar reposo, es importante que mantengas rutinas sencillas de ejercicios durante el embarazo. Camina diariamente por lo menos media hora. Evita estar mucho tiempo parada o sentada. El movimiento hace circular la sangre y el edema debería ceder.

Piernas arriba y de costado

9 mitos sobre el embarazo

Acuéstate y eleva las piernas. En 20 minutos debería bajar la hinchazón. Asimismo, cuando vayas a dormir, debes recostarte sobre tu lado izquierdo. De esta manera, no presionarás la vena cava que lleva la circulación hacia las piernas. Usa también una almohada entre las piernas.

Vigila tu ropa

Pantalones o zapatos apretados no son favorables cuando tienes retención de líquidos. Consulta con tu médico si puedes llevar medias de compresión. En algunos casos, estas alivian notablemente el edema al favorecer el drenaje de fluidos.

Duchas de agua fría y tibia

Si alternas duchas de agua fría y agua tibia sobre tus piernas hinchadas, sentirás un gran alivio. No es recomendable que la mujer embarazada use al agua caliente, ya que el edema se podría complicar.

Terapias alternativas

Embarazo

Consulta con tu médico sobre recurrir a sesiones de reflexología o de drenaje linfático. Son masajes probados y naturales que mejoran la circulación, aumentan la oxigenación de la sangre y facilitan el dreanje de los fluidos hacia el sistema de ganglios. Si optas por estas opciones, busca un buen profesional; y si tiene experiencia con embarazadas, mucho mejor.

¿Cómo puedes ayudar con la alimentación?

Hay que tener precaución con los diuréticos en esta etapa, pues lo que protege al bebé es un ambiente líquido. No obstante, cuando se comienza a sufrir de retención de líquidos en el embarazo, se puede incluir en la dieta alimentos que por sus componentes minerales facilitan la disminución de este malestar.

La naturaleza ofrece frutas y vegetales que son ideales para aliviar los edemas de la embarazada, tales como sandía, naranja, piña, papaya, manzana, melón, arándanos, remolacha, pepino, apio, perejil, tomates y vegetales de hojas verdes como la espinaca, la lechuga romana y la col rizada.

Los jugos o licuados potencian los efectos diuréticos de vegetales y frutas, pues facilitan la digestión de los minerales. La creatividad no tiene límites para crear propuestas gratas al paladar y saludables. Endúlzalos preferiblemente con miel, azúcar morena o moscabada.

Lee también: Cómo evitar la retención de líquidos para acabar con la hinchazón corporal

Infusiones: cuidado

Passion flower infusion

Las hierbas aromáticas y medicinales tienen enormes propiedades, pero hay que conocer cuáles son las indicadas durante el embarazo. Esto debido a que algunas pueden generar contracciones en el útero, las cuales es mejor evitar si no ha llegado el momento.

Entre las hierbas adecuadas para consumir durante el embarazo están: el sauco, la ortiga, el diente de león, el frambueso y las barbas del maíz. Se hierve por dos o tres minutos una cucharada de la hierba seleccionada (o una mezcla de estas) en un vaso de agua. Se deja reposar por diez minutos y se cuela. Puedes tomar hasta dos veces al día.

Si te recomiendan otra hierba en infusión, es mejor que consultes con tu médico o partera antes de ingerirla. Por ejemplo: las infusiones de bayas de enebro, buchu, cola de caballo y equiseto de invierno son reconocidas por sus propiedades diuréticas, pero están contraindicadas durante el embarazo por provocar contracciones uterinas.

Conclusión

La retención de líquidos en el embarazo y las consecuentes piernas hinchadas son parte del proceso que vive el cuerpo de la mujer durante la gestación. Con una buena alimentación, una rutina de ejercicios y estas recomendaciones sencillas es posible que encuentres el alivio que necesitas.