Cómo prevenir un resfriado en un bebé

22 julio, 2018
No hay una forma completamente efectiva para prevenir un resfriado en un bebé; a pesar de esto, hay algunos cuidados básicos que pueden ayudar a minimizar el riesgo de contagio.

Para prevenir un resfriado en un bebé solo hay que tener en cuenta unos cuidados básicos. Si bien es imposible evitar al 100% la exposición a los virus, algunas recomendaciones pueden ser muy útiles para minimizar el riesgo, sobre todo en los días fríos.

Es importante considerar que el sistema inmunitario del bebé es delicado y aún no está del todo desarrollado. Por eso, el estar cerca de personas enfermas o mantener en ambientes de riesgo le puede detonar los síntomas característicos de esta enfermedad.

Lo más preocupante es que las dificultades respiratorias acarrean algunas complicaciones, pues el bebé no consigue descansar bien y queda susceptible a enfermedades de mayor cuidado como la bronquitis o neumonía. ¿Cuáles son las medidas para evitarlo? ¡Apunta!

Síntomas para reconocer un resfriado en un bebé

Los síntomas de un resfriado en un bebé pueden ser similares a los de la gripe u otras patologías respiratorias. Sin embargo, suelen trascurrir sin fiebre alta y, aunque requieren atención, no representan algo grave. Los más comunes incluyen:

  • Mucosidad transparente que, con los días, adquiere un color amarillento o verdoso.
  • Estornudos constantes.
  • Dolor de garganta leve.
  • Pérdida del apetito.
  • Problemas de sueño.
  • Respiración agitada o sibilancias.
  • Decaimiento general.
  • Tos blanda.
  • Diarrea y vómitos.

Lee también: 8 alimentos que nunca puedes dar a un bebé

Consejos para prevenir un resfriado en un bebé

Las recomendaciones para prevenir un resfriado en un bebé son fáciles de aplicar y tienen que ver con el estilo de vida. Aunque no pueden evitar todos los resfriados, sí consiguen disminuir el número de contagios a lo largo del año. A continuación repasamos las más importantes:

Amamantar

Posturas para amamantar al bebé.

La lactancia materna es una de las mejores soluciones naturales para reforzar las defensas de los bebés. Por lo tanto, la alimentación constante es clave para la prevención de los resfriados. La leche materna contiene anticuerpos que crean una barrera contra los gérmenes.

Evitar el contacto con enfermos

En la medida posible, hay que tratar de evitar que el bebé tenga contacto con una persona que tenga gripe o resfriado. Dado que el riesgo de contagio es alto, la exposición a un mismo entorno puede detonar la enfermedad.

Mantener al bebé caliente

Los cambios bruscos de temperatura son un factor de riesgo de enfermedades respiratorias infantiles. Por lo tanto, para prevenir un resfriado en un bebé se debe mantener una temperatura regular, preferiblemente cálida. Eso sí, no se debe abrigar en exceso.

Alimentarlo de forma saludable

Bebé comiendo.

Si el bebé ya está en la etapa donde puede empezar a tomar alimentos, se le pueden dar frutas y vegetales como preventivo de las enfermedades. En este caso en particular se recomiendan las que aportan vitamina C, que son claves para la salud inmunitaria.

Lavar las manos frecuentemente

Una de las medidas más efectivas para prevenir un resfriado en un bebé es lavar las manos de forma constante, sobre todo antes de tener algún contacto. Hay que tener en cuenta que las manos tocan muchas superficies que pueden contener gérmenes. Por ende, son una vía principal de contagio.

Evitar los lugares cerrados

En épocas de resfriados es mejor evitar lugares cerrados como los centros comerciales, restaurantes o guarderías. Los ambientes de estos lugares facilitan la propagación de los virus, pues puede haber una o varias personas enfermas.

Asegurar una buena hidratación

Dar el biberón a tu bebé.

Durante los primeros seis meses de vida, la leche materna o de fórmula garantiza una óptima hidratación. Sin embargo, trascurrido este tiempo, es esencial incorporar otras bebidas hidratantes como el agua o los zumos de frutas.

Evitar el humo de tabaco

El humo que despide el cigarrillo es uno de los peores enemigos de la salud respiratoria de los bebés. Por eso, cuando los padres fuman dentro de la casa hay más riesgos de resfriados, bronquitis e insuficiencia respiratoria. Se recomienda evitar cualquier exposición al humo del tabaco.

Ventilar el hogar

El aire del hogar necesita “renovarse” pues puede acumular partículas dañinas y virus que afectan la salud. En consecuencia, es esencial abrir puertas y ventanas varios minutos del día, y hacer una buena higiene general para remover el polvo.

Ver también: Cómo reanimar a un bebé

Evitar la medicación

Una medicación sin supervisión del pediatra puede tener efectos negativos en la salud del bebé. No es correcto administrar medicamentos ante la primera señal de resfriado. De hecho, muchos profesionales sugieren otros cuidados antes de recurrir a fármacos.

¿Notas alguno de los síntomas de resfriado en tu bebé? Vigílalo de forma constante y tómale la temperatura. Si hay fiebre o alguna señal de alerta, consulta al médico.

Te puede gustar