Cómo prevenir y combatir la indigestión - Mejor con Salud

Cómo prevenir y combatir la indigestión

La indigestión se puede presentar por varios motivos, entre ellos se encuentra el haber comido en exceso o porque el organismo definitivamente no tolera algunos alimentos y esta es la forma de hacerlo notar. Los síntomas de una indigestión pueden ser leves o muy fuertes, pudiendo abarcar dolores de abdomen, sensación de pesadez, reflujo, exceso de gases y, además, pérdida del apetito; ante estos síntomas lo mejor es acudir al médico para que sea él quien dictamine las verdaderas causas por las cuales se ha presentado la indigestión, y con mayor razón si ésta se repite muy seguido. No obstante, para ayudar a combatir este problema podemos recurrir a ciertos remedios caseros que nos pueden ser de gran utilidad en algún momento, por lo menos mientras decidimos acudir a una consulta médica.

En la mayoría de los casos cuando se presenta un problema de indigestión es por que la persona se ha comido algo a lo que no estaba acostumbrada. Al identificar dicho alimento es mejor no volver a comerlo y alejarlo de la dieta de inmediato, pero ya presentado el inconveniente lo más recomendado es comer algún otro alimento que aporte buena cantidad de fibra, ya que de ese modo el alimento causante de la molestia estomacal se puede digerir con mayor facilidad.

Para tratar más fácilmente estos problemas, compartimos contigo los siguientes remedios naturales.

Remedios caseros para combatir la indigestión

  • Para aliviar de inmediato una indigestión estomacal causada por una comida abundante o muy irritante, se debe tomar un vaso de agua tibia con el jugo de medio limón y una cucharadita de bicarbonato de sodio. Este remedio casero no debe ser consumido con frecuencia, ya que el bicarbonato tomado en exceso puede resultar perjudicial.
  • Otro remedio natural y muy efectivo para tratar este problema es el té de manzanilla o de menta, el cual es muy sencillo de preparar. Como primer paso se hierve un pocillo de agua, se apaga el fuego e inmediatamente se depositan en ella dos bolsas de té —el que más te agrade—, lo dejas reposar por cinco minutos y lo bebes con tranquilidad. De inmediato vas a sentir el estómago mucho más relajado.
  • Para aliviar la indigestión también se puede recurrir a masticar un poco de jengibre confitado, este producto es muy efectivo para mejorar los problemas estomacales. Esa presentación se puede encontrar fácilmente en las tiendas especializadas en productos  naturales o en los grandes supermercados.
  • Una mezcla de semillas para masticar luego de una comida pesada puede impedir que se presente una indigestión, estas semillas pueden ser de anís, de eneldo, de hinojo y de alcaravea. Se deben tomar porciones iguales de cada una de ellas y luego de mezclarlas muy bien se procede a masticarlas lentamente.

Consejos útiles para prevenir las molestias de una indigestión

Limon

  • Una de las medidas que se pueden tomar para evitar los gases y el reflujo es tomar un vaso de agua tibia con una cucharada de vinagre de manzana endulzada con miel. Se debe tomar media hora antes de los alimentos.
  • Un consejo muy útil para prevenir este inconveniente es no realizar ningún tipo de ejercicio con el estómago lleno, no consumir grandes cantidades de alimentos y no acostarse inmediatamente después de comer. Si se tiene el hábito de fumar hay que hacer lo posible por evitarlo, o al menos reducir el consumo.
  • Identificar los alimentos que provocan la indigestión y evitarlos.
  • No consumir alimentos muy ricos en grasas y muy picantes.
  • Tratar de suprimir el consumo bebidas alcohólicas y de café.
  • Repartir los alimentos para comer de cinco a seis veces al día, en porciones pequeñas.
  • Comer despacio, con tranquilidad, masticar bien cada uno de los alimentos que se consumen en cada comida y, sobre todo, tratar de no hablar durante las comidas, de esta manera se evita tragar aire y por lo tanto no se forman los molestos gases.
  • Durante las comidas es aconsejable no consumir bebidas gaseosas, tampoco se recomienda tomar demasiados líquidos, ya que el proceso de digestión será mucho más lento, lo cual hace que se presenten molestias como la sensación de pesadez y reflujo.
  • Es muy importante aprender a manejar las situaciones que causan estrés, ya que este es uno de los principales factores que pueden provocar y desencadenar la mala digestión.
  • Otra recomendación especial tiene que ver con las prendas de vestir muy ajustadas, ya que se puede impedir una correcta digestión al tener el estómago demasiado apretado.

Con las anteriores recomendaciones se pueden evitar muchos problemas causados por la mala digestión, además no son nada difíciles de poner en práctica, por lo tanto serán de gran ayuda para muchas personas que sufren con frecuencia este tipo de inconvenientes.

No está de más recordar que si a pesar de seguir estos sencillos pasos los problemas continúan lo mejor será acudir a un especialista, ya que detrás de esos síntomas se puede estar escondiendo un problema de salud mucho más complicado. Lo mejor en ese caso es descubrir a tiempo de qué se trata.